INESTABILIDAD POLÍTICA, INSEGURIDAD Y ECONOMÍA LES HACEN CUESTIONAR SU RETORNO

Quisieran volver, pero inestabilidad e incertidumbre los hace pensar

Por Grecia Ortiz
gortiz@lahora.com.gt

Aunque muchos guatemaltecos llevan varios años fuera del país, debido a que migraron para superarse y ayudar a los suyos, sus deseos de volver a su lugar de origen no se han desvanecido, sin embargo, creen que retornar y establecerse de nuevo en el país es complicado, porque desde afuera ven un panorama cuesta arriba, en especial por la incertidumbre que genera la afrenta al Estado de Derecho que ha liderado el presidente Jimmy Morales. Sumado a esto consideran que el país no ofrece las condiciones para superarse, como las que sí ofrecen los países donde residen actualmente.

Eddie Reyes, un guatemalteco residente en Massachusetts, Estados Unidos, explicó a La Hora Voz del Migrante que entre los planes de su familia está volver a Guatemala, pero la situación de incertidumbre actual los hace evaluar su regreso.

Desde estados como Florida, Nueva York, Oregón y otros sitios, migrantes opinaron que la situación actual del país tiende a crear dudas sobre las garantías que la población pueda tener.

Inseguridad, falta de oportunidades, altos costos de la canasta básica, así como los constantes ataques del Gobierno del presidente Jimmy Morales en contra de la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) y la desobediencia a las resoluciones emitidas por la Corte de Constitucionalidad (CC), poniendo en peligro el Estado de Derecho, son las principales causas que muchos consideran como factores para meditar en su retorno.

Mientras que analistas consideran que la crisis que se agudizó en los últimos meses por las decisiones del Presidente, tendrá mayores consecuencias.

En Estados Unidos viven alrededor de 2 millones 700 mil guatemaltecos, según una estimación del Ministerio de  Relaciones Exteriores (Minex). Algunos de ellos refieren a La Hora Voz del Migrante que dentro de sus anhelos está el volver a establecerse de nuevo en sus lugares de origen, sin embargo ahora esos deseos parecen imposibles de cumplir.

Reyes tiene más de 25 años de vivir en Estados Unidos. Se estableció en Boston, Massachusetts, junto a su esposa y es el lugar en donde trabajan y han logrado salir adelante.

Entre sus planes, los guatemaltecos han considerado retornar a Guatemala, esto luego por supuesto de haber cumplido algunas metas planteadas.

Pero ahora mismo consideran que retornar los podría poner en peligro, principalmente en el ámbito económico, porque Guatemala parece atravesar por una situación de retroceso.

“Lo que yo pudiera transferir económicamente, esfuerzo, ahorros, a Guatemala, la inestabilidad política que existe podría hacer que alguna entidad financiera se caiga y que se pierda todo lo que con gran esfuerzo se construyó por muchos años”, aseguró.

TEME QUE SITUACIÓN SE COMPLIQUE AÚN MÁS PARA EXTRANJEROS

Debido a que lleva varios años viviendo fuera del país y es ciudadano estadounidense, el entrevistado teme que con la situación actual encuentre algunas prohibiciones, ya que parece que existiera un rechazo hacia los extranjeros o que el Gobierno tome represalias.

“La inestabilidad política que ha creado el Gobierno actual, la situación económica y seguridad, es un problema para muchos que tenemos el deseo de regresar a vivir allá y no lo digo solamente yo. Incluso hay preocupación con otros extranjeros de visitar Guatemala porque yo he platicado con muchos y me dicen que el país está muy peligroso ahora”, anotó.

Por otro lado, considera que la situación en Estados Unidos también es preocupante, porque la decisión del  Gobierno, de mantenerse en cierre aún se mantiene.

Mientras que en Guatemala las condiciones actuales se prestan hasta para un Golpe de Estado, pero hasta ahora todo se mantiene en un impasse, indicó, pero Reyes asegura que está pasando sin que sea visible.

“El Gobierno hace lo que le da la gana, o sea la economía no está bien, la canasta básica en lugar de bajar va para arriba, los sueldos siguen iguales… esto pasa porque los últimos gobiernos no han ayudado y solo el hecho que le hayan cerrado la puerta a CICIG, muestra que hacen lo que quieren y no hay una garantía de que dejen de hacerlo”, aseguró.

Ahora mismo, el entrevistado cree que el Gobierno no hará nada por ayudar a la población y mucho menos cuando se sabe que desobedece a la CC y atenta en contra del Estado de Derecho.

Cuando hablan de retornar con su esposa a Guatemala, Eddie expresó que han recibido comentarios desalentadores de su familia que les han hablado de lo difícil que se plantea el futuro del país. Todo esto, puntualizó, los hace dudar de lo que les podría esperar al volver.

