Seguimiento por satélite muestra cómo los barcos afectan al clima

Huellas de las emisiones de barcos en la nubosidad del Golfo de Vizcaya. Foto la hora: UCL / Europa Press/Dpa.

MADRID
Agencia dpa / (Europa Press)

Al hacer coincidir el movimiento de los barcos con los cambios en las nubes causados por sus emisiones, los investigadores han demostrado una fuerte conexión entre ambos.

Cuando los barcos queman combustibles fósiles, liberan partículas en el aire que contienen varios productos químicos naturales, incluido el azufre. Se sabe que estas partículas modifican ciertos tipos de nubes, que pueden afectar al clima.

Un mejor conocimiento de cómo estas partículas, y particularmente los componentes de azufre, afectan las nubes podría ayudar a los científicos a crear modelos climáticos más precisos.

En el último estudio, el seguimiento satelital también se utilizó para mostrar el impacto de las restricciones sobre el azufre en los combustibles, revelando que el impacto de los barcos en las nubes desaparece en gran medida en las zonas restringidas.

Esta información se puede utilizar para construir una relación entre las propiedades de la nube y el contenido de azufre de los combustibles de envío. Es importante destacar que esto podría ayudar a las compañías navieras a controlar el cumplimiento de las normas sobre azufre que entrarán en vigor el 1 de enero de 2020.

El estudio, publicado en Geophysical Research Letters, fue dirigido por investigadores del Imperial College London, junto con el University College London y la Universidad de Oxford.

Las emisiones de los barcos contienen varios productos químicos, incluidos los aerosoles de sulfato, pequeñas partículas de azufre y oxígeno. Los aerosoles pueden actuar como “semillas” alrededor de las cuales se acumulan las gotas de agua, causando cambios en las propiedades de las nubes que son visibles para los satélites.

Esto significa que los barcos pueden cambiar las nubes, dejando líneas, conocidas como huellas de barcos, en las nubes detrás de ellos mientras navegan.

Sin embargo, no se sabe con precisión cómo estos aerosoles afectan las propiedades de las nubes. Este conocimiento es importante porque los tipos de nubes que afectan las emisiones pueden influir en el calentamiento climático y, por lo tanto, es importante capturarlo en los modelos climáticos.

Los aerosoles se emiten desde muchas fuentes, como fábricas y automóviles, pero ha sido difícil hacer coincidir estos resultados con la influencia en las nubes, ya que hay muchos otros factores en juego.

Sin embargo, con las pistas de los barcos, la relación es más sencilla, lo que permite a los investigadores descubrir los vínculos entre aerosoles y nubes con mayor facilidad.

El investigador principal, Edward Gryspeerdt, del Departamento de Física de Imperial, dijo en un comunicado: “Las huellas de los barcos actúan como un experimento que nos sería imposible hacer de otra manera: no podemos inyectar aerosoles de sulfato en la atmósfera a tal escala para ver qué sucede.

El equipo estudió más de 17,000 pistas de barcos a partir de observaciones satelitales y las comparó con los movimientos de barcos individuales utilizando su GPS a bordo.

El período de estudio abarcó la introducción de áreas de control de emisiones alrededor de la costa de América del Norte, el Mar del Norte, el Mar Báltico y el Canal de la Mancha, que restringieron el azufre en el combustible de los barcos al 0.5 por ciento, lo que provocó menos emisiones de aerosoles de sulfato.

Los investigadores encontraron que en estas áreas, las huellas de barcos desaparecieron casi por completo en comparación con las restricciones anteriores, en condiciones climáticas similares.

Esto muestra que los aerosoles de sulfato tienen el impacto más significativo en la formación de nubes, a diferencia de otros componentes del escape del barco, como el carbono negro.

El resultado también significa que un barco que no cumple con las regulaciones, al quemar los combustibles actuales con alto contenido de azufre sin tratamiento de escape, podría detectarse porque crearía una diferencia apreciable en las propiedades de las nubes observadas por satélite.

El coautor Tristan Smith, del Instituto de Energía de UCL, dijo: “Actualmente, es difícil para los reguladores saber qué están haciendo los barcos en medio del océano. El potencial para el incumplimiento no detectado de las regulaciones de azufre de 2020 es un riesgo real para las compañías navieras porque puede crear una ventaja comercial para aquellas compañías que no cumplen.

Además de explorar cómo se podría utilizar el método para identificar barcos que pueden no cumplir con el límite de 0.5 por ciento, el equipo ahora quiere relacionar con mayor precisión las composiciones conocidas de combustible para barcos con las pistas de los barcos, lo que les permite predecir con mayor precisión la influencia de aerosoles de azufre en la formación de nubes a mayor escala, listos para alimentar a los modelos climáticos.