Varios son los efectos que puede generar en las personas el Covid-19. Diseño La Hora/Esteban Cardona

La revista científica Scientific Reports publicó recientemente un estudio donde destacan 55 efectos prolongados post contagio del coronavirus. En esta investigación se tomaron en cuenta fuentes documentales en inglés y 21 metanálisis con 47 pacientes en promedio entre los 17 y 87 años. En esta cuenta se delimitó que los efectos prolongados abarcan un rango de 14 a 110 días después de contraer la enfermedad.

¿CÓMO SE IDENTIFICA UNA SECUELA PROLONGADA DE COVID-19?

Para este estudio Scientific Reports definió las secuelas a largo plazo como “los síntomas, signos o parámetros clínicos anormales que persisten dos o más semanas después del inicio del Covid-19 y que no regresan a un valor inicial saludable”.

El reporte aclaró que, aunque estas alteraciones se reportaron principalmente en sobrevivientes de enfermedades graves y críticas, los efectos duraderos también se pueden desarrollar en individuos con una enfermedad leve sin hospitalización. Scientific Reports consignó que aún no se ha definido la relación entre el sexo, el género, la edad, la etnia, las condiciones de salud subyacentes y la dosis de la vacuna con el riesgo de desarrollar efectos a largo plazo de Covid-19.



LOS SÍNTOMAS ENCONTRADOS

Para este estudio se incluyeron síntomas relacionados con varios sistemas del cuerpo humano: neurológico, respiratorio, gastrointestinal, cardíaco, endocrino, dermatológico, hepático y renal.


– Tos
– Malestar torácico
– Disminución de la capacidad difusora pulmonar
– Apnea del sueño
– Fibrosis pulmonar
– Polipnea
– Difusión pulmonar
– Esputo

– Demencia
– Depresión
– Ansiedad
– Trastorno de atención
– Trastornos obsesivo-compulsivos
– Pérdida de memoria
– Desorden del sueño
– Salud mental relacionada con atención médica
– Enfermedad psiquiátrica
– Accidente cerebrovascular
– Trastorno de estado del ánimo
– Trastorno Obsesivo Compulsivo
– Trastorno de estrés postraumático (TEPT)
– Paranoia
– Disforia

– Arritmias
– Miocarditis
– Aumento de frecuencia cardiaca
– Palpitaciones

– Náuseas y vómitos
– Desórdenes digestivos

– Fatiga
– Dolor de cabeza
– Dolor de articulaciones
– Malestar en el pecho
– Dolor general
– Edema de extremidades

– Pérdida de cabello
– Tinnitus
– Transpiración nocturna
– Pérdida del gusto
– Anosmia
– Pérdida de peso
– Signos cutáneos
– Fiebre intermitente
– Escalofríos
– Ojos rojos
– Enjuague continuo
– Diabetes Mellitus
– Mareo
– Dolor de garganta
– Nueva hipertensión
– Miocarditis
– Insuficiencia renal
– Arritmia

LOS MÁS COMUNES EN EL ESTUDIO

Dentro de lo analizado se determinó que el 80% de los pacientes infectados con Sars-CoV2 desarrollaron uno o más síntomas a largo plazo. Los cinco síntomas más comunes fueron fatiga (58%), dolor de cabeza (44%), trastorno de atención (27%), caída del cabello (25%) y disnea (24%), es decir ahogo o dificultad de respiración.

Según la fuente, la fatiga grave y aguda fue la secuela más común. Scientific Reports definió que este síntoma puede prevalecer incluso después de 100 días de la detección aguda. En cuanto al desarrollo de un síndrome de dificultad respiratoria aguda, se ha observado que después de un año, más de dos tercios de los pacientes notificaron síntomas de fatiga clínicamente significativamente.

La fatiga descrita dentro de las secuelas post Covid abarcan la fatiga incapacitante severa, dolor, discapacidad neurocognitiva, sueño comprometido, síntomas sugestivos de disfunción autónoma, y empeoramiento de los síntomas globales tras aumentos menores de la actividad física y/o cognitiva.



SUGIEREN SEGUIMIENTO PARA TRASTORNOS MENTALES

Para las secuelas relacionadas a la salud mental, Scientific Reports concluyó que se determinan por distintos factores. “Podrían estar relacionados con el efecto directo de la infección, la enfermedad cerebrovascular (incluida la hipercoagulación), el compromiso fisiológico (hipoxia), los efectos secundarios de los medicamentos y los aspectos sociales de tener una enfermedad potencialmente fatal”, describió el estudio.

Conforme a lo anterior se determinó que las personas adultas “tienen un doble riesgo de ser recién diagnosticadas con un trastorno psiquiátrico después del diagnóstico de Covid-19”. Las condiciones psiquiátricas más comunes que se presentaron fueron trastornos de ansiedad, insomnio y demencia; e indicaron que la interrupción o dificultad del sueño pueden contribuir a la presentación de trastornos psiquiátricos.

Asimismo, la caída del cabello podría estar asociada al periodo estresante durante la infección. “La pérdida de cabello después de Covid-19 podría considerarse como efluvio telógeno, definido por la pérdida difusa del cabello después de un importante estresante sistémico o infección. Es una condición auto-limitante que dura aproximadamente 3 meses, pero podría causar angustia emocional”, resaltó el estudio.

“El diagnóstico y la intervención rápidos de cualquier atención neuropsiquiátrica se recomienda para todos los pacientes que se recuperan de Covid-19. Es necesario aumentar los modelos de atención de la salud mental en los hospitales y las comunidades durante y después de la pandemia de Covid-19”, recomendó Scientific Reports.

Foto ilustrativa. El seguimiento médico a quienes padecen Covid-19 es importante para evitar peores secuelas. Foto La Hora
Jeanelly Vásquez
Estudiante de periodismo en la Universidad de San Carlos de Guatemala y entre ratos podcaster. Creo en el feminismo y la lucha por la igualdad social; me interesa la política, medio ambiente y derechos humanos. Estoy comprometida con concienciar a mi generación sobre la importancia de una participación ciudadana activa.
Artículo anteriorDenuncian que pieza arqueológica se exhibe de forma ilegal en Museo de Austria
Artículo siguienteAnte posibilidad de más manifestaciones, vendedores: Vamos a desbloquear