Pueblo comelón de frijoles

Danilo Santos

dalekos.santos@gmail.com

Politólogo a contrapelo, aprendiz de las letras, la ternura y lo imposible. Chimalteco de nacimiento, barrioporteño de crianza. Desde hace veintiocho años se dedica a las causas indígenas, campesinas, populares y de defensa de los derechos humanos. Firme creyente de que otra Guatemala es posible.

post author

Danilo Santos

El silencio del Presidente ante la población y los medios de comunicación hacen ver que en su fuero interno sabe que se ha equivocado muchas veces en sus comparecencias públicas, su invocación de la Carta Democrática de la OEA y su fallido intento de diálogo, también son señales inequívocas de su empecinamiento por lavarse las manos y seguir errando de manera tozuda.

La marcha del pasado sábado fue pacífica, el fuego en el Congreso de la República no es suficiente para argüir que existen “actos de violencia sistémica en contra de las instituciones nacionales”, menos que esto haya constituido “gravísimos sucesos” o que “grupos minoritarios buscan forzar un verdadero golpe de Estado”. Presidente Giammattei, quien ha desestabilizado la institucionalidad en Guatemala ha sido usted, sustituyendo al Vicepresidente por un Centro de Gobierno, interviniendo en el Congreso de la República y polarizando cada vez que habla a la población o a los medios, siendo racista y prepotente.

No venga ahora a culpar a otros del malestar generalizado que ha causado su terrible manera de conducir el gobierno, de comunicar y comunicarse, su dictatorial forma de ver la país y a sus habitantes. Presidente, Guatemala no es Pavón. Esto no se arregla con tácticas violentas ni limpieza social.

Si sigue con su actitud de dictadorzuelo, seguirán los impresentables con poder haciendo eco de su modo y manera, llamando de forma racista y estúpida “comelones de frijoles” a los inconformes, o terroristas, tal como lo afirmó su Ministro de Gobernación, o delincuentes, y un largo etcétera de adjetivos anticomunistas trasnochados que usa el ejército de gorilas con el que gobierna en el Ejecutivo y el Legislativo. Pare ya. Váyase ya.

Para el diputado que llamó “comelones de frijoles” a la población, sí, somos un pueblo comelón de frijoles, y hemos doblado las rodillas durante mucho tiempo ante la clase política servil de este país, pero ya no más. Ahora les toca a ustedes doblar las rodillas ante las personas que trabajan en el 31% del área cultivada en Guatemala y que corresponde al frijol; ante los que su fuente primordial de alimento es el frijol; ante Petén que produce el 27 % del frijol nacional, así como de Jutiapa (13 %), Chiquimula (10 %), Santa Rosa (7 %), Jalapa (6 %), Quiché (5 %), Alta Verapaz (5 %), Huehuetenango (4 %), Guatemala (4 %), Chimaltenango (4 %). Ante los habitantes del país que consumen un promedio de 15 libras de frijol anualmente.

No es solo por el presupuesto que la gente protesta, es por su manera de hacer política y por la falta de espacios democráticos, por los pesos y contrapesos que el Pacto de Corruptos ha vuelto un simple espejismo.

Sus ínfulas de Zar Presidente, envalentonan a quienes terminarán de enfrentarnos más allá de los discursos. Guatemala tiene propuesta y la está gritando en las calles, tiene liderazgos que exigen ser incluidos, tiene pueblos que buscan construir un país donde quepamos todos. Ya basta. Se terminó. Renuncien todos y construyamos un Estado plurinacional.

Diario La Hora
Visión: Realizar un trabajo periodístico que contribuya a la consolidación de la democracia en Guatemala, a partir del periodismo investigativo y de opinión.Misión: Ser un medio de comunicación imparcial, veraz y responsable, dirigido a líderes de opinión con incidencia en los círculos de pensamiento y en el ámbito político guatemalteco.
Artículo anteriorAl mejor estilo de los Corsarios del siglo XVIII
Artículo siguienteLo que no le dirán a la OEA