SUMAN NUEVA CIFRA RÉCORD

Remesas aumentan al ritmo de las detenciones de migrantes

Foto La Hora AP /Las detenciones de migrantes en la frontera con México alcanzaron su nivel más alto en más de una década en mayo recién pasado.

Por Grecia Ortíz
gortiz@lahora.com.gt

Mayo registró una cifra récord en concepto de remesas por más de US$974 millones de dólares según el Banco de Guatemala (Banguat), que además significó uno de los registros más altos desde 2010.

Los datos aunque notables, también se incrementan al mismo tiempo que lo hacen las detenciones de la Frontera Sur de EE. UU., pues en ocho meses del año fiscal de 2019 ya han sido capturadas unas 211 mil personas de origen guatemalteco.

De enero a mayo, el Banguat destaca que las remesas han sumado US$4 mil 44 millones 912 mil 300, es decir una cifra superior a la de 2017 que registró unos US$3 mil 300 millones de dólares, lo que representa una nueva cifra récord por ingreso de divisas familiares para Guatemala.

En los últimos diez años, los envíos de migrantes han registrado incrementos y hasta ahora, 2018 con un total de US$9 mil 287 millones 770 mil 700, es el que más aumento ha registrado, aunque este año ya perfila un nuevo incremento.

SIGUEN DETENCIONES

Por otro lado, al mismo tiempo que las remesas han mostrado aumentos también lo han hecho las detenciones en la Frontera Sur de Estados Unidos, pues según la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de los Estados Unidos (CBP por sus siglas en inglés) en ocho meses del año fiscal (inició en octubre 2018 a septiembre de este año), ya habían sido detenidas más de 500 mil personas.

En el caso de Guatemala las capturas, entre niños no acompañados, unidades familiares y adultos que viajan solos, las detenciones ya suman 211 mil personas que ingresaron de manera irregular a Estados Unidos.

SE PREVÉ QUE ENVÍOS ALCANCEN U$550 MIL MILLONES

Por otro lado, el Banco Mundial señaló en la última edición de la Reseña sobre Migración y Desarrollo que las remesas a países de ingreso bajo y de ingreso mediano alcanzaron una cifra sin precedentes durante 2018.

El aumento, según el Banco Mundial se le atribuye a una mayor solidez de la economía y el empleo en EE. UU. y a un repunte de los flujos de fondos provenientes de algunos Estados miembros del Consejo para la Cooperación en el Golfo y la Federación de Rusia.

Para este año, la perspectiva es que los envíos de migrantes a países de ingreso bajo y de ingreso mediano alcancen hasta los US$550 mil millones y se conviertan en la principal fuente de financiamiento externo.