Semuy II: elPeriódico reporta cambio de versión del Ejército

Foto: AGN

Por Redacción La Hora

Luis Alberto Morales Pérez, Subjefe de Estado Mayor de la Defensa Nacional, indicó que la patrulla del Ejército que fue emboscada en la aldea Semuy II, El Estor, en la que murieron tres militares, iba a hacer un reconocimiento de una plantación de marihuana, aunque la versión oficial inicial era que seguían una traza (un vuelo ilegal), que buscaba una pista clandestina, reportó elPeriódico.

El subjefe del Estado Mayor de la Defensa Nacional explicó a periodistas de varios medios, entre ellos a elPeriódico, que en el área donde se decretó Estado de sitio hay 47 pistas, entre legales e ilícitas. No obstante, indicó que en el área de Semuy II, no en la aldea, no existe una pista clandestina.

Morales Pérez, quien tiene a su mando las acciones que realiza el Ejército en los 22 municipios donde se decretó el Estado de sitio, dio una extensa explicación a los periodistas sobre las pistas que hay en el lugar y como se da seguimiento a las trazas (vuelos ilegales).

Según dijo, ahora los narcotraficantes están usando jets, aviones que superan la capacidad del Ejército y que eso les permite entrar al territorio nacional por cualquier punto y poder dirigirse a cualquier lugar del país.

“Cuando entra una traza por la costa Sur, como le denominamos a los vuelos ilegales, en 15 minutos puede estar llegando al Peten, puede estar llegando al Polochic. Es muy difícil y por eso el plan que se maneja es de cobertura nacional cuando se detecta una traza, un plan no se activa en el área donde ingresó sino en todo el territorio nacional” indicó.

Al preguntarle si en el área de Semuy hay alguna pista clandestina, indicó que no, aunque explicó que no se trata de la aldea sino del área. Además, indicó que en la zona sí hay plantaciones de marihuana.

Al preguntarle por qué en un inicio, cuando la tropa fue atacada, se habló de que buscaban una pista clandestina, Morales Pérez respondió que se trata de un plan que se activa en todo el sector.

“Guatemala no forzosamente necesita una pista de aterrizaje formal, sino puede ser utilizado un campo que tenga ciertas dimensiones, todos los medios aéreos son destruidos, ellos no tienen la intención de aterrizar y volver a utilizarlos” indicó.

Agregó que los narcotraficantes pueden aterrizar en cualquier sector del país, normalmente lo hacen o tratan de establecer sus pistas, no para recuperar el avión sino para que no sea destruido cuando aterriza, o sea que se destruya y no poder recuperar la droga, indicó.

Explicó que cuando se activa el plan de trazas, “en ese momento se activa todo el sistema nacional pero dentro de esto si se tiene información que hay ilícitos, en este caso, había información que había ilícitos de marihuana, había una plantación de marihuana en el sector, la patrulla era de reconocimiento, entonces la función de las patrullas de reconocimiento es llegar al lugar, confirmar la información y después llevar una operación de mayor envergadura y eso fue lo que sucedió en ese momento”.

Al ser consultado nuevamente de que si la patrulla iba a reconocer una plantación de marihuana respondió: Así es.

La versión oficial dada por el presidente Jimmy Morales, cuando se decretó el Estado de Sitio, es que todo comenzó con una aeronave que ingresó al territorio nacional buscando una pista clandestina, “de las que el narcotráfico en contubernio con pseudo defensores de DHH y pseudocampesinos han estado protegiendo y utilizando para el ingreso de narcóticos”.

En respuesta a esa traza fue que se movilizó la unidad de militares, dijo el Presidente.

¿QUÉ OCURRIÓ ESE DÍA SEGÚN EL EJÉRCITO?

Además, Morales Pérez indicó que lo que ocurrió ese día fue que la patrulla de militares no pasó por los alrededores de la aldea sino que ingresó por la calle principal para subir a la montaña, en busca de la plantación de marihuana. Con el fin de no causar disgusto en la población regresaron por la misma ruta, lo que generalmente no hacen.

Además, indicó que muchos de los soldados son del área y saben hablar idioma q’eqchi’, por lo que sí se pudieron comunicar con los pobladores. “De hecho ellos estaban comunicándose con las personas cuando un grupo armado, que se desconoce quiénes son, los emboscó, aprovechándose del escudo de la población”, indicó.