Rodríguez le pide al PDH que la haga de policía y Rodas le contesta

El intercambio de mensajes que se dieron a través de Twitter. FOTO LA HORA/ARCHIVO

POR ADRIÁN SOTO
asoto@lahora.com.gt

El intercambio de mensajes que se dieron a través de Twitter, se evidenció la intención de algunos funcionarios en querer culpar a la Procuraduría de los Derechos Humanos (PDH) sobre los disturbios que se originaron luego de la manifestación pacífica que se originó en la Plaza de la Constitución.

Uno de los mensajes lo escribió el Presidente del Congreso, Allan Rodríguez, quien pese a no ser afectado directamente ni él ni el edificio del Organismo que representa, urgió a la PDH su intervención en los actos vandálicos que estuvieron fuera de la protesta ciudadana.

“Solicito la inmediata intervención del Procurador de los Derechos Humanos Jordán Rodas para garantizar los derechos de todos los guatemaltecos, incluyendo a los agentes de la Policía Nacional Civil”, escribió Rodríguez en su red social.

Minutos después fue el Ministerio de Gobernación, que en un mensaje también en Twitter y similar al de Rodríguez, escribió: “en virtud de la constante provocación de los manifestantes el Ministerio de Gobernación solicitó DE FORMA URGENTE LA INTERVENCIÓN de la Procuraduría de Derechos Humanos y Jordán Rodas, de acuerdo con lo establecido en la resolución de la CC en el expediente 4269-2020”.

PDH RESPONDE

Sin embargo, el Procurador de los Derechos Humanos, Jordán Rodas, respondió a los señalamientos vertidos y escribió: “le recuerdo Presidente, Allan Rodríguez, que el mandato y resolución de la Corte de Constitucionalidad conllevan verificación de la Procuraduría de los Derechos Humanos, no ejecutar funciones de la Policía Nacional Civil y Ministerio de Gobernación, quienes deben resguardar el orden público e intervenir apegados a derecho ante delitos”.

LEA: Rechazan violencia coordinada en manifestación pacífica

Esto ocurre en el marco de los actos vandálicos que se dieron entrada la noche en el Centro Histórico, en los que un grupo no se dio por vencido hasta incendiar por completo la unidad de Transurbano que habían secuestrado, destruyeron semáforos, agredieron periodistas y civiles, sin que la Policía Nacional Civil interviniera como lo ordenó la Corte de Constitucionalidad, que le indicó el resguardo del orden público.