Programador sueco detenido en Ecuador defendió a Assange

Los objetos incautados en la residencia ecuatoriana del programador sueco Ola Bini, que fue detenido el 11 de abril de 2019, en el aeropuerto en Quito, Ecuador, cuando se disponía a embarcar en un vuelo hacia Japón. Foto la hora: Procuradoría estatal /Ap.

Por JOSHUA GOODMAN and FRANK BAJAK
CARACAS
Agencia (AP)

Ecuador detuvo a un destacado programador informático sueco, uno de los primeros y ardientes partidarios de WikiLeaks, por una supuesta trama para chantajear al presidente del país, Lenín Moreno, por abandonar a Julian Assange.

Pero los amigos de Ola Bini sostienen que el experto en cifrado está siendo atacado injustamente por su activismo en favor de la privacidad digital.

Bini, de 36 años, fue arrestado el jueves en el aeropuerto de la capital ecuatoriana, Quito, cuando se preparaba para embarcar en un vuelo a Japón. La detención se produjo horas después de que Assange fuese expulsado de la embajada de Ecuador en Londres. Bini tenía al menos 30 dispositivos de almacenamiento electrónico.

Sus abogados dijeron que no se les han notificado los cargos que se le imputan. Según las autoridades, la trama urdida con dos piratas informáticos rusos no identificados que residen en Ecuador incluía la amenaza de publicar documentos comprometidos sobre Moreno mientras este endurecía su postura hacia el activista australiano.

Romo agregó que Bini visitó a Assange en al menos en 12 ocasiones en la embajada en Londres. Además, viajó a Venezuela a principios de este año, casi a la vez que un colaborador cercano del exmentor de Moreno, ahora convertido en archienemigo, Rafael Correa. El expresidente concedió asilo a Assange en 2012 y lideró una campaña alentada por WikiLeaks para exponer una presunta corrupción de Moreno, que incluyó la publicación de dañinos documentos y fotografías personales, entre ellas varias en las que el dirigente aparece comiendo langosta en la cama.

Aunque se desconoce qué grado de relación tenían Bini y Assange, el creador de software sueco defendió el derecho a la libertad de expresión del fundador de WikiLeaks en un blog que mantuvo durante años.
“Cualquier funcionario que haya pedido que Assange sea tratado como un terrorista o como un combatiente enemigo debería considerar seriamente renunciar a su cargo”, escribió en diciembre de 2010.

En ese mismo blog, Bini criticó a Amazon por expulsar a WikiLeaks de sus servidores y a empresas de tarjetas de crédito como PayPal por negarse a procesar pagos dirigidos al cibersitio de filtración de secretos. Además, describió su trabajo en una conferencia sobre WikiLeaks organizada en enero de 2011 por Thoughtworks, la empresa para la que trabajaba entonces, y a la que asistió Daniel Ellsberg, conocido por la revelación de los llamados Papeles del Pentágono.

Experto en comunicaciones seguras, Bini llegó a Quito en 2013 tras su traslado desde la oficina de Thoughtworks una empresa que defiende el activismo social de Chicago a la de Ecuador. Casi al mismo tiempo, comenzó a replantearse sus hábitos en internet y, en un momento dado, abandonó su cuenta de Gmail en favor de otra dirección de correo electrónico albergada en un servidor propio.

Sus amigos y seres queridos describen a Bini como un friki de las computadoras que se siente en su ambiente resolviendo complejos problemas de programación a veces durante días. En el momento de su detención viajaba a Japón, dijo su exesposa Malin Sandell a The Associated Press. Allí iba a participar en un curso de dos semanas sobre jujitsu, uno de las pocas aficiones que se permitía más allá de su absorbente trabajo como desarrollador de código, señaló.

Su novia ecuatoriana dijo que no recordaba que Bini hubiese expresado nunca un fuerte apoyo a Assange pese al hecho de que el fundador de WikiLeaks tenía fuertes vínculos con Suecia y hubiese sido un tema de conversación obvio en el pequeño círculo de creadores de software en la nación sudamericana.

Ramos trabajó con Bini en un proyecto del Centro de Autonomía Digital para crear un protocolo de cifrado de mensajes instantáneos más seguro. El grupo explicó en un comunicado el viernes que Computerworld lo calificó el 6to mejor desarrollador de Suecia en 2010.

El centro es una pequeña ONG en Ecuador y España comprometida con las comunicaciones privadas, seguras y anónimas. Según su cibersitio, colaboró en proyectos conocidos como Enigmail o el navegador de privacidad Tor.

En las horas previas a ir al aeropuerto, Bini publicó un tuit advirtiendo de una “caza de brujas” por parte de las autoridades ecuatorianas tras la salida forzosa de Assange de su embajada. Ahora, esa profecía parece haberse cumplido, dijeron sus amigos.