El centrocampista croata del Real Madrid Luka Modric (izq.) Frena al mediocampista croata del Inter de Milán, Marcelo Brozovic. Foto La Hora: AFP.

Real Madrid e Inter de Milán, ya clasificados para octavos de la Champions, se miden el martes en un duelo por el primer puesto del grupo D y asegurarse un teórico mejor cruce en la siguiente fase.

El equipo merengue encabeza la llave con doce puntos, dos más que el equipo italiano, mientras por detrás se sitúan el Sheriff Tiraspol (6 puntos) y el Shakhtar Donetsk ucraniano (1 punto), que se enfrentarán en un duelo sin trascendencia.

Al equipo de Carlo Ancelotti, cuya victoria ante el Sheriff hace dos semanas aseguró el pase a la fase de eliminación, le basta con el empate para entrar como primero de grupo en el sorteo de octavos del 13 de diciembre.

«Es un partido de prestigio, contra un equipo que juega muy bien, nos jugamos la primera plaza y nos la jugamos en nuestro estadio», aseguró este lunes el técnico merengue.

Líder de la LaLiga, el Real Madrid recibe al Inter en plena forma, especialmente en el aspecto ofensivo apoyado en el gran momento de Karim Benzema y el joven brasileño Vinicius, aunque el martes el francés no estará en el Santiago Bernabéu.

– Sin el mejor goleador –

Líder de la tabla de anotadores del campeonato español con 12 goles y sexto mejor goleador de la Champions con 5 tantos, el francés se retiró el sábado del encuentro de Liga contra la Real Sociedad con problemas en los isquios de la pierna izquierda.

«La baja de Karim es perder al mejor N.9 del mundo», afirmó este lunes su compañero Casemiro en rueda de prensa.

Benzema, que había cerrado la cuenta merengue en la victoria 3-0 sobre el Sheriff, podría dejar su plaza a Luka Jovic, que el sábado le sustituyó con éxito marcando un gol y dando una asistencia a Vinicius.

Sin Benzema, Vinicius y su desborde podrían convertirse en la principal base ofensiva del equipo merengue.

Segundo mejor goledor liguero, el brasileño atraviesa un momento dulce: «tenemos un grandísimo jugador para 10 o 15 años», afirmó su compatriota Casemiro.

Mientras por detrás, Ancelotti volverá a confiar en sus seguros en la medular con Modric, Kroos y Casemiro.

El equipo blanco buscará su novena victoria en partido oficial consecutiva ante un Inter, que ya sólo con su clasificación para octavos ha cumplido un gran objetivo tras diez años sin entrar entre los 16 mejores del continente.

– Inter en ascenso –

Al igual que el Real Madrid, el Inter llega al encuentro en un gran momento de forma con nueve victorias en sus últimos once encuentros oficiales, las últimas cinco consecutivas.

El conjunto italiano ha recuperado el retraso perdido en su campeonato y apunta en la segunda posición de la tabla, a una unidad del líder, el AC Milan, tras golear el sábado al Roma 3-0.

Tras un inicio de temporada renqueante después de las salidas de hombres como Lukaku o Achraf, el técnico Simone Inzaghi ha enderezado el rumbo del equipo apoyándose en el sorprendente rendimiento del centrocampista turco Hakan Calhanoglu o el bosnio Edin Dzeko, goleadores los dos ante el Roma.
«En cuanto al Madrid, ya demostramos en casa que podemos complicarle la vida al equipo. Ahora queremos hacerlo bien allí», advirtió Calhanoglu tras ese partido.

En la ida, el Real Madrid acabó llevándose los tres puntos gracias a un gol de Rodrygo sobre la campana (89), pero sufrió ante el buen desempeño de los italianos, que buscarán devolver la moneda en el Santiago Bernabeú.

Si el equipo blanco no podrá contar con Benzema, el conjunto de Inzhagi se ha quedado sin el delantero argentino Joaquín Correa, que se retiró llorando lesionado del encuentro contra el Roma.

El argentino debería dejar su lugar en ataque a su compatriota Lautaro Martínez acompañando a Dzeko.

Agencia AFP
AFP es una agencia de prensa cuya misión es proporcionar en todo momento una información exacta, imparcial y digna de confianza sobre la actualidad en el mundo entero.
Artículo anteriorBarcelona y Atlético se juegan la vida en la Champions
Artículo siguienteEE. UU. emite videos para reunificar a migrantes separados de hijos