CRUZ: LA ESPERANZA DE VOLVER A GUATEMALA SE VUELVE MÁS ETERNA

Debido a la situación política, cuando el país vivía el Conflicto Armado Interno, Byron Cruz, decidió migrar a Vancouver Canadá con el objetivo de proteger su vida. Ahora, lejos del país, añora volver a establecerse en Guatemala, relató para La Hora Voz del Migrante.

“Con mi compañera de vida hablaba y le decía, como que nuestra esperanza de volver a Guatemala se hace cada vez más eterna, porque nos damos cuenta que las estructuras militares si bien es cierto sufrieron algunos cambios con la actividad de la CICIG…, pero en sí siguen vigentes y la militarización da lugar a pensar de que se están volviendo a cerrar los espacios democráticos”, expresó.

Cruz refirió que con el tiempo ha conocido a varias familias que han retornado a Guatemala, pero tiempo después regresan a Canadá porque la situación no mejoró en el país como hubieran esperado.

Según su criterio, el problema actual es que el Estado de Derecho se mantiene en una incertidumbre, principalmente por las acciones del Gobierno que parece ignorar las órdenes de la CC.

El cumplimiento del Estado de Derecho, según Cruz, cada vez se ve más lejano y eso preocupa a quienes consideran volver a establecerse en Guatemala, porque no da seguridad si el Gobierno acatará las órdenes de la CC.

Por ello el guatemalteco, cada vez que piensa que es posible volver a su lugar de origen compara las garantías del país en el que se encuentra, donde existe respeto al Estado de Derecho y la libertad de expresión.

“Ya vemos que eso en nuestros países no es posible, entonces el juego electoral ahora se da dentro de un Estado de Derecho lastimado… en el país no nos vamos a sentir seguros, creo que actualmente tenemos que volver a los tiempos del Conflicto”, dijo.

HALLIDAY: “NOS PREOCUPA ESA SITUACIÓN DE INESTABILIDAD POLÍTICA”

Ana Beatriz Rey de Halliday opina similar al resto de migrantes entrevistados. Aunque de momento retornar a Guatemala no parece ser una opción a corto plazo, dijo que de considerarla evaluaría las condiciones del país.

“Por el momento está difícil la situación allá… nos preocupa lo que ocurre, es parte de nuestra decisión porque imagínese que se pierde la confianza por la seguridad y la corrupción, nosotros vimos lo que ocurrió en los años 80, pero estamos viendo que esto está volviendo y eso nos preocupa mucho”, refirió.

Para la guatemalteca, varios factores serán considerados al momento que decidan si es adecuado volver al país, “todo lo ponemos en la balanza pero sí nos preocupa esa situación de inestabilidad política”.

El aspecto de la inseguridad no es el mejor, puesto que ha escuchado en las noticias de personas que han sido extorsionadas y eso considera que es importante sobre todo cuando se piensa en poner algún negocio.

En Estados Unidos, la guatemalteca explica que las personas tienen derechos y las leyes se respetan, “por el momento va ser muy difícil hacer el retorno, tal vez en unos cuantos años veremos”, comentó.

ELENA: GUATEMALA SE VE COMO VENEZUELA

Elena Gómez*, desde Oregón, relató a La Hora Voz del Migrante, que tiene unos 29 años de vivir en Estados Unidos y desde entonces ha establecido su vida en ese lugar por lo que no cree posible retornar a Guatemala; “no quiero vivir en un lugar en donde no obtenga las mismas oportunidades para mí y mis hijos”.

“Ya no están mis papás, además que hay mucha inseguridad en Guatemala y las cosas hasta se ven iguales que en Venezuela, se está poniendo todo igual y para qué voy a ir a mi país si a la larga la gente no va tener ni qué comer y eso me preocupa por mis nietos”, dijo.

Para la guatemalteca, el hecho que en EE. UU. se mantenga el respeto a la ley y el Estado de Derecho influye en que no desee dejar su hogar.

“Con el presidente Jimmy Morales no hay respeto, ahora prefiero enfocarme y establecerme más aquí y no en mi país y aunque duele, así no se puede vivir allá”, explicó Elena.

QUINTANILLA: QUIENES DESEAN VOLVER EVALÚAN EL DIFÍCIL PANORAMA POLÍTICO

Walter Quintanilla, residente en Nueva York, expresó que por algunos años junto a su familia han pensado en volver a vivir en Guatemala, sobre todo cuando se jubile en algunos años.

“Da miedo con lo que se ve en las noticias, pero esperamos que algún día se logre solucionar todo esto y haya un mejor control, tal vez algún gobierno que ponga más empeño en controlar la delincuencia y dar mejores oportunidades a las personas, eso es lo que me imagino que está pasando”, refirió.

