¿Qué hay entonces detrás del Miracle Mineral Supplement (MMS)?

Alfonso Mata

La pandemia de COVID-19 ha provocado una explosión de revisiones rápidas orientadas a proporcionar respuestas urgentes para los responsables de la toma de decisiones clínicas y políticas y entre los profesionales de la salud, la necesidad de probar muchos tratamientos.

El anuncio en la página de inicio en internet del “inventor” Jim Humble prometen verdaderos milagros: “Para el SIDA, la hepatitis A, B y C, la malaria, el herpes, la tuberculosis, la mayoría de las formas de cáncer y muchas otras enfermedades graves que no tiene solución en la actualidad. De hecho, no hay un solo estudio científico que pruebe ningún efecto positivo de MMS e incluso para los numerosos” testimonios “de Jim Humble no hay evidencia alguna.

Definitivamente si se decidió a usarlo, es lo más sensato, consultar a un médico sobre su uso o si nota algún efecto adverso para la salud después de usar el producto. Particularmente dado que existe una amplia gama de “guías” sobre el tema de “MMS”, y a menudo se presenta el producto en combinación con otros productos y en diferentes presentaciones incluyendo aerosoles. También resulta diversa la información sobre la dosis, la frecuencia de uso y las proporciones de mezcla.

¿Por qué hay una advertencia contra el uso de MMS?
Dependiendo de la concentración, el dióxido de cloro tiene un efecto irritante o corrosivo en la piel y las membranas mucosas. Pueden producirse náuseas, vómitos, diarrea, insuficiencia renal, daño intestinal severo y una caída de la presión arterial. Los niños, en particular, corren un gran riesgo debido a su bajo peso corporal. Si ya ha tenido algún problema de salud o efectos secundarios, informe a su médico de inmediato.

Las existencias restantes de MMS deben eliminarse como residuos peligrosos.

Si usted lo quiere usar como ayuda contra el cáncer, la malaria, las infecciones crónicas y otras enfermedades, también debe consultar con médico que le podrá indicar si es ello correcto y sobre los efectos secundarios peligrosos y posiblemente mortales de la solución.

¿Qué es MMS?
MMS contiene clorito de sodio químico (NAClO2), que no debe confundirse con cloruro de sodio, sal de mesa). Si el clorito de sodio se disuelve en agua y se mezcla con un ácido (por ejemplo, ácido cítrico, ácido de frutas de zumos o vinagre), se forma dióxido de cloro, que se clasifica como “muy tóxico”, “corrosivo”, “peligroso para el medio ambiente” y “oxidante”. Esta sustancia se utiliza normalmente como desinfectante en el tratamiento de aguas industriales y como agente blanqueador de textiles. Hasta 1957, el dióxido de cloro también se usaba como aditivo para blanquear la harina, pero después de experimentos con animales con daño renal severo fue prohibido.

Actualmente las presentaciones se han ampliado. Se anuncia un bloqueador de virus Air Doctor Portable.

Según los fabricantes, “tras la activación del bloqueador Air Doctor, las sustancias interactúan con el aire y generan dióxido de cloro”. Y este óxido liberado en un minuto crea una “cúpula protectora” alrededor de la persona con la placa, matando instantáneamente bacterias y virus. ¿Pasa eso realmenteí?. Por de pronto los organismos de salud que han buscado asiduamente material científico sobre ello, afirman que no encontraron ningún artículo científico, ni protocolos de investigación, solo sus números en el certificado de registro estatal de algunos lugares.

OMS y FDA por su parte afirman: el dióxido de cloro no es un tratamiento para Covid-19. Conclusión: no utilizarlo. No hay evidencia seria de la efectividad del dióxido de cloro en el tratamiento de Covid-19.

Centros de investigación, universidades y la industria farmacéutica, se han movilizado para proponer medicamentos aprobados con distinta indicación, que podrían tener un efecto sobre el SARS-CoV-2; todos los días se registran nuevos ensayos, y países como China y Estados Unidos lideran la cantidad de estudios propuestos. Es necesario que los países y agencias reguladoras, establezcan pautas flexibles que permitan facilitar la investigación sin el detrimento de la calidad; todos los actores involucrados deben tener una participación proactiva y actualizada. La pruebas de concepto, double blind, add-on event-driven, ofrecen las características necesarias para obtener resultados confiables, reproducibles y en menor tiempo

¿Es ético proponer MMS para prevenir la propagación de Covid-19 sin que ningún dato provenga de la medicina basada en la evidencia?
Es una decisión médica aunque recordando el “primum non nocere”: ¿está permitido asumir un riesgo controlado en caso de una pandemia? En tal caso: ¿sería razonable considerar el MMS como profilaxis primaria en sujetos sanos que viven en regiones de mayor riesgo o, al menos, usarlos en aquellos que dieron positivo por Covid-19 pero aún asintomáticos? La desventaja es que no sabemos con exactitud de administrar durante un tiempo relativamente corto o largo; nuevamente son candidatos para la administración en función del criterio médico. A la espera de datos de apoyo de los ensayos clínicos, la comunidad médica debe verlo con mucha cautela.

Covid-19 no es una enfermedad respiratoria
Hay muchas personas incluyendo médicos que afirman que Covid-19 “probablemente no es una enfermedad respiratoria aguda, sino una enfermedad inflamatoria y de la coagulación de la sangre que significa que la sangre ya no puede transportar oxígeno y los pacientes están amenazados de muerte por asfixia a pesar de la ventilación e incluso resulta que Covid-19 no es una enfermedad respiratoria aguda. Lo cierto es que Covid-19 es una enfermedad infecciosa causada por el coronavirus SARS-CoV-2. SARS significa “síndrome respiratorio agudo severo”, que se traduce como “síndrome respiratorio agudo severo”.

Según los síntomas más comunes entre los pacientes con Covid-19 son tos, fiebre y secreción nasal y reportes de trombosis como complicación en el curso de la enfermedad

Conforme se conocieron y trataron más casos, se notificaron “cada vez más” diversas complicaciones cardiovasculares y enfermedades secundarias como resultado de las enfermedades COVID-19. En el caso de infecciones respiratorias graves en particular, la falta de oxígeno en un “número de pacientes” conduce a enfermedades que afectan el corazón y los vasos sanguíneos. Esto también incluye “eventos tromboembólicos venosos”, es decir, trombosis que ocurren cuando se forma un coágulo de sangre en un vaso sanguíneo. En pocas palabras: Covid-19 es principalmente una enfermedad del tracto respiratorio, hasta e incluyendo neumonía grave.

Un alto porcentaje de los pacientes ventilados mueren porque la ventilación es el tratamiento incorrecto
No es cierto, eso tampoco es correcto. La cuestión de cuántos de los pacientes ventilados mueren aún no se ha aclarado lo suficiente. El estudio indica que de los 5.700 pacientes examinados, un total de 1.151 tuvieron que ser ventilados. De los pacientes ventilados, 282 personas habían muerto y 38 habían salido con vida del hospital al final del estudio. Eso fue un total de 320 personas. La mayoría de los pacientes, es decir, el 72,2 por ciento (831 personas), todavía estaban en tratamiento. Obviamente, estos se dejaron fuera del cálculo del 88 por ciento.

Es indudable que MMS no ha pasado las pruebas de una revisión rápida ¿Qué es una revisión rápida? Una forma de síntesis de conocimientos que acelera el proceso de realizar una revisión sistemática tradicional mediante la simplificación u omisión de métodos específicos para producir evidencia para las partes interesadas de una manera eficiente en el uso de los recursos.