Juan José Narciso Chúa

juannarciso55@yahoo.com

Guatemalteco. Estudió en el Instituto Nacional Central para Varones, se graduó en la Escuela de Comercio. Obtuvo su licenciatura en la USAC, en la Facultad de Ciencias Económicas, luego obtuvo su Maestría en Administración Pública INAP-USAC y estudió Economía en la University of New Mexico, EEUU. Ha sido consultor para organismos internacionales como el PNUD, BID, Banco Mundial, IICA, The Nature Conservancy. Colaboró en la fundación de FLACSO Guatemala. Ha prestado servicio público como asesor en el Ministerio de Finanzas Públicas, Secretario Ejecutivo de CONAP, Ministro Consejero en la Embajada de Guatemala en México y Viceministro de Energía. Investigador en la DIGI-USAC, la PDH y el IDIES en la URL. Tiene publicaciones para FLACSO, la CIDH, IPNUSAC y CLACSO. Es columnista de opinión y escritor en la sección cultural del Diario La Hora desde 2010

post author

Juan José Narciso Chúa

Las relaciones internacionales no son un juego de ganar-ganar, a veces también se pierde creyendo que se gana y a veces se gana con todas las de perder. Las relaciones internacionales constituyen un ejercicio introspectivo serio sobre realidades y capacidades, de coyunturas y estrategias, de movimientos de repliegues tácticos o avanzadas estratégicas.  No se improvisan, no se deciden con cólera, no se gestan en el marco de un evento en donde ni siquiera se fue invitado.

No cabe duda de que en esta materia la Cancillería -si es que allí se gestó este movimiento- o si fue dentro de los aliados del sector privado o bien fue una decisión con su brillante grupo de ministros conservadores, lo que si es cierto es que el mínimo común denominador en todos los casos fue incapacidad manifiesta, pésima capacidad de delinear estrategias o arrebatos absurdos de soberanía.

Como bien señalaba mi buen amigo Edgar Gutiérrez en su columna de El Periódico del lunes 6 de diciembre: “las imágenes de un jefe de Estado, de un país clave en la agenda de Washington, hablando asuntos intrascendentes en foros marginales” y no se equivocó Edgar, las noticias iniciales de hoy muestran al Presidente diciendo que son aliados de Estados Unidos a pesar de Biden, a quien se le ocurre semejante afirmación que es una auténtica aberración diplomática.

Además, hoy ya se pudo conocer otra de las afirmaciones sin sentido, pero buscando “hincar una pica” al Gobierno estadounidense, haciéndole ver, que ellos representan el mayor consumo del narcotráfico, con ello desviando la culpa del despliegue indetenible del narcotráfico en nuestro país, y hacer culpable también al régimen de Biden.

Obviamente, se comete una grave equivocación diplomática que puede tener enormes costos para el país, puesto que las represalias podrían llegar a ser de tal magnitud que alcancen al propio sector privado, al Gobierno obviamente y a toda la sociedad, sin que la mayoría tengamos culpa de un manejo a la Tortrix de las relaciones internacionales.

Pero para sumar disquisiciones el mandatario se lanza una afirmación para -según él y su particular grupo-, tratando de distanciarse de todas las acusaciones y dudas que ha provocado a nivel internacional en materia de corrupción, diciendo: “estamos luchando contra la corrupción del narcotráfico”, vaya patraña que se inventaron.

Por cierto, que no es nuevo, ya lo había mencionado con la visita de la vicepresidenta Harris a Guatemala, pero ahora lo trasladó a los deslucidos foros conservadores en donde busca empatía.  Eso quiere decir que capacidad de articular propuestas trascendentes, nada.  Esto pretendiendo distanciarse del centro de la corrupción que es el propio Estado y sus poderes.

Phillip Chicola en su columna de El Periódico el martes 7 explicaba sobre el acrónimo VICE, (Vertically Integrated Criminal Enterprise) haciendo la relación entre Kabul y Guatemala, pero esto seguramente no lo habrán leído los asesores, ministros o secretarios de este régimen, porque obviamente se saben aludidos directamente, por lo que cualquier parecido es pura coincidencia dirán.

No sabemos cómo va a terminar esta visita sin sentido a Washington, una auténtica caravana del absurdo, una muestra de cómo funciona una cancillería también a la Tortrix.

*El día de hoy falleció el querido amigo Mario Morales, El Trompudo, gran amigo y compañero Sheca del Instituto Nacional Central para Varones.  Envío mis condolencias a toda su familia, en especial a su hermana Marta Dina Morales.  Descansá en paz Mario, hasta siempre Trompudo.

Juan José Narciso Chúa
Guatemalteco. Estudió en el Instituto Nacional Central para Varones, se graduó en la Escuela de Comercio. Obtuvo su licenciatura en la USAC, en la Facultad de Ciencias Económicas, luego obtuvo su Maestría en Administración Pública INAP-USAC y estudió Economía en la University of New Mexico, EEUU. Ha sido consultor para organismos internacionales como el PNUD, BID, Banco Mundial, IICA, The Nature Conservancy. Colaboró en la fundación de FLACSO Guatemala. Ha prestado servicio público como asesor en el Ministerio de Finanzas Públicas, Secretario Ejecutivo de CONAP, Ministro Consejero en la Embajada de Guatemala en México y Viceministro de Energía. Investigador en la DIGI-USAC, la PDH y el IDIES en la URL. Tiene publicaciones para FLACSO, la CIDH, IPNUSAC y CLACSO. Es columnista de opinión y escritor en la sección cultural del Diario La Hora desde 2010
Artículo anteriorEl Movimiento Semilla quemó al diablo
Artículo siguienteEl Grupo de Puebla contra la desigualdad