Salud y economía

Los contagios siguen en el país y es importante redoblar las medidas de distanciamiento social e higiene. Foto José Orozco/La Hora

En medio de la pandemia algunos plantean como contrapuestos los temas de salud y economía, cuando la verdad es que se ha demostrado en muchos países que los mismos tienen que ir de la mano porque realmente son absolutamente complementarios en una situación como la que estamos viviendo. La necesidad de distanciamiento social, indispensable para contener los contagios, tiene efectos económicos al producirse la paralización de algunos negocios y servicios, entre ellos el esencial del transporte público, y quienes mejor han enfrentado y resuelto el problema son los que actúan de manera prudente y balanceada entendiendo que mientras más tiempo se pase con incremento constante y masivo de casos, más tiempo tomará ir retornando a la normalidad.

En Estados Unidos podemos encontrar ejemplos ilustrativos que pueden ser importantes para la toma de decisiones. Hay estados que sufrieron mucho al principio y hasta tuvieron que paralizar toda actividad, ordenando el confinamiento de la población, y que luego de ese enorme sacrificio ahora van reabriendo su economía manteniendo bajo control la pandemia. Otros, en cambio, no tomaron tales medidas y se apresuraron a normalizar todas las actividades, sin restricciones de ninguna naturaleza, con el resultado de que ahora son focos impresionantes de contagios, al punto de que Estados Unidos lleva tres días seguidos presentando la cantidad más alta de casos desde que empezó la pandemia.

Hay que hablar de los países europeos que más sufrieron, entre ellos Gran Bretaña, España e Italia, que se vieron abrumados por el crecimiento que parecía imparable de los casos, pero que tras haber adoptado medidas correctas para forzar al distanciamiento, ahora vuelven a la normalidad mucho más rápido de lo que podrá hacerlo Estados Unidos, país cuyos habitantes no podrán entrar por ahora a ningún país europeo por el riesgo que significa.

En Guatemala, por ejemplo, uno de los problemas serios fue la continuada operación de algunas maquilas sin distanciamiento social, lo que produjo focos de contagio significativos que tienen gran impacto en la forma en que se ha propagado la enfermedad y por ello es indispensable actuar con ese criterio de justo balance entre salud y economía, porque finalmente ambas se tienen que complementar y mientras más pronto controlemos la pandemia (que no vamos a eliminar), más rápido tendremos ese necesario retorno a la actividad económica.

Los contagios siguen en aumento en algunas regiones del país y es preciso redoblar los cuidados personales, único camino para evitarlos. Mascarilla, distanciamiento e higiene son la clave que ha funcionado en otros lados y que puede ayudar a vivir una nueva normalidad.