Una multitud recorre la calle Oxford en Londres. Foto La Hora/AP/Matt Dunham.

El primer ministro de Reino Unido, Boris Johnson, ha anunciado este miércoles un endurecimiento de las restricciones impuestas por la pandemia de COVID-19 en Inglaterra, como la vuelta del teletrabajo o la obligatoriedad del certificado de vacunación para acceder a ciertas instalaciones, ante las preocupaciones que plantea la variante ómicron del SARS-CoV-2.

En rueda de prensa, el ‘premier’ ha justificado que el Gobierno ha actuado «tan pronto como se ha descubierto la variante ómicron». «No sabemos todos los detalles del virus, pero parece claro que se expande rápidamente», ha alertado, antes de reconocer que los casos de la variante constatados hasta ahora en Reino Unido «son muchos más» que los confirmados.

Por ello, ha confirmado que el Ejecutivo ha decidido endurecer las restricciones en Inglaterra, unas medidas previstas en lo que la Administración Johnson llama su ‘Plan B’, que presentó en septiembre por la situación empeoraba. Según el ‘premier’, endurecer las medidas es un enfoque «proporcionado y sensato».

Así, Inglaterra reintroduce el teletrabajo para aquellos que puedan desarrollar sus labores de esta manera desde el lunes, mientras que desde este viernes se amplía la obligatoriedad de usar mascarilla en la mayoría de los lugares públicos, como teatros o cines.

Además, el certificado de vacunación será obligatorio para entrar en discotecas e instalaciones que puedan conllevar aglomeraciones, según ha recogido la BBC. Por otro lado, Johnson ha pedido a la ciudadanía ponerse la dosis de refuerzo de la vacuna contra la COVID-19 cuando llegue su turno.

El Gobierno de Reino Unido afirmó el martes que los primeros indicios muestran que la variante ómicron del SARS-CoV-2 es «más transmisible» que la delta, después de que el ministro de Salud, Sajid Javid, alertara el lunes de que ya hay transmisión comunitaria de esta variante en el país europeo. Actualmente, las autoridades sanitarias británicas han constatado más de 560 infecciones por ómicron.

 

Personas con cubrebocas debido al coronavirus viajan en el metro de Londres. Foto La Hora/AP/Alberto Pezzali.

El Ministerio de Salud de Reino Unido ha registrado 51.342 contagios adicionales en las últimas 24 horas y 161 fallecidos a causa de la COVID-19. Con esta cifra, los totales han ascendido hasta los 10.610.958 de contagiados y 145.987 muertos desde que comenzó la pandemia.

El Parlamento británico ya aprobó reintroducir el uso obligatorio de la mascarilla en el transporte público y tiendas de Inglaterra, en el marco de un recrudecimiento de la situación de la pandemia en el país europeo y ante las preocupaciones que plantea la variante ómicron. Reino Unido suprimió el uso obligatorio de mascarilla, y el resto de las restricciones impuestas por la pandemia, el 19 de julio.

Las altas cifras de contagios de COVID-19 que las autoridades sanitarias británicas han constatado de forma sostenida en las últimas semanas llevaron a los expertos a pedir que el Gobierno introdujera medidas restrictivas para frenar la propagación de la enfermedad.

El Gobierno británico ha fiado el desarrollo de la pandemia en el país y el levantamiento de las restricciones para contener su avance al plan de vacunación contra la COVID-19. Hasta este miércoles, el 81,1 por ciento de la población británica cuenta con el esquema completo de vacunación.

Agencia DPA
La Agencia Alemana de Prensa es una organización independiente, flexible y eficiente dedicada a la producción y distribución de contenidos multimedia. Como líder del mercado alemán y una de las mayores agencias de noticias internacionales, dpa suministra temas actuales a medios de comunicación en todo el mundo.
Artículo anteriorLa Hora En Minutos
Artículo siguienteGuatemala rebasa 16 mil decesos por COVID-19; un 45% más que Honduras