Restos cerámicos revelan un ‘facebook’ precolombino en Norteamérica

MADRID
Agencia DPA / (Europa Press) –

Sociedades precolombinas que existieron en Norteamérica hace incluso 1,200 años tuvieron sus propias redes de intercambio de información, según el analisis de antiguos restos cerámicos.

Las primeras culturas de los montículos o misisipianas compartieron tendencias y tecnologías artísticas en redes regionales que funcionaban de manera similar a las redes sociales modernas, sugiere una nueva investigación de la Washington University en St. Louis.

“Al igual que tenemos nuestras propias redes de ‘amigos’ y ‘seguidores’ en plataformas como Facebook y Twitter, las sociedades que existieron en Norteamérica entre 1,200 y 350 años atrás tenían sus propias redes de intercambio de información”, dijo Jacob Lulewicz, profesor de arqueología en el Departamento de Antropología.

El estudio utiliza un sofisticado análisis de redes sociales para trazar conexiones sociales y políticas que ayudaron a unir a amigos y familias en docenas de aldeas de nativos americanos mucho antes de la llegada de los exploradores europeos.

Los hallazgos se basan en un archivo de mensajería que se conserva no en bytes, sino en fragmentos de cerámica desenterrados durante muchos años en excavaciones de arqueología en decenas de yacimientos dispersos en el sur de los Montes Apalaches.

Centrándose en los cambios en evolución sutiles en las tecnologías utilizadas para templar y fortalecer la cerámica y los símbolos culturales utilizados para decorarlas, el estudio proporciona un mapa cronológico detallado de cómo las nuevas técnicas de cerámica significan conexiones entre estas comunidades.

La base de datos de cerámica incluye 276 mil 626 vasijas de 43 sitios en el este de Tennessee, y 88 mil 705 de 41 sitios en el norte de Georgia. La colección representa la cerámica creada entre el 800 y 1650 d.C., un período de auge y posterior declive de poderosos caciques que controlaban amplias redes de aldeas en la región.

El estudio se centra en aldeas agrupadas alrededor del sitio de Etowah en el condado de Bartow, Georgia, una importante comunidad de Misisipi que incluía varios montículos de tierra baja con grandes edificios ceremoniales. Sirvió como sede regional del poder social, político, económico y religioso en toda la región, influencia que alcanzó su punto máximo entre 1050 y 1325 d.C.

DESCRITOS POR EL DESCUBRIDOR ESPAÑOL HERNANDO DE SOTO

Estas jefaturas aún estaban en su lugar cuando el explorador español Hernando de Soto se convirtió en uno de los primeros europeos en visitar la región en 1540 d.C.

Los relatos de De Soto sobre aldeas autónomas unidas libremente bajo la influencia de un único y poderoso jefe, que luego residían en la ciudad de Coosa en lo que hoy es el norte de Georgia, han influido en la forma en que los historiadores caracterizan las estructuras sociales y políticas.

Los hallazgos de Lulewicz sugieren que las elites gobernantes obtuvieron su poder de las redes sociales creadas por la gente común.

El surgimiento de poderosos jefes nativos americanos y el liderazgo centralizado, los movimientos religiosos elaborados y la desigualdad institucionalizada que los acompañaba, argumenta, se construyeron sobre cimientos creados por las redes sociales más amplias y preexistentes de personas comunes, sistemas que demostraron ser más estables y duradero que cualquier interacción dictada por los jefes.

Sus hallazgos sugieren que las fuertes conexiones sociales entre la gente común siempre ha desempeñado un papel importante para ayudar a las sociedades a protegerse contra los caprichos de los líderes impredecibles y las clases dominantes.