A TRAVÉS DE CERTIFICACIÓN DE COMPETENCIAS

Retornados le apuestan a convertir el “sueño americano” en sueño guatemalteco

75 migrantes retornados recibieron una certificación de competencias en el área de construcción y gastronomía. Foto La Hora/Margarita Girón

Por Margarita Girón
jgiron@lahora.com.gt

Con la finalidad de que puedan encontrar una oportunidad de reinserción laboral en Guatemala, esta mañana, 75 migrantes retornados recibieron una certificación de competencias en el área de construcción y gastronomía, esto como parte del proyecto piloto de inclusión laboral apoyado por Fundación Avina, Cámara de Construcción, SwisContact e Intecap.

Según detallaron, para lograr el desarrollo del proyecto se establecieron diferentes acciones de colaboración y coordinación interinstitucional entre el sector público, privado y sociedad civil, en donde participaron además, otros actores como la Asociación de Retornados Guatemaltecos (ARG), la Cámara Guatemalteca de Construcción y el Programa Valentina.

DEL PROCESO

De acuerdo con la información, el proyecto inició con el contacto de las personas retornadas en la Fuerza Aérea Guatemalteca (FAG), quien tuvo a cargo la labor de seleccionar a los guatemaltecos retornados con al menos dos años de experiencia en las áreas de construcción y gastronomía y que desearan ser parte del proyecto.

“De las 120 personas empezaron el proyecto 75 recibieron su certificado de competencia; 62 en construcción con especialidad en instalación de tabla yeso, cielo falso y reticulado, mientras que 13 fueron certificados en gastronomía”, detallaron.

Arnaldo Alvarado, Gerente interino del Intecap, señaló que esta certificación se convertirá en una oportunidad para los guatemaltecos retornados.

“Este certificado se convierte en un documento que respalda la experiencia que ustedes tuvieron en el extranjero y la función principal en la reinserción laboral de cada uno (…) y seguiremos haciendo acciones para generar más oportunidades”, dijo Alvarado.

Mientras que Cynthia Loría, representante de fundación Avina en Guatemala, manifestó que el proyecto busca certificar las experiencias obtenidas durante su estadía en EE. UU.

“Con este plan piloto queremos contribuir a disminuirles la brecha para encontrar un trabajo decente ya que para el mercado laboral, una certificación de competencias es muy apreciada y puede abrirles puertas hacia nuevas oportunidades en su propio país”, destacó Loría.

Gustavo Juárez de la Asociación de Retornados Guatemaltecos, manifiesta que se sienten orgullos de los connacionales que serán certificados, “recuerden que en nuestro país todo se puede lograr y les digo que no solo hay un sueño americano, también hay un sueño guatemalteco”, destacó Juárez.

Nelly Marroquín, migrante retornada, dijo que gracias a la certificación que obtuvo ahora podrá reintegrarse a un nuevo trabajo y podrá seguir adelante en Guatemala.
Foto La Hora/Margarita Girón

MUJERES TAMBIÉN FUERON CERTIFICADAS

Aunque la mayoría de migrantes retornados que buscan una oportunidad laboral en el país son hombres, en el programa de certificación de competencias participaron tres mujeres, una de ellas en el área de tabla yeso y dos en gastronomía.

Nelly Marroquín, es una de ella, estuvo 5 años en Estados Unidos y fue deportada por no contar con la documentación para permanecer en Estados Unidos, luego de migrar para conseguir “el famoso sueño americano”.

“Mi experiencia como mujer ha sido bastante fuerte y no ha sido fácil, porque si ser retornado es bastante difícil porque deja uno truncado todo los sueños que ha construido en Estados Unidos, pero esta oportunidad que brindaron las organizaciones ha sido un reto y una motivación”, destacó Marroquín.

Además, añadió que gracias a la certificación que obtuvo ahora podrá reintegrarse a un nuevo trabajo y podrá seguir adelante en Guatemala, “nos han motivado para llevar una vida exitosa en nuestro país”, enfatizó.

A decir de Marroquín, Guatemala necesita crear más oportunidades de trabajo para su gente no tenga que migrar.

Durante el evento, participaron al menos 60 migrantes retornados, originarios de Escuintla, Quiché, Sacatepéquez y la ciudad capital de los cuales un porcentaje ha logrado colocarse ya en empresas formales, según indicaron representantes de Fundación Avina.