Primer ministro de Perú: Vizcarra “sigue en ejercicio” como Presidente

Ciudadanos de Perú expresan su rechazo al Congreso de ese país. FOTO LA HORA/AP

MADRID/EUROPA PRESS

El primer ministro de Perú, Vicente Zeballos, ha celebrado hoy la decisión de la hasta ahora vicepresidenta, Mercedes Araoz, de renunciar como presidenta interina, al tiempo que ha subrayado que Martín Vizcarra “sigue en ejercicio” como Presidente, en el marco de la crisis política que sufre el país.

En una entrevista con Canal N, el jefe de Gobierno ha valorado la dimisión de Araoz como un “gesto democrático”. “Creo que hay que saludarlo, no solamente es una actitud con el país, sino de compromiso”, ha dicho, asegurando que tiene “las mejores consideraciones” para ella.

Zeballos ha aprovechado para ratificar que “Vizcarra sigue en ejercicio de sus funciones y no renunciará a su cargo”. “No hay marcha atrás”, ha aseverado, insistiendo en que las elecciones legislativas se celebrarán el próximo 26 de enero.

Sobre los cambios en el Gabinete, ha expresado su “reconocimiento” a su antecesor inmediato, Salvador del Solar, al que ha alabado su “digna decisión” de dimitir después de que, según interpreta el Gobierno, el Congreso retirara la confianza al Ejecutivo.

Sin embargo, ha revelado que Del Solar hizo algunas “observaciones de orden técnico-normativo” sobre la disolución del Parlamento y la convocatoria de elecciones anticipadas. “Es usual en él que tenga un espíritu crítico y es bueno”, se ha limitado a valorar.

Además, el primer ministro ha avanzado que “un número importante de ministros serán ratificados”, intentando mantener la paridad, así como “un perfil concertador, político y claro compromiso social”.

CRISIS POLÍTICA

La crisis política en Perú ha alcanzado un nuevo máximo después de que la semana pasada el Congreso tumbara la reforma constitucional y el consecuente adelanto electoral que buscaba el Gobierno.

Vizcarra respondió el lunes con una maniobra política para, al menos, adelantar la cita con las urnas. Así, Del Solar lanzó una cuestión de confianza con la intención de que fuera rechazada, porque el segundo “no” del Legislativo al Ejecutivo obliga a disolver el Parlamento y convocar a elecciones anticipadas.

Los diputados se negaron a debatir y votar la cuestión de confianza y Vizcarra contraatacó cerrando el Congreso y convocando elecciones anticipadas, al interpretar que sus señorías habían retirado la confianza a su Gabinete. El Parlamento tampoco se quedó atrás e incapacitó al Presidente por “incapacidad moral”, tras lo cual fue sustituido por Araoz.

Araoz estuvo en el cargo apenas 24 horas porque ayer anunció su “renuncia irrevocable”, mientras que el presidente del Congreso, Pedro Olachea, se ha negado a ocupar la vacante de forma interina porque no tiene el apoyo de la Policía y las Fuerzas Armadas, alineados con Vizcarra.

Así las cosas, la Organización de Estados Americanos (OEA) ha emplazado a las partes –Gobierno y Congreso– a someter el conflicto al Tribunal Constitucional para que sea la sede jurisdiccional quien dé la solución.

La reforma constitucional es la piedra angular de la reforma política que Vizcarra prometió al llegar al cargo para acabar con la corrupción que acabó con la Presidencia de Pedro Pablo Kuczynski y que ha salpicado también a los últimos cuatro presidentes y a la líder opositora, Keiko Fujimori, así como al Poder Judicial.