Quintanilla cree que los guatemaltecos que se encuentran en el extranjero y piensan en retornar, siempre consideran el clima político del país para tomar su decisión y de momento lo que se observa “es preocupante”.

En el lugar donde vive asegura que prevalece el respeto a la ley y aunque hay temas políticos, esto no afecta tanto a la población como sí ocurre en Guatemala.

“Aquí hay oportunidades de trabajo, de una u otra forma se vive mejor, hay más seguridad, se extraña la tierra, pero establecerse nuevamente en Guatemala es difícil”, reiteró.

TEJADA: INCERTIDUMBRE NO PERMITE QUE FAMILIAS VUELVAN DE NUEVO

Mientras Anamaría Tejada, desde Los Ángeles California, considera que el sueño de todo guatemalteco siempre es volver a su lugar de origen. Cuando migró, decidió hacerlo porque no había garantías para la población y el temor cada día aumentaba más.

Tejada recordó que todo lo que ocurría era porque las personas opinaban de manera diferente al Estado.

“Esa incertidumbre de no tener esa libertad, menos de prensa, eso fue lo que me llevó a decidir salir un día de mi país, yo no puedo agachar la cabeza y eso fue lo que me llevó a salir”, aseguró.

La guatemalteca intentó volver junto a su familia a Guatemala hace algunos años, pensaba que podía vivir aquí, pero de nuevo ocurrió un Golpe de Estado y la  duda prevalecía en las familias, resaltó.

Según explicó Tejada, en una oportunidad trató de impulsar un proyecto en Guatemala, pero la inseguridad no permitió que lo lograra.

Carlos Rodríguez, otro  de los guatemaltecos consultados, radicado en Chicago, expresó que de momento sus planes ya no son retornar a Guatemala para vivir de nuevo en su lugar de origen, pues su vida la encontró en Estados Unidos, donde ya está establecido.

Sin embargo, Rodríguez destacó que con varios amigos ha conversado sobre sus intenciones de volver al país y en definitiva asegura que el tema del Estado de Derecho siempre les preocupa al momento de tomar una decisión.

ES VÁLIDA LA INCERTIDUMBRE DE LA COMUNIDAD MIGRANTE

El politólogo Jorge Wong, de la Escuela de Ciencia Política de la Universidad de San Carlos, explicó que la preocupación de los migrantes tiene fundamento, porque el Gobierno al no obedecer las órdenes de la CC, genera incertidumbre, no solo para ellos sino también para nuevas empresas que quieran abrir en Guatemala.

“Creo que es válida la incertidumbre de la comunidad migrante, además de eso no solo es esa cuestión de la corte sino también la pésima situación en la que se encuentra el sistema de salud y el sistema de educación que no llena los requerimientos a los cuales ellos han estado acostumbrados”, explicó.

Wong apuntó que la situación del país en la actualidad se puede calificar como lamentable, pues aunque ha existido una leve mejoría en la infraestructura vial del país, esto no es suficiente.

De momento, el politólogo, considera que el desencanto continuará en el país y con las instituciones, “creo que si van a venir es mejor que aplacen la decisión para no decepcionarse… porque la justicia igual se sigue comprando. Nosotros en Guatemala encantados de recibirlos con las manos abiertas, pero la situación es complicada”.

GUATEMALA VA EN REVERSA

La percepción de los migrantes, a decir del analista político independiente Renzo Rosal, es parte de las consecuencias que tiene el panorama de incertidumbre y conflicto creado por el Gobierno.

“Como que el país ha ido en reversa porque no solo no tienen condiciones reales para su desarrollo, sino que el país se detuvo y que aunque ha logrado caminar y ciertos avances, ciertas cuestiones, en materia de condiciones de vida, de desarrollo humano, de condiciones de empleo, de estabilidad política se ha ido en retroceso”, dijo.

Por esa razón, Rosal detalló que los migrantes piensan ahora con mayor detenimiento su decisión de volver, porque el país se encuentra igual o en peores condiciones que cuando se retiraron.

Aunque algunos de los connacionales en el extranjero han logrado reunir capital político para una empresa, el entrevistado considera que cuando quieran invertir en el país, serán sometidos a procedimientos o situaciones complejas.

“Los migrantes ahora están en una situación muy compleja, o se regresan al país bajo estos niveles de riesgo en general o se quedan en Estados Unidos bajo otro escenario de riesgos, terminan estando en la frontera”, comentó.

RETORNO PARA ALGUNOS GUATEMALTECOS PARECE IMPENSABLE

La experta en temas de migración, Aracely Martínez, dijo a La Hora Voz del Migrante, que existen muchos migrantes que al ver la situación del país, consideran su retorno como impensable, dadas las condiciones de Guatemala, principalmente por el tema del Estado de Derecho.

“Como para que la gente se restablezca aquí no lo veo, no tenemos un plan, una política, nada, ¿Qué puede ofrecer Guatemala para una reinserción digna?”, comentó.

