Rusia culpa tensión mundial a políticas “agresivas” de EE. UU.

El ministro de Exteriores ruso, Sergey Lavrov, escucha la pregunta de un periodista durante su conferencia de prensa, en Moscú, Rusia. FOTO LA HORA/AP/ALEXANDER ZEMLIANICHENKO.

Por VLADIMIR ISACHENKOV
MOSCÚ
Agencia AP

El jefe de política exterior de Rusia culpó ayer de las crecientes tensiones globales a lo que describió como políticas “agresivas” de Estados Unidos, y señaló que Washington está reticente a extender el pacto clave de armas nucleares.

Sergey Lavrov, quien funge como ministro de Relaciones Exteriores interino tras la renuncia del miércoles del gabinete ruso, dijo que no se lograron resultados inmediatos tras la reunión de esta semana entre altos diplomáticos estadounidenses y rusos sobre la estabilidad estratégica, pero que “el diálogo continúa”.

Las relaciones entre Rusia y Estados Unidos se han venido abajo desde que Moscú se anexó a Crimea de Ucrania en 2014.

En una conferencia de prensa anual, Lavrov dijo que Estados Unidos había obstruido el intento de Rusia de extender el tratado sobre armas nucleares Nuevo Start que expira en 2021. El acuerdo es el último vigente de control de armas entre Estados Unidos y Rusia, y Moscú ha argumentado que su desaparición derribará la última barrera que contiene una carrera armamentística.

“Actuaremos enérgicamente para evitar privar al mundo de los acuerdos que controlan y limitan las armas nucleares”, dijo Lavrov.

“Apoyamos la extensión del acuerdo Nuevo Start sin precondiciones”, agregó. “Espero que los estadounidenses nos escuchen, pero no hemos recibido señales coherentes de su parte”.

El gobierno del presidente de Estados Unidos Donald Trump ha presionado para que China se sume a la reducción de armas nucleares, pero Lavrov describió la idea como irreal. Mencionó la negación de Beijing de reducir su arsenal nuclear, que es mucho más pequeño que el de Estados Unidos o Rusia.

Lavrov enfatizó que la presión de Estados Unidos para que Rusia motive a China a cambiar de opinión no tiene sentido. “Respetamos la postura china y no queremos persuadir a China a que la cambie”, agregó.