En los pacientes recuperados del COVID-19 los sentidos del gusto y del olfato podrían tardar varias semanas en regresar. Foto: La Hora

Carol (*) es una estadounidense de 30 años, residente desde hace varios años en Guatemala. Cuenta que se ha contagiado dos veces de Covid-19. La primera vez fue asintomática. La segunda vez, ya vacunada, los síntomas fueron distintos.

Aparte de perder el sentido del gusto y del olfato, que aún no han regresado, describe un cansancio constante, se llama niebla mental (“brain fog” en inglés) y lo describe como una almohada flotando sobre su cabeza. “Como un leve peso sobre los pensamientos, o como si las ideas tuviesen que pasar por un filtro… comenta, me siento algo así como menos chispuda”, dice con preocupación.

La niebla mental no es un término médico o científico; los individuos lo utilizan para describir cómo se sienten cuando su pensamiento es lento, confuso y no agudo. Algunos lo describen como “desafíos cognitivos” en donde los efectos del Covid-19 alcanzan el cerebro con efectos devastadores, de acuerdo con un blog de salud de Harvard.

En cambio, la historia de Hooberth Ortiz, de 50 años, resulta más compleja de digerir, pues las secuelas del Covid-19 han sido devastadoras. Su permanencia durante 27 días en el área de cuidados medios del hospital del Seguro Social, le dejaron efectos secundarios, tales como poca capacidad para respirar, ahora se apoya en un bastón para movilizarse de la cama al baño; pero lo más relevante han sido el trauma psicológico que no le permite volver a conciliar el sueño como antes.




LAS SECUELAS QUE SE CONOCEN

Pacientes que se ha recuperado del coronavirus podrían manifestar alguna sintomatología que va desde un leve dolor de cabeza hasta un trastorno de falta de atención. Foto: La Hora

El Covid-19 puede dejar más de 50 tipos de efectos a largo plazo en las personas que lo padecieron. Los cinco síntomas más comunes reportados son:

Fatiga (58%)

Dolores de cabeza (44%)

Trastornos de la atención (27%)

Caída del cabello (25%)

Disnea (sensación de falta de aire)

Esto de acuerdo con un estudio publicado en agosto pasado en la revista Scientific Reports por siete autoras.

A los cinco síntomas mencionados más comunes, también resaltan los daños psicológicos, polipnea (alteración en la frecuencia respiratoria), trastornos digestivos y una lista de disfunciones donde todo indica que las personas que padecieron Covid-19, ya no vuelven a ser las mismas.




MUESTRA AMPLIA

Las autoras Sandra López-León, Talia Wegma-Ostrosky, Carol Perelman, Rosalinda Sepúlveda, Paulina A. Rebolledo, Angélica Cuapio y Sonia Villapol en el informe publicado en Scientific Reports citan más de 50 efectos a largo plazo del Covid-19.

La muestra tomó en cuenta 21 metanálisis (técnica estadística que combina resultados de dos o más estudios) y se incluyeron a 47,910 pacientes de los 17 a 87 años. Los estudios que se tomaron en cuenta definieron el COVID prolongado en un rango de 14 a 110 días después de la infección viral. Se estimó que el 80% de los pacientes infectados con Covid-19 desarrollaron uno o más síntomas a largo plazo.

Otro estudio del Journal of Infection publicado en mayo 2021 por Elsevier, a cargo de varios autores, indica que los aspectos multisistémicos del COVID-19 agudo han sido objeto de una intensa investigación, pero reconocen que las complicaciones a largo plazo siguen siendo poco conocidas. “Los datos emergentes de la prensa no especializada, las redes sociales, los comentarios y los informes científicos emergentes sugieren que algunos sobrevivientes de COVID-19 experimentan deterioro orgánico y/o síntomas crónicos debilitantes, a veces de naturaleza proteica, que afectan su calidad de vida”, describen.

Parte de sus conclusiones se basan en el reconocimiento temprano de los efectos a largo plazo y un seguimiento exhaustivo a través de clínicas ambulatorias multidisciplinarias dedicadas con una agenda de investigación cuidadosamente integrada resultan esenciales para el tratamiento holístico de los sobrevivientes de COVID-19.

PREVALENCIA GENERAL DE LOS SÍNTOMAS MÁS COMUNES

1. Fatiga (58%)

2. Dolor de cabeza (44%)

3. Trastorno de atención (27%)

4. Caída del cabello (25%)

5. Disnea (24%)

OTROS SÍNTOMAS

Imagen ilustrativa. Otros síntomas que podrían experimentar las personas serían dolor de cabeza y fatiga. Foto La Hora/AP.

• Enfermedades pulmonares (tos, malestar en el pecho, disminución de la capacidad de difusión pulmonar, apnea del sueño y fibrosis pulmonar).

• Cardiovasculares (arritmias, miocarditis).

• Neurológicas (demencia, depresión, ansiedad, trastorno de atención, trastornos obsesivo-compulsivos).

• Inespecíficos: pérdida de cabello, tinnitus y sudor por la noche.
(*) Nombre ficticio.



 

Ana Lucía González
Periodista guatemalteca apasionada por contar historias de la realidad nacional. En ser voz de los que no tienen voz. Afanada en un aprendizaje constante. Me debo a los lectores y a mis valores y principios.
Artículo anteriorConvocan a premio de poesía “Manuel José Arce”
Artículo siguienteOtro ataque es «altamente probable», advierte Biden