Reino Unido impone cuarentenas de diez días en hoteles para los viajeros llegados de zonas de riesgo

Boris Johnson, primer ministro de Reino Unido. Foto La Hora/DPA/Europa Press/ Leon Neal.

MADRID
Agencia DPA/Europa Press
Los viajeros que lleguen a Reino Unido procedentes de países donde se hayan detectado nuevas variantes de coronavirus deberán permanecer aislados durante diez días en hoteles, ha anunciado este miércoles el primer ministro, Boris Johnson, que no prevé que las clases en Inglaterra se reanuden antes del mes de marzo.

El ‘premier’ ha comparecido ante el Parlamento para adelantar una medida que afectará tanto a británicos como extranjeros con residencia en Reino Unido y que incluirá en una primera lista negra a 22 países, si bien el alcance exacto de la medida será detallado por la ministra del Interior, Priti Patel.

Quienes procedan de estos países y no sean ni nacionales ni residentes directamente no podrán entrar en Reino Unido, según Johnson, que ha aludido a Sudáfrica, Portugal o países sudamericanos entre los destinos considerados como de riesgo a día de hoy.

El jefe de Gobierno ha sugerido que los gastos de los hoteles cuarentena correrán a cuenta de la administración pública, durante un discurso en el que ha esbozado el calendario con el que, de forma «gradual», comenzarán a levantarse las restricciones que se aplican actualmente en Inglaterra, según la BBC.

Estas fases comenzarán el 22 de febrero y, aunque se preveía que a mediados de ese mes volverían las clases presenciales en los centros educativos, finalmente esta reapertura no será al menos hasta el 8 de febrero. Johnson ha reconocido que este retraso puede ser «frustrante» para alumnos y profesores, así como para las familias.

El primer ministro ha evitado poner fecha exacta al fin del confinamiento domiciliario, a la espera de conocer cómo afecta la campaña de vacunación en la contención de la expansión del virus, que se ha disparado en enero hasta niveles sin precedentes desde el inicio de la pandemia.

Reino Unido se convirtió el martes en el primer país europeo en superar el umbral de los 100.000 fallecidos por coronavirus y se acerca a los 3,7 casos confirmados de COVID-19. El propio Johnson estuvo en cuidados intensivos tras contagiarse en marzo de 2020.