PIDE UNA CIUDADANÍA “OBJETIVA”

Presidente Morales: Nadie es superior a la ley

POR KIMBERLY LÓPEZ
klopez@lahora.com.gt

Ningún funcionario, incluyendo un presidente, es superior a la ley, indicó el presidente Jimmy Morales en su discurso durante la sesión solemne por la celebración de los 33 años de la Constitución Política. El mandatario hizo mención de ciertas figuras y funcionarios que no deben sobreponerse a la ley.

“En Guatemala está establecida la supremacía constitucional, ningún presidente de ningún organismo del Estado es superior a la ley, ningún ministro o secretario es superior a la ley, ningún magistrado de la Corte Suprema de Justicia, Tribunal Supremo Electoral o de la Corte de Constitucionalidad es superior a la ley”, indicó Morales.

Posteriormente el mandatario nombró en su discurso a algunas figuras contra las que se ha manifestado abiertamente.

Ningún fiscal general, procurador de Derechos Humanos, comisionado internacional o embajador es superior a la ley, aseguró, en medio de aplausos de varios congresistas.

Con las personas que ocupan esos cargos, el Presidente ha mostrado descontento y los ha atacado públicamente o mediante acciones. En agosto de 2017 declaró persona “non grata” al comisionado Iván Velásquez.

“Estoy hablando de principios legales y estoy llamando a la unidad porque la ley de Guatemala y sobre todo la Constitución es el pacto social que nos ha unido y que frenó en parte una lucha fratricida, una lucha que nos llevó a uno de los primeros pecados que nos narra la ideología judío cristiana al matarse entre hermanos”, agregó.

Morales lanzó una pregunta: ¿Gobernados y gobernantes, hemos actuado con apego absoluto al derecho?

“El estado de Derecho se construye, no cae del cielo. Se construye con ciudadanos correctos, se construye con instituciones democráticas fuertes que cumplen con su mandato a cabalidad y lo hacen con apego al derecho, con instituciones que no se prestan para favorecer o servir a intereses espurios o contrarios a la ley, con empresarios que promueven el trabajo y pagan salarios dignos, con empresarios que promueven el respeto a las leyes del país especialmente las tributarias. Se construye con una sociedad civil objetiva, participativa y propositiva que se identifica con el desarrollo nacional y que se abstiene de ideologizar los fenómenos sociales, económicos y políticos”, aseguró.