Reforma o reestructuración

Cartas del Lector

post author

Alfonso Mata

La propuesta de reforma está lista. Una propuesta de reforma de Sector Salud para fortalecer la institucionalización y aumentar coberturas de salud que a su vez busca trascender con una nueva política de salud del Ministerio de Salud Pública y Asistencia Social (MSPAS) que sea estable duradera y no cortoplacista; de tal manera que sirva de guía a gobiernos, ministros y autoridades futuras. La reforma ha sido planificada y consensuada con la Academia, la Organización Mundial de la Salud y los Colegios Profesionales, entre otros. Cabe felicitar a las autoridades por ese esfuerzo y aunque es una visión inteligente hacia dónde ir y plantea una política de estado para consolidar intervenciones y ordenamiento de procesos, en su cómo resulta débil. Realmente estamos hablando de un legado o simplemente un cumplir de compromiso que cae dentro del plan “Salud sostenible agenda 20 y 30 para las Américas”.

¿Qué ocurre cuando un guatemalteco enferma: resuelve, mejora, empeora? ¿Es igual antes que ahora? ¿Se empobrece su familia? Se dice que en el MSPAS no ha habido cambios desde 1999, que no estamos a la altura de los tiempos en cuanto a manejo institucional y organización y entonces en el momento actual, el MSPAS eleva ante el Congreso su ponencia: una regionalización: ¿La regionalización controlará y organizará mejor los servicios, mejorará la calidad, cobertura y agilización de la atención, rompiendo una estructura de 30 años de funcionamiento ya caduco? ¿Qué documentos/argumentos científico técnicos y políticos sustentan esta ponencia?

Entrando ya de lleno a la propuesta, la reforma tiene un contenido fundamental, una nueva estructura, organización y funcionamiento del MSPAS, que plantea preguntas que no es posible responder totalmente con el documento: ¿cómo tratar y pasar de lo coyuntural a lo de mediano y largo plazo? ¿Cómo resuelve su sustentabilidad? ¿Cómo deja fuera decisiones/intenciones partidistas, intereses clientelares y de otros tipos, que actualmente existen y son ajenos a los objetivos del MSPAS? ¿Cómo resuelve la eterna problemática de adquisiciones y contrataciones de bienes y servicios, cargada actualmente de controversias y corrupciones? ¿Cómo resuelve el problema del recurso humano: las inequidades contractuales, salariales, cargada actualmente de prerrogativas, nepotismos y arbitrariedades, ilegales muchas de ellas? También resulta necesario aclarar dentro de la reforma, todos los aspectos de su financiamiento y plan económico y finalmente ¿cómo contempla la fiscalización y la auditoría social de lo que se hace y lo que se obtiene?

Hay algunos temas por lo demás importantes, que tampoco plantea la reforma y quizá el central de todos es la relación Estado-Sociedad. ¿Por qué es difícil su viabilidad política, al tratar de implementarla? ¿por qué no se da el real compromiso entre partidos políticos como eje de su viabilidad y continuidad? ¿por qué la colaboración intra e interinstitucional no se carga de responsabilidades claras y concretas?. La reforma debe caminar hacia una disminución entre lo que estamos haciendo y lo que podríamos hacer si lo hiciéramos mejor. Fundamentalmente se tiene que caminar hacia un cambio organizativo/participativo claro y obligado entre sus partes.