Por Danilo Lara

Emocionado, como estaba, por traerles mi reseña de CAPTAIN AMERICA: CIVIL WAR, me detuve un momento y reflexioné: “¿es mi voz la que mejor puede transmitir el sentido de asombro que provocó este jubileo de poderes fantásticos?”. Me di cuenta de que no.

La lica aborda -si se quiere, por encimita- tramas adultas como el debate político entre seguridad y libertad, la forma en que nos permitimos transferir el peso de nuestra moral a las instituciones, o los conflictos laborales.

Pero en esencia estas películas son más bien para niños. Estos personajes se inventaron para entretener a los nenes. Por lo que decidí que necesitaba a un niño para que me acompañara a describir este film… ¡Y qué mejor que mi niño interior!

A través de un ejercicio de regresión proto-chamánica, buceé en mi psique hasta encontrarlo y traerlo a la superficie.

Desafortunadamente mi niño interior no vino solo. Se nos coló mi joven de 23 interior, que leyó fragmentos de Jung, Marx y Nietzsche; acaba de ver Fight Club y escucha obsesivamente a The Smiths. Un pedante que se las pica de nihilista y se cree más inteligente que todos. Es odioso ese muchacho.

YO: De entrada quiero decir que Civil War es un fiambre. Un chispurruteo de ingredientes que de ninguna forma debería saber bien, y sin embargo, es rico. Delicioso por ratos.

YO NENE: Fiambre, guácala.

YO JUVENIL: El fiambre está bien, de hecho. Lástima que esté envuelto en una costumbre en la que, patéticamente, se intenta recubrir en simbolismo algo que debe ser asimilado como lo único auténtico: la muerte. Ya estamos muertos. Somos cadáveres que transitan esperando la confirmación de su propia caducidad.

YO: Aggh… okei ¡De vuelta a Marvel!

YO NENE: ¿Saben qué sí me gusta? los Poffets. ¿Vos no tenés unos Poffets? es que ya me dio hambre.

YO: Acá tengo unos Poffets, nene [le hago entrega de unos Poffets]. Bueno, hablemos de la película. Lo que es admirable es que lograron que sea una secuencia a los eventos de Winter Soldier, una evolución trágica de los conflictos ideológicos entre Cap y Tony, una presentación de Black Panther y una agitación a las dinámicas de los Avengers. Todo de forma consistente.

YO NENE: ¡Esmplaple-plá!

YO: ¿Ah? Terminate tus Poffets y después hablás, mijo.

YO NENE: Emsplaider-mamp.

YO: Aaah, Spider-Man. Sí, eso estuvo chilero. Ya voy a hablar de Spider-Man.

YO JUVENIL: Spider-Man es un personaje mediocre y una cutre fantasía de poder que sirve de somnífero para las conciencias débiles.

YO NENE: Callate vos, Spider-Man es excelente.

YO: A ver ¿y cuál es tu superhéroe favorito?

YO JUVENIL: No creo en el concepto de superhéroe. Luchan por salvar la civilización, que no es más que un invento estéril, absurdo ante los ojos de un universo infinito e indiferente.

YO: Vaaaya. Pero si TUVIERAS que eleg…

YO JUVENIL: Tal vez Batman.

YO: Volviendo al tema. Pienso que lo que sostiene las películas de Marvel son sus personajes. Nos gustan. Están actuados e interpretados a cabalidad. Cada uno tiene un sabor diferente y, aunque no lo entendamos, lo que realmente queremos ver en el cine no son las peleas, ni siquiera las historias. Uno va a una lica de Marvel por ver a sus personajes chocar unos con otros.

YO NENE: A pues hablá de Spider-Man, vos me dijiste que…

YO JUVENIL: Ala madre. En qué momento me convertí en un borrego.

YO: Disculpá ¿qué dijiste?

YO JUVENIL: En un borrego. Porque allí andás, alabando todo este entretenimiento dócil y comercial. Decime, ¿es algo que usás para escapar de tu triste cárcel de clasemediero urbano? Como diría Smashing Pumpkins: despite all my rage I am still just a ra…

YO: Shh no. Algunas veces veo licas más “profundas”, si lo querés saber. Pero otras solo quiero un buen entretenimiento y eso no tiene nada de malo, oíste.

