Presidente Electo y ¿los vicios en el proceso?

Pedro Pablo Marroquín

pmarroquin@lahora.com.gt

Esposo, papá, abogado y periodista. ¡Si usted siempre ha querido un mejor país, este es su momento de actuar!

post author

Pedro Pablo Marroquín Pérez
pmarroquin@lahora.com.gt
@ppmp82

El día de ayer el presidente electo, Alejandro Giammattei volvió a repetir que la suspensión del proceso de elección de magistrados para la Corte Suprema de Justicia (CSJ) y Salas de Apelaciones (SdA) es un grave riesgo para que el día de mañana un Presidente o un Congresista, con un amparo, se niegue a entregar el poder. Además, pidió a los magistrados de la CSJ que renuncien y a la Corte de Constitucionalidad (CC) que revoque el amparo provisional.

Pero nunca ha abordado, el señor Giammattei, los vicios que provocaron la interposición de los recursos de amparo y la resolución de la CC y debe saber el futuro gobernante, que no fueron vicios que se dieron “por error” o “desconocimiento” de los magistrados de sala ni de los miembros del Consejo de la Carrera Judicial (CCJ).

¿No habrá algún abogado asesor del Presidente Electo que le pueda explicar estos extremos al futuro mandatario? No es un capricho de la CC ni de quienes acompañan el proceso. Lo que sucedió es que por el desmedido deseo de instalar las Cortes del “nunca más en problemas” y sin control de la justicia, se preocuparon más en elegir a las personas, en pactar los listados, en repartirse las cuotas (chorreados y copetudos operando al unísono) y les valió gorro cumplir las formas porque estaban emborrachados de poder.

Giammattei dijo que el artículo 71 de la Ley del Organismo Judicial (que es tan claro) riñe con el 30 de la Ley de la Carrera Judicial y eso no es cierto, pero será trabajo de algún asesor legal (distinto al que ya lo embaucó) explicarle las razones.

Las declaraciones de Giammattei quizá no resonaran tanto si no habría dado antes su opinión en torno a que el sistema es el problema del país. Dijo en su momento que los investigadores hicieron un buen trabajo, pero que no se resolvieron los problemas de fondo del sistema, lo que quiere decir que se fueron quitando mafias dándole paso a nuevas formas y estructuras porque las reglas que permiten la cooptación siguen intactas.

Y uno de esos elementos, clave además para un correcto desarrollo económico del país, son las Cortes, Salas y Juzgados del país, en otras palabras, el aparato de justicia que es lo que de una forma burda y descarada quieren volver a manosear los que desean regresar al pasado de impunidad, solo que ahora con más garantías y con más personas a las que puedan chantajear para asegurar que no se enderecen nunca.

El Presidente Electo ha adoptado un discurso correcto en muchos aspectos y parece tener un entendimiento más claro del problema, de los retos y de los deseos que tiene para encarar la realidad, pero esta situación me ha dejado pensando puesto que si él dice que no lo financiaron muchos de los que ahora trabajan e invierten para instalar sus cortes, sorprende aún más que no haya algún asesor legal que le diga al Presidente entrante que su postura manda terribles señales.

El ejemplo que él da diciendo que el día de mañana un Presidente se querrá eternizar en el poder, no es viable porque la Constitución lo establece claramente, extremo distinto que pasa con la elección de magistrados. Quizá Giammattei sabe algo que nosotros los mortales no sepamos y puede que le preocupe que Jimmy Morales se crea eso que algunos le dicen, que debe ser él el que permanece en el poder.

El punto Presidente Electo es que, si usted de verdad le quiere entrar al sistema, no lo podrá hacer con un Estado de Derecho controlado por aquellos que desean transitar por las avenidas de impunidad y peor aún, su Gobierno querrá agarrar en una dirección y en realidad tomará otra porque no crea que la cooptación será solo para el poder judicial. Aquí la barrida es pareja.

Presidente Electo, yo lo invito a reflexionar sobre su postura y a pedirle a sus asesores legales que jueguen de abogados del diablo y le armen ahora un escenario distinto al que ha expresado y en función de eso, ratifique o cambie su postura, pero para los que soñamos con una Guatemala distinta, no podemos pensar en que se instalen cortes solo para cumplir con una fecha, cuando hay vicios en el procedimiento que se hicieron adrede para lograr las cortes de impunidad que lo vigilarán en su mandato.