Ravens visitan a Chiefs en único duelo entre invictos

Lamar Jackson, quarterback de los Ravens de Baltimore. Foto la hora: Nick Wass/AP.

Por LEÓN FELIPE GIRÓN
Agencia Ap

Desde la era del Super Bowl, que comenzó en 1966, sólo dos quarterbacks han iniciado la campaña con siete pases de touchdown, sin intercepciones y completando al menos el 70% de sus envíos. Y ambos chocan el domingo en Kansas City.

Lamar Jackson comanda un ataque de los Ravens de Baltimore (2-0) que presume los mejores números de toda la liga en yardas (1.083), puntos (82) y yardas por tierra (447) en sus primeros dos compromisos de campaña después de dos partidos. Un currículum impresionante de no ser por el hecho de que esas dos victorias fueron ante dos equipos en plena reconstrucción como Miami y Arizona.

“Él hace muchas cosas bien. Todos hablan de su capacidad para realizar acarreos, pero también sabe lanzar con precisión”, valoró acerca de Jackson el entrenador de los Chiefs de Kansas City, Andy Reid.

El domingo, los Ravens intentarán validar su marca perfecta precisamente ante unos Chiefs que iniciaron la campaña con etiqueta de favoritos. De paso, Baltimore busca cobrarse una afrenta del año pasado.

Jackson, quarterback de segundo año, le arrebató la titularidad en Baltimore a Joe Flacco en la semana 11 de la temporada anterior para guiar a los Ravens a un improbable lugar en playoffs, al ganar seis de sus últimos siete partidos. ¿Su única derrota? Fue precisamente en una visita a Kansas City, por 27-24 y en tiempo extra.

En aquel duelo de la semana 14, Jackson completó 13 de 23 envíos con dos touchdowns para 147 yardas, y aportó otras 67 en 14 acarreos. Pero fueron en vano ante Patrick Mahomes, el eventual Jugador Más Valioso, quien terminó la velada con 377 yardas aéreas, 139 de ellas con el explosivo wide receiver Tyreek Hill.

“Por supuesto que veremos el video del partido del año pasado”, comentó el entrenador de los Ravens, John Harbaugh.

Mahomes, líder de la mejor ofensiva aérea de la NFL, no contará el domingo con Hill, quien se lesionó el hombro en el primer duelo de la campaña. Sin embargo ha sido capaz de encontrar otras armas en su arsenal en los receptores Sammy Watkins y Demarcus Robinson, así como en el siempre fiable tight end Travis Kelce, para alargar a cinco su racha de partidos con al menos 100 puntos de rating, que inició justo después de enfrentarse a Baltimore.

Los Ravens no sólo se han mostrado como el equipo con el ataque más equilibrado de las primeras dos semanas en la NFL, sino que presumen un balance general con la cuarta mejor defensiva de la liga. Sin embargo, tendrán enfrente a un equipo que ha logrado al menos 25 puntos en 24 duelos consecutivos, la racha más larga de la historia.

TEXANS EN LOS ÁNGELES (CHARGERS)

En la primera semana, los Texans (1-1) permitieron que Drew Brees y los Saints montaran una ofensiva de 41 segundos que culminó con un gol de campo de 58 yardas de Wil Lutz para un desconsolador revés por 30-28. El pasado domingo, tuvieron que frenar un intento de conversión de dos puntos a 36 segundos del final para conseguir su primer triunfo de la campaña, 13-12 sobre Jacksonville.

Houston sabe lo que es un buen drama.

El próximo domingo podría no ser distinto en su visita a Los Ángeles ante unos Chargers (1-1) que no son ajenos al suspenso.

Los Chargers iniciaron su campaña con una victoria por 30-24 en tiempo extra sobre los Colts después de desperdiciar una ventaja de 24-9 y permitir que Indianápolis empatara el encuentro a 48 segundos del final. Su paso invicto terminó en la segunda semana, cuando cayeron ante Detroit por 13-10.

En ese partido, el equipo angelino terminó con dos intentos de gol de campo fallados y una intercepción en sus últimas cuatro posesiones.

La campaña anterior, los Texans se convirtieron en el primer equipo de la historia en acudir a playoffs después de iniciar una temporada con registro de 0-3, mientras que los Chargers no tuvieron un comienzo mucho mejor con marca de 1-2. Así que ambos conjuntos saben lo que es coquetear con el fracaso antes de enfilarse hacia el éxito.