YO NENE: Ay mejor hablo yo. Spider-Man vive en Nueva Yor con su tía y Iron-Man llega a visitarlo pero su tía no sabe que es para que lo ayude a capturar a Capitán América y…

YO: Perame, nene. A ver ¿y vos a cuenta de qué venís a criticar mis gustos, mano?

YO JUVENIL: Lo único que digo es que es deprimente que un adulto se involucre con una narrativa de historias conectadas que nunca va a terminar. ¿Me cachás? Nadie se muere en estas [doblando sus deditos] “películas” [deja de doblar sus deditos]. Porque, obvio, no van a matar a una figura de acción que podrían venderle a un niño que consume demasiada azúcar. Entonces no hay peligros reales, no hay verdaderas tragedias, no hay drama. Lo que estás experimentando, [doblando sus deditos] “señor del futuro” [deja de doblar sus deditos], es un simulacro de emociones. Un simulacro de vida.

YO NENE: A pues óiganme. Los Vengadores están discutiendo cosas y Spider-Man aparece y le quita el escudo a Capitán América con su telaraña y dice “Hola, todos” y después comienza la pelea y…

YO: Ahorita, papito. Solo dame un tirito. Va, órale. Tenés razón en algunos puntos.

YO NENE: ¿Yo?

YO: No. O sea, vos también. Pero estoy hablando con tu otro yo. Va, tenés razón en que muchas de las decisiones en este tipo de películas vienen de mandatos corporativos. Pero eso no quiere decir que no haya arte involucrado. Y además, ¿cómo no te va a poner feliz ver a Ant-Man volviéndose…?

YO NENE: Sí, sí. Cuando Ant-Man se vuelve grandote PÚCHICAS. Y después Spider-Man…

YO: Ahorita te dejamos hablar, perame. ¿Querés otros tus Poffets?

YO NENE: No.

YO: Va. Lo que te decía es que estas licas te hacen feliz, y a veces lo que yo quiero es salir del chance, hartar comida de food court y entrar a una película alegre. Y QUÉ.

YO JUVENIL: Está bien. Si te hace feliz dejar de funcionar para el sistema, para ir a seguir funcionando para el sistema solo que en otra forma. Porque, trabajo, entretenimiento… es lo mismo… al final es el sistema… creándote la ilusión de que te desconectaste de él.

YO NENE: Spider-Man dice “¡hey, amigos! Tengo un plan, vamo…”

YO: Ahorita nos contás el plan de Spider-Man, solo dejame que… Disculpá, mano, pero ya que estás hablando de trabajar ¿me podrías recordar en qué trabajás vos?

YO JUVENIL: Ahorita no estoy trabajando. En este período de transición mis papás me apoyan.

YO: Hahaha qué belleza de neneco.

YO JUVENIL: DEJATE DE BURLAR DE MÍ. Ay vas a ver, gordo [me ataca torpemente].

*Ocurre un forcejeo poco ágil y bastante mediocre entre ambos*.

YO NENE: Ya no se peleen. ¡Dejen de pelear!

YO: ARRGHHA GGHH.

YO JUVENIL: GGHMM GGGHÁ.

YO NENE: ¡Esto es una guerra!… una GUERRA CIVIL.

YO INFILTRADO OCULTO ENTRE LAS SOMBRAS DE MI MENTE: Hail HYDRA.

“Civil War es un fiambre. Un chispurruteo de ingredientes que de ninguna forma debería saber bien, y sin embargo, es rico. Delicioso por ratos.”

Diario La Hora
Visión: Realizar un trabajo periodístico que contribuya a la consolidación de la democracia en Guatemala, a partir del periodismo investigativo y de opinión. Misión: Ser un medio de comunicación imparcial, veraz y responsable, dirigido a líderes de opinión con incidencia en los círculos de pensamiento y en el ámbito político guatemalteco.
Artículo anteriorSube a escena “Los Chicos de la Banda”
Artículo siguienteDanna García logra convertirse en una «Amazona»