Santa Barbara, Huehuetenango ocupa el último lugar de cobertura de inmunización contra el Covid-19.Arte: Esteban Cardona

El municipio de Santa Bárbara, Huehuetenango se encuentra en el último lugar de cobertura de vacunación contra el Covid-19 en el país. De una población estimada de 22,762 habitantes, solo se han vacunado con primera dosis 498 personas (2.2%). Con el esquema completo: 46 personas (0.2%), de acuerdo al tablero del Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social (MSPAS), hasta el pasado 18 de agosto.

“Es una situación complicada, el pueblo ha sufrido la discriminación; no solo desde el Gobierno sino entre los mismos pueblos mames, pues lo consideran el más pobre”, explica el sacerdote Rómulo Méndez, quien llegó a esta comunidad en 2017, para darles apoyo espiritual, además de los feligreses de los municipios de San Rafael Pétzal, San Juan Atitán y San Sebastián Huehuetenango.

Desde el principio, el manejo de la pandemia por las autoridades de Salud provocó el rechazo de los pobladores. “Con el primer caso de Covid-19 detectado, el MSPAS ordenó acordonar a la comunidad. El contagiado venía de Estados Unidos, cumplió su cuarentena, pero a la gente le pareció que no estaba enfermo”.


Según el tablero del MSPAS, hasta el pasado 18 de agosto, este municipio lleva registrados 78 casos de Covid-19. Estas cifras, bajas con relación a otros municipios urbanos, han provocado que los pobladores consideren que la cartera de Salud les miente. “Cierto, nos ha dado gripe, pero la pasamos”, comenta el sacerdote, según la indagación que hizo en las comunidades de Santa Bárbara.

DESCONFÍAN DE LA VACUNACIÓN

Cumplir con un plan de vacunación en esta comunidad ha sido cuesta arriba. Uno de los argumentos se debe al caso (no comprobado) de un empleado de Salud quien se dice falleció luego de ser vacunado. Eso provocó que la población reaccionara sobre ese rumor con frases como: “las vacunas no sirven, solo nos vienen a matar”, comenta el sacerdote.

Una autoridad de salud desacreditada, sumada al escaso cumplimiento de medidas de bioseguridad son parte del escenario que se vive día a día en Santa Bárbara.


En la iglesia católica, los feligreses saben que no se les permite ingresar a misa sin mascarilla y deben ponerse gel. Pero fuera de ese único espacio, las exigencias terminan. “La gente respeta en la iglesia, el problema es municipal, el alcalde no exige por miedo a la población. Pronto vienen las elecciones y quiere quedar bien con todos”, expresa el sacerdote Méndez.

Por su parte, Efraín López, alcalde de Santa Bárbara, expresa que los encargados del centro de salud han hecho esfuerzos. Por su parte, él ha reforzado los mensajes con las autoridades comunitarias, pero la gente no quiere vacunarse. “Los empleados municipales ya están vacunados, yo también”, afirma el jefe edil. Cuando se le pregunta qué vacuna recibió, respondió que no sabía.

EXCLUSIÓN HISTÓRICA

Alrededor del 70% de sus pobladores suele ir a las fincas como jornaleros. Históricamente, el Estado no les ha puesto atención, a pesar de que Santa Bárbara se ubica a unos 20 minutos de la cabecera departamental, expone.

El Padre Rómulo Méndez expresó que las personas respetan las medidas establecidas para ingresar a Misa. Foto: Padre Rómulo Méndez

La carretera que conduce al municipio ha sido presupuestada unas tres veces, sin que se concluya el tramo. El presidente Jimmy Morales fue el último que llegó en compañía del diputado por Huehuetenango. Solo avanzaron un kilómetro y volvió a abandonarse.

“Ellos son gente de bien, aclara Méndez, pero la misma exclusión ha provocado que una vez se sienten discriminados o amenazados, están determinados a usar la violencia”, explica Méndez. Recordó un episodio en que le prendieron fuego a la subestación de la Policía, cuando soltaron a un delincuente.

EL SEGUNDO MÁS BAJO: CONCEPCIÓN, SOLOLÁ

El municipio de Concepción, Sololá es el segundo con más rezago en el país en vacunación. Pero no es por falta de vacunas, sino por la desinformación. Con una población estimada de 3,927 habitantes, el registro de vacunados es de 88 personas (2.2%). Con el esquema completo: 33 personas (0.8%), según tablero del MSPAS hasta el pasado 18 de agosto.


El alcalde Pedro Juracán Leja explica que la población de dicho municipio supera los 7 mil habitantes, dato que no coincide con la estimación del tablero de vacunación de Covid-19.

La situación es igual a la de otros municipios, donde el esfuerzo del centro de salud, ubicado en el caso urbano ha sido en vano. Ello en contraste con los rumores en redes sociales y en algunas sectas religiosas que han difundido ideas negativas acerca de la inmunización.

Juracán atribuye esta situación a los pocos contagiados: solo cuatro registrados en ese municipio. Desde su cargo, considera que la mejor campaña para prevenir viene con el ejemplo. Como lo hizo con su padre, de 74 años.

Coincidió en que el único espacio en donde la gente sí aplica las normas de bioseguridad es dentro de la iglesia católica, pero en la calle, la mayoría se olvida de usar mascarilla, el distanciamiento entre personas y el lavado de manos.

El municipio de Concepción, Sololá es el segundo en tener la menor cantidad de personas inmunizadas. Foto: Alcalde Pedro Juracán

PANDEMIA, POBREZA Y BAJA ESCOLARIDAD

Otros municipios en similar situación en los últimos puestos del tablero de vacunación son Santa Lucía La Reforma; Totonicapán; así como Chisec y Senahú, Alta Verapaz, por citar los últimos tres. Tienen en común altos niveles de pobreza y baja escolaridad.

La respuesta del MSPAS ante esta problemática es que se implementó la “Estrategia Comunitaria de Vacunación Integral” que da cumplimiento al Plan de Vacunación y Agenda al Plan de Vacunación.

“En comunidades rurales de difícil acceso se trabaja con la Estrategia Comunitaria bajo mini concentraciones donde se vacunan a los grupos priorizados, pero también se pueden vacunar a personas de 18 años en adelante bajo esa estrategia netamente comunitaria”, la cual se lleva a cabo en áreas de salud como: Ixil, Ixcán, Suchitepéquez, Huehuetenango, Petén y otras comunidades postergadas, indicaron.


¿ANTIVACUNAS?

En Guatemala hay varios grupos antivacunas que difunden sus ideas en redes sociales. En Facebook, uno de estos es Médicos por la Verdad Guatemala 2, que sigue a un grupo similar de Argentina y una red mayor en Iberoamérica. Se solicitó hablar con una de sus representantes, pero no respondieron.

Estados Unidos no es ajeno a una situación similar. El periodista Camilo Egaña de CNN, se refiere a la “pandemia política”, donde Texas y los estados del sur, los más conservadores, son los más atrasados y renuentes a la vacuna. Se conducen bajo gobiernos republicanos y aglutinan a la mitad de todos los hospitalizados del país.

Ana Lucía González
Periodista guatemalteca apasionada por contar historias de la realidad nacional. En ser voz de los que no tienen voz. Afanada en un aprendizaje constante. Me debo a los lectores y a mis valores y principios.
Artículo anteriorEsto es lo que se sabe de la variante Lambda del Covid-19
Artículo siguienteCongreso no consigue votos para Estado de Calamidad; Ejecutivo insiste en que sigue vigente