Y la situación para la entrevistada, no solo tiene que ver con el Estado de Derecho, sino también con la polarización que existe y las condiciones de vida.

Ahora mismo, Martínez considera que Guatemala no le ofrece ningún tipo de beneficio a los guatemaltecos, más que un retorno a la nostalgia.

“Obviamente habrá una resistencia a volver –incluso– como turista porque eso sí se nota, en diciembre viene gente como un retorno temporal a pasar en familia y pasar las fiestas y disfrutar un poco de lo propio pero en enero se están regresando a Estados Unidos… si habrá gente que apueste a regresar pero menos ahora que hay una polarización cada vez mayor”, apuntó.

DESOBEDIENCIA AL ESTADO DE DERECHO PONE EN ALERTA A COMUNIDAD INTERNACIONAL

En 2017 el Presidente declaró como non grato al comisionado Iván Velásquez, para luego continuar con una serie de ataques que incluyeron la no renovación del mandato de la CICIG y la finalización del Acuerdo que dio vida a la Comisión, que siguen manteniendo al país en incertidumbre, puesto que el funcionamiento de la Comisión fue protegido por la CC, resolución que el gobierno no ha acatado, poniendo de esa manera en peligro al Estado de Derecho.

La situación ha puesto en alerta a organizaciones civiles, nacionales e internacionales, asociaciones, agrupaciones religiosas, congresistas estadounidenses, el Departamento de Estado de EE. UU. y varios países que han expresado sus muestras de preocupación.

PROMINENTES ABOGADOS DEFIENDEN EL ORDEN CONSTITUCIONAL Y A LA CC

Exmagistrados y profesionales que han destacado dentro del ámbito jurídico del país se pronunciaron ante el trámite de antejuicio que continúa en el Congreso de la República contra tres magistrados de la Corte de Constitucionalidad, advirtiendo de lo improcedente del proceso y de su actuación en caso se siga con el “atropello” contra la independencia de la Corte.

El pronunciamiento lo respaldaron Eduardo Mayora, exdecano de la Facultad de Derecho de la UFM, Rodolfo Rohrmoser Valdeavellano, Jorge Mario García Laguardia y Mauro Chacón, exmagistrados de la CC y el excanciller, Gabriel Orellana.

Ante las circunstancias que aquejan al Estado de Guatemala, los profesionales del Derecho destacaron que, en el régimen Jurídico y Político de Guatemala, la Constitución es la norma suprema y todos los poderes del Estado están sujetos a sus disposiciones.

“En el régimen jurídico y político de Guatemala, la Constitución es la norma suprema y todos los poderes del Estado están sujetos a sus disposiciones”, manifestaron.

En ese sentido, los abogados señalan que, para su interpretación y aplicación, sus propias normas han establecido a Corte de Constitucionalidad, como tribunal permanente con independencia entre los demás organismos del Estado.

LEY DE AMPARO ESTABLECE QUE MAGISTRADOS NO PUEDEN SER PERSEGUIDOS

Los firmantes aseguran que la independencia de un tribunal de justicia depende de la libertad con que sus integrantes cuenten para plasmar sus opiniones en las resoluciones que pronuncien.

“Por ello, la Ley de Amparo, Exhibición Personal y de Constitucionalidad, Ley de Rango Constitucional, establece que los magistrados que la integran no podrán ser perseguidos por las opiniones expresadas en el ejercicio de su cargo”, se lee en el pronunciamiento.

Además, indican que, en esos términos, la denuncia promovida por algunos integrantes de la “Asociación de Dignatarios de la Nación”, constituye una persecución “ilegal”, en contra de tres magistrados de la Corte de Constitucionalidad.

“Por el mero hecho de darle trámite a una denuncia antijurídica, la mayoría de integrantes de la Corte Suprema de Justicia ha contribuido a debilitar el Estado de Derecho y sus propias funciones”, advirtieron los profesionales sobre lo decidido por la CSJ.

SEGÚN MOODY’S PODRÍA HABER CONSECUENCIAS NEGATIVAS

La calificadora de riesgo Moody’s advirtió este mes sobre las consecuencias que podría tener la decisión del Presidente de finalizar el acuerdo de CICIG. Analistas consideran que esto podría tener efectos negativos a futuro en el país.

La medida que tomó el gobierno es negativa para el crédito, según Moody’s, al mismo tiempo destacan que la expulsión de la Comisión “debilita los esfuerzos para mejorar el Estado de Derecho en un país con niveles muy altos de corrupción”.

Abelardo Medina, economista del Instituto Centroamericano de Estudios Fiscales (Icefi), explicó que la calificadora de riesgo, mide la capacidad que tiene el Estado para poder pagar sus deudas, la cual se estaría viendo afectada por las decisiones de carácter político del mandatario.