PSG es humillado y no puede asegurar el título

Kylian Mbappé, del París Saint-Germain, se lamenta tras fallar un tiro ante Lille, en un encuentro de la liga francesa en el que los parisinos fueron goleados. Foto La Hora: AP/Christophe Ena

París
Agencia AP

París Saint-Germain, que necesitaba sólo un empate para coronarse en Francia, terminó humillado ayer, 5-1 ante Lille.

Es la segunda semana consecutiva en que el conjunto parisiense no consigue el resultado que requería para asegurar su octavo título. El fin de semana anterior, debía imponerse en casa sobre Estrasburgo, pero igualó 2-2.

Esta vez, el árbitro invalidó por fuera de juego dos tantos de Kylian Mbappé. Además, el PSG perdió a dos jugadores por lesión y vio expulsado a su delantero español Juan Bernat, todo en una desastrosa primera mitad.

Pero la forma en que el PSG capituló en el complemento, cuando permitió cuatro goles, expuso las debilidades del equipo, particularmente en los tiros libres.

Los defensores visitantes fueron incapaces de contener al delantero Nicolas Pepe, quien hizo el segundo tanto y prodigó la asistencia para el cuarto y el quinto. La labor del marfileño dejó claro que Lille privilegia un trabajo en equipo, desprovisto de egoísmo.

Lille reforzó sus argumentos para terminar en el segundo puesto y para clasificarse automáticamente a la próxima Liga de Campeones.

El público encantó al público local y dejó al cuadro del norte ocho puntos encima de Lyon, que es tercero. Los jugadores formaron un círculo y bailaron jubilosos frente a sus seguidores tras el silbatazo final.

En el PSG, lejos de una fiesta de coronación, había un ambiente de funeral.

Y Mbappé emitió un veredicto severo sobre las falencias de su equipo.

“Ganaremos la liga, pero hay que perder de la manera correcta. No podemos permitir tres, cuatro o cinco goles”, señaló el atacante a la televisión. “No es normal. Tenemos que mostrar más personalidad. Ésa es una de nuestras faltas y debemos corregirla. Cuando jugamos como principiantes… tenemos que perder así”.

Más temprano, Saint-Etienne mantuvo la presión sobre Lyon y Marsella en la carrera por el tercer lugar de la liga francesa, al vencer ayer en casa por 3-0 a Burdeos.

El defensa Mathieu Debuchy anotó dos veces en la segunda mitad, luego que el delantero Wahbi Khazri abrió el marcador desde el punto de penalti a los 56 minutos.

Luce abierta la lucha por el tercer sitio — que otorga un lugar en las rondas clasificatorias para la Champions.

Saint-Etienne está dos puntos delante del quinto clasificado Marsella y tres detrás del tercer sitio Lyon, con seis fechas por disputar tras este fin de semana.

En otros duelos de ayer, el delantero veterano Souleymane Camara anotó a los 78 minutos el tanto del triunfo para que el sexto lugar, Montpellier, venciera 2-1 al Tolosa.

Fue el segundo gol en liga esta temporada para Camara, de 36 años, quien se unió al Montpellier en 2007.

Rennes está décimo, luego de estrellar tres remates en el larguero en un empate como local 0-0 ante el octavo puesto, Niza.

PEPE SE VA
El presidente del Lille, Gerard López, dijo que su máximo anotador, Nicolas Pepe, será vendido la próxima temporada.

Pepe, de 23 años, está entre los delanteros mejor evaluados en Europa y su valor de transferencia está estimado en más de 50 millones de euros (57 millones de dólares).