Protejamos de espantos a nuestros ancianos