SALTOS DE CARACOL

R E A L I D A R I O (DCCXXXVIII) –

Cartas del Lector

post author

René Leiva

El binomio invencible. ¿Cómo derrotar al poderoso, ubicuo, mil máscaras binomio Corrupción Impunidad, entronizado y enraizado en los tres organismos y dependencias del Estado? En las elecciones generales y coroneles –previas mediatizaciones y conspiraciones “legales” contra el señalado contrincante honorable y decente–dicho binomio adopta variados nombres, siglas, emblemas, lemas, colores, rostros, discursos prefabricados y con fecha de caducidad, sin dejar de ser el mismo, sin perder su original gusanera coprocrática, sin degradar su base química de monóxido de arzufre. ¿Cabría, entonces, optar por aquello de si no puedes derrotar a tu enemigo, únetele? No, porque el binomio Corrupción/Impunidad que ha gobernado durante décadas a beneficio de los privilegiados de siempre no es el enemigo de otros binomios sino del pueblo, de la Nación, del propio Estado y sus quebradizas instituciones. ¿Tiene salida el elaborado callejón sin salida? No, sólo tiene entrada; por lo tanto, no entrar; el que entra que pierda toda esperanza; o que lo guíe el coraje, la veracidad, la imaginación.

*****
Maquinaria de mentiras. Resulta axiomático-perogrullesco el conocido argumento del politólogo internacional Fredi Torres-Blanco: imposible gobernar un país sin mentir, sin una minuciosa y bien ensamblada maquinaria de mentiras y falsedades acopladas, engaños, simulaciones, perjurios, encubrimientos… Así sea que a dicho mecanismo se le noten los engranajes, fajas, muelles, resortes, cables, tornillos, soldaduras, chapuces… Lo importante es que funcione, que convenza y persuada, distraiga e ilusione, porque ella, esa maquinaria de embustes, sus partes encubiertas por convenientes decorados, es el panorama democrático y republicano que vislumbra el pueblo raso (así llamado), por el que vota y siempre espera algo, lo que sea, alguna vez, quizás.

*****
“Los impunes, una minoría peligrosa”. Ensayo del geógrafo uruguayo-venezolano Germán Wettstein, en el que “propone considerar a los impunes como una minoría más. Sostiene que no obstante haber existido ellos en todas las sociedades a lo largo de la historia hoy se han consolidado y extendido debido a los actuales parámetros espacio-temporales, que los favorecen. La impunidad camina al lado de la corrupción. Para demostrarlo se presentan las modalidades latinoamericanas principales de impunidad militar, política, administrativa y empresarial. Se interpretan las causas y consecuencias de tan variados sucesos, y se postula la necesidad perentoria de asegurar la eficiente y equitativa administración de justicia, así como encarar decididamente, en el mediano y largo plazo, la redistribución del poder”. (Revista Nueva Sociedad, enero-febrero 1991, ¡hace 28 años!) En el país de la eterna los impunes son mayoría dentro de las minorías, y ciudadanos de primera, muy por encima de la ley, envidiados y admirados; modelos a imitar.

*****
Día de los inocentes. Aviso al estólido, estoico y amnésico pueblo votante de Guateanómala. Por órdenes inapelables del honorable, ilustrado e insobornable Tribunal “Supremo” Electoral, el Día de los Inocentes ha sido trasladado al 16 de junio, en el horario acostumbrado. Publíquese y cúmplase. (Cortesía de FCN, UNE, TODOS, ALGUNOS, UCN, KK, etcétera).

Diario La Hora
Visión: Realizar un trabajo periodístico que contribuya a la consolidación de la democracia en Guatemala, a partir del periodismo investigativo y de opinión.Misión: Ser un medio de comunicación imparcial, veraz y responsable, dirigido a líderes de opinión con incidencia en los círculos de pensamiento y en el ámbito político guatemalteco.
Artículo anteriorCSJ da trámite a amparo de Semilla
Artículo siguienteEl árbol