¿Por qué siento algo de optimismo? Y no es por Consuelo Porras

Pedro Pablo Marroquín

pmarroquin@lahora.com.gt

Esposo, papá, abogado y periodista. ¡Si usted siempre ha querido un mejor país, este es su momento de actuar!

post author

Pedro Pablo Marroquín Pérez
@ppmp82

En estos tiempos complicados quizá es más fácil encontrar motivos para dejarnos caer que para levantarnos. Habemos algunos afortunados a los que no nos ha faltado un solo tiempo de comida y por ahora no hay temas de salud que lamentar, pero cuando existen familias que dependen de lo que uno haga, hay que redoblar los esfuerzos para asegurarnos no fallarles. Sin duda alguna los impactos económicos están siendo importantes y debemos trabajar más. Hay mucha gente que la está pasando verdaderamente mal y por eso debemos poder enderezar el rumbo cuando antes.

Siento que el hecho de que los semáforos no sean definitivos es importante porque significa que están escuchando a diversos sectores de la sociedad y en función de eso se irán tomando decisiones. El martes dijo la Ministra de Salud que esperaban para esta semana empezar a dar los datos en función del sistema y hacerlo nos permitirá tener mejores nociones y poder hacer los ajustes necesarios.

Claro está que sigue habiendo enormes retos en torno al sustento que tengan el sistema de alertas. Será fundamental desde la data que se use para la referencia poblacional (el CENSO de Morales fue una Moraleja), hasta la capacidad que se tenga para conseguir y procesar pruebas, no digamos la necesidad que hay de armar un “ejército” de gente para hacer el tracto epidemiológico.

Sabedores que no tendremos la capacidad suficiente en los hospitales, el trabajar en los kits de atención temprana (no es preventivo ni para tomar al gusto del paciente) puede ayudar a evitar el rebalse y/o colapso total de los hospitales.

Experiencias revelan que los pacientes que no toman acción temprana, necesitan de hospital o llegan a los nosocomios en muy malas condiciones, versus muchos pacientes que han sido tratado desde un inicio y que han podido pasar la enfermedad en casa aunque pasen días en que sienten que no dan más. Los hoteles para los que no pueden aislarse, siguen siendo claves.

Será un enorme reto que la compra de esas medicinas no vaya a ser más sobra que obra y en eso, el Ministerio de Salud debe redoblar esfuerzos para garantizar transparencia porque ya sabemos que en eso de las medicinas hay un mundo oscuro que tanto nos ha afectado en el país. El Ministerio ha debido explicar lo de las pruebas de antígeno y no tomó la iniciativa para explicar las suspicacias generadas.

El miércoles Francisco Coma dijo que se esfuerzan por lograr 500 camas más. Se sabe que no es fácil hacer en meses lo que no hemos hecho en décadas y lo que no hizo Hugo Monroy al principio, pero guardo la esperanza que logren aumentar lo más que puedan la capacidad hospitalaria; como no serán miles más lo que logren, los kits y el hecho que la gente consulte cuando se sienta mal, se vuelve indispensable.

Da esperanza saber que hay grupos del sector privado que están invirtiendo para aumentar la capacidad de hacer pruebas PCR a precios muchísimo más accesibles y con resultado que se esperan en mucho menos tiempo, porque eso también ayude en los planes de reactivación que necesitamos echar a andar. Se pueden diseñar estrategias en diversos sectores sabiendo que hay capacidad de hacer más pruebas.

¿Falta mucho? Sin duda alguna y los efectos en términos de salud, economía y lo social aún los experimentaremos por los próximos meses, pero me da la sensación que se puede ver luz al final del túnel. Los ciudadanos debemos hacer nuestra parte y debemos tomar más conciencia que si nos cuidamos, tenemos menos chance de enfermarnos y enfermar a terceros. Ya llevamos 1,350 fallecidos y debemos lograr que ese número sea lo más bajo posible.

Y qué diera yo porque Consuelo Porras nos diera un poco de esperanza y pasara de ser la fiscal de los comunicados que dicen mucho pero que no hacen nada, a convertirse de verdad en defensora del poco Estado de Derecho que nos queda.

Si queremos que la pandemia no sea fuente de negocios de los que siempre andan viendo cómo meten gol, necesitamos un MP que deje de ser leve con las mafias que nos quieren complicar aún más la recuperada durante y después del COVID.

Diario La Hora
Visión: Realizar un trabajo periodístico que contribuya a la consolidación de la democracia en Guatemala, a partir del periodismo investigativo y de opinión.Misión: Ser un medio de comunicación imparcial, veraz y responsable, dirigido a líderes de opinión con incidencia en los círculos de pensamiento y en el ámbito político guatemalteco.
Artículo anteriorEl nuevo Arzobispo ha sido nombrado por el Santo Padre
Artículo siguienteEl escalonamiento de horarios