POR CASO TIGO

Por motivos de “salud”, Galdámez no asiste a citación

El diputado Estuardo Galdámez volvió a excusarse de asistir a presentar pruebas de descargo. Foto La Hora

or: Cristian Velix
cvelix@lahora.com.gt

El diputado Estuardo Galdámez, nuevamente, no se presentó a la Sala Segunda de Mayor Riesgo para entregar sus pruebas de descargo, por la solicitud de retiro de antejuicio que pesa en su contra por el Caso Tigo.

El congresista interpuso una excusa, con certificado médico, para no asistir a la citación, indicando que padecía de un virus en la sangre y que era necesario que guardara reposo por 72 horas. Esta es la segunda ocasión que el parlamentario no comparece a una audiencia de este tipo.

Anteriormente, el legislador, en la primera fecha en la que se requirió su presencia en la judicatura, no acudió, porque tenía, según otra excusa presentada por él, problemas estomacales.

De momento, no se ha señalado una nueva fecha para que el diputado asista con sus pruebas para poder desvirtuar los señalamientos vertidos en su contra por la Fiscalía Especial Contra la Impunidad (FECI) y la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG).

TRES DIPUTADOS YA SE PRESENTARON A CITACIONES

De momento, tres congresistas ya asistieron a entregar sus pruebas de descargo por este mismo expediente judicial, siendo ellos Juan José Porras, Haroldo Quej y Gustavo Medrano, quien compareció ayer ante el juez pesquisidor Mynor Oxom, integrante de la Sala Primera de Mayor Riesgo.

De momento, tanto las solicitudes de levantamiento de inmunidad de Porras y Quej se encuentran bajo análisis por los magistrados Néctor de León y Elisa Pellecer, respectivamente, quienes deberán elaborar un informe en el que indiquen si recomiendan o no retirarles la inmunidad, y será la Corte Suprema de Justicia (CSJ) la que determina si finalmente pierden ese derecho.

INVESTIGACIÓN

Las pesquisas explican que Galdámez y otros diputados recibieron sobornos a cambio de aprobar determinadas leyes en el Congreso de la República, entre ellas una que benefició a la empresa Tigo, la cual, según las averiguaciones, entregó coimas.

En ese contexto, las investigaciones detallan que esos pagos eran enviados por la exvicepresidenta, Roxana Baldetti, y que los mismos se entregaban cada dos meses por una cantidad de Q50 mil.