Foto ilustrativa de un grupo de migrantes, de diferentes nacionalidades, trabajando en una cosecha en California. Foto La Hora/United Farm Workers/Facebook

 

Por Grecia Ortíz
gortiz@lahora.com.gt

Marcando la tendencia de este año, los envíos de remesas familiares en febrero recién pasado, según datos del Banco de Guatemala (Banguat), sumaron una cifra arriba de los US$942 millones, superando así los registros obtenidos en el mismo mes de 2020, previo a que se complicaran las condiciones a causa de la pandemia de la Covid-19.

Los migrantes, de acuerdo con el Banguat, enviaron en el mes pasado una suma que se ubica cerca de los US$943 millones, muy superior a los US$906 millones recibidos en enero pasado. También es una cantidad superior a los US$808 millones recibido en febrero de 2020.

Eso significa que, en solo dos meses, los migrantes ya han enviado más de US$1,849 millones a Guatemala, una cifra que se convierte en significativa para el país considerando el aporte valioso de estos recursos para miles de familias en el país y la economía.

En 2020, las remesas también fueron un salvavidas para Guatemala, ya que, de nuevo, a pesar de la situación por la pandemia en Estados Unidos, transfirieron una cifra arriba de los US$11,340,400,000.

Vía Banguat

GUATEMALA SE ACOSTUMBRÓ A CONTAR CON EL ENVÍO DE REMESAS

Un estudio elaborado recientemente por la Asociación de Investigación en Estudios Sociales (Asies), titulado “Migración y remesas en el contexto del Covid-19”, confirma que miles de familias dependen de los ingresos de migrantes para sobrevivir en Guatemala.

Durante la presentación de dicho documento, Eduardo Stein de Asies, hizo énfasis en que, como sociedad, Guatemala se ha acostumbrado a contar con ese envío de remesas que en la práctica se ha convertido en un seguro social informal para grandes sectores de la población.

lea: Belisario, Alicia, Walter y millones más sostuvieron la economía de las familias en Guatemala

En el último año, las condiciones para los migrantes se complicaron, pues muchos perdieron sus empleos, redujeron sus horas de trabajo o laboraron a pesar del peligro que representaba el contagiarse de la Covid-19.

Desde La Hora Voz del Migrante, hemos conversado con varios de los migrantes residentes en Estados Unidos, quienes han contado lo difícil que se ha vuelto trabajar en el extranjero y a pesar de eso continúan esforzándose por los suyos.

lea: ASIES: Las remesas se han convertido en un “salvavidas” para las familias en GT

Grecia Ortíz
Periodista y Comunicadora de la Universidad de San Carlos de Guatemala. Reportera para el Diario La Hora desde 2015. En la actualidad realiza contenido para La Hora Voz del Migrante, en temas de interés para la comunidad migrante en Estados Unidos.
Artículo anteriorMarilyn Gil, desde Instagram, busca promover la comida saludable
Artículo siguienteGran Bretaña y otros países acelerarán vacunas modificadas de COVID-19