Piqué califica temporada como “notable” con opción de ser “excelente”

Barcelona
DPA

El defensa del Barcelona Gerard Piqué calificó hoy la temporada como “notable” con la conquista de la Liga Española y matizó que será “excelente” si el domingo conquista la Copa del Rey ante el Sevilla.

Piqué sólo lamentó la eliminación en la Liga de Campeones. “Si ganamos la Copa tocaríamos el excelente. El Barça debe ganar la Liga cada año y, si puede, la Copa. Sé que la gente quiere la Champions, pero…”, declaró en rueda de prensa.

Así, reconoció que su peor momento de la temporada fue caer ante el Atlético de Madrid en los cuartos de final de la Liga de Campeones. “No se puede tener todo en la vida”, dijo al respecto.

Piqué habló de las diferencias entre Barcelona y Real Madrid. “Igual ellos ganan más que nosotros después. Ahora lo somos nosotros. Al final, la diferencia es el talento de los jugadores y su competitividad. En los últimos años aquí se ha reunido mucho talento, de casa y de fuera”, comentó.

Sobre la final de Copa ante el Sevilla, habló de “equipos parecidos” y explicó: “Hemos respetado nuestra forma de jugar, fieles a nuestros estilos. Se verá una final parecida a la de la Supercopa de Europa, aunque llegamos los dos equipos con muchos partidos”.

Piqué también tuvo palabras de elogio para el Sevilla. “Tienen jugadores de talento, variantes, pueden jugar de varias maneras. Hablo con Rakitic (ex futbolista del Sevilla y actualmente en el Barcelona) y dice que Emery es un obsesivo con jugadas de estrategia, por ejemplo”, relató.

NO SE PERMITIRÁN BANDERAS INDEPENDENTISTAS EN FINAL DE COPA DEL REY

La Policía española no permitirá la entrada de banderas independentistas en la final de la Copa del Rey que el domingo disputarán Barcelona y Sevilla en el estadio Vicente Calderón de Madrid.

El Gobierno español recordó hoy que los asistentes no podrán introducir en el campo las llamadas “banderas esteladas”, vinculadas a la reivindicación independentista catalana, al no estar permitido por la Ley del Deporte.

Así se acordó en una reunión celebrada en Madrid para ultimar el dispositivo de seguridad de la final, un encuentro al que acudieron representantes de la Delegación del Gobierno, la Policía Nacional y Municipal, los servicios de atención médica, la Casa Real, la Presidencia del Gobierno, la Federación Española de Fútbol y miembros de los dos clubes participantes en el partido.

En la anterior final, disputada entre Barcelona y Athletic de Bilbao, se pudieron ver miles de “esteladas” en el estadio Mestalla de Valencia, algo que ahora quiere evitar el Gobierno español.

La Delegada del Gobierno en Madrid, Concepción Dancausa, argumentó que el fútbol “no debe ser un escenario de lucha política” y por ello informó que se cacheará uno por uno a todos los aficionados de Barcelona y Sevilla.

Además, los seguidores deberán pasar por unos arcos de seguridad instalados en el acceso al propio campo del Atlético de Madrid.

La final de Copa está considerada como un partido de alto riesgo y 54.907 aficionados llenarán el estadio Vicente Calderón.