Se necesita tener la calidad de Consuelo para traicionar a Consuelo

Pedro Pablo Marroquín

pmarroquin@lahora.com.gt

Esposo, papá, abogado y periodista. ¡Si usted siempre ha querido un mejor país, este es su momento de actuar!

post author

Pedro Pablo Marroquín Pérez
pmarroquin@lahora.com.gt
@ppmp82

Hay quien dijo que derivado de los niveles de manipulación que se están dando en el Ministerio Público (MP), hemos regresado a los tiempos de Carlos del León Argueta y no dejan de tener razón porque hoy Consuelo Porras está rindiendo los frutos y cumpliendo las condiciones que le fueron impuestas cuando la nombraron.

Cualquier Fiscal General, sin tener sustento de derecho, podría haberse ido contra los magistrados de la Corte de Constitucionalidad (CC) pero NO Porras porque no solo fue magistrada, sino que ella misma firmó una resolución que protegió a Alejandro Maldonado Aguirre y en la que se establecía que los magistrados no pueden ser perseguidos por sus opiniones.

Ella lo sabe y decidió traicionarse porque eso le toca hacer al ser humano cuando se entrega a las oscuras mafias de un país que se lanza a despenicar lo que sienten incómodo con el afán de intentar regresar a vivir con la tranquilidad que les daba la época en la que sus actos contrarios a la ley, no tenían consecuencias legales.

Yo no he estado de acuerdo con todas las resoluciones de la CC y no solo me refiero a esta. Los que hoy piden descabezar a la Corte Constitucional, aunque eso signifique un Golpe de Estado (a pesar que Alejandro Giammattei diga que no) y que ayer evidenciaron la jugada al sacar sus comunicados orquestados horas antes del anuncio de la jugada de ajedrez, estuvieron de acuerdo con el órgano constitucional cuando arropó a Efraín Rios Montt porque les ayudaba en su campaña de que en Guatemala no hubo genocidio.

Entonces ahí no hablaron de excesos, de que le quitaban facultades a un juez de ejercer su labor, peregrino argumento que sí usan ahora para aliarse con Felipe Alejos, los diputados de la UCN de Mario Estrada (condenado por Narcotráfico)  y el resto de la pandilla oficialista, diciendo que la CC le quita  facultades al Congreso para juzgar magistrados por sus resoluciones. Como dijo Porras con Maldonado, no puede ser perseguidos por el mero hecho de sus resoluciones.

La Corte Suprema de Justicia (CSJ) arropa a diputados, los diputados protegen a los  magistrados de la CSJ, pero ambos “vacunan” a los magistrados de la CC. La CSJ da trámite, el Congreso vota sabiendo que Consuelo ya avaló el golpe.

Esto no es un tema de ideología y para demostrarlo, copio textual dos tuits de colegas, uno de ellos con doctorado y otro catedrático de la Universidad Francisco Marroquín, de la que yo me gradué, que dan más contexto. El primero, en torno al papel de la CSJ y el segundo, sobre el asalto a la CC.

Eduardo Mayora dice: “Un tribunal de justicia demuestra la validez del fundamento de sus resoluciones por medio de la claridad de los razonamientos vertidos en las mismas y no, como ha hecho la CSJ, por medio de comunicados impropios del órgano máximo del Poder Judicial.”.

Guillermo Fernández: “¿Creen que me agrada la Corte de Constitucionalidad? No, no me agrada. ¿Comparto sus criterios? Por lo general no. ¿Me parece que sus resoluciones están bien fundamentadas? Tampoco. Pero saben algo, pasar sobre la CC es destruir el pacto social de este país. ¿Estamos preparados?”.

Si algo no nos gusta debemos utilizar los mecanismos legales para cambiarlo. No puede la gente llenarse la boca hablando del “Estado de Derecho” o la “Certeza Jurídica” y luego pactar con las mafias para acabar justamente con el poco Estado de Derecho que nos queda. No quisieron esperar al año entrante para meter sus manos en la elección de la CC, porque ahora les urge su estrellita en la frente para decir que no hicieron nada y para eso las cortes de Gustavo Alejos son indispensables.

Hay gente que se ha pasado años, aunque actuando como formal, operando maliciosamente un poder paralelo para mantener el control y esto no sorprende. Pero Consuelo Porras que ha presumido de ser una mujer de derecho, al traicionarse y servir a las mafias, bota toda careta que tarde o temprano le hará pagar las consecuencias.

Recuerde doña Consuelo, siempre hay gente que supera al mafioso del momento y a usted la desecharán como chenca de puro cuando ya no les sirva. Hoy se ve poco probable, pero llegará el día porque entre las mafias, no hay lealtades.

Diario La Hora
Visión: Realizar un trabajo periodístico que contribuya a la consolidación de la democracia en Guatemala, a partir del periodismo investigativo y de opinión.Misión: Ser un medio de comunicación imparcial, veraz y responsable, dirigido a líderes de opinión con incidencia en los círculos de pensamiento y en el ámbito político guatemalteco.
Artículo anteriorLegitimar la violencia contra las mujeres aumenta la misoginia
Artículo siguienteAjedrez Fatal