DOCUMENTO APARECIÓ EN 1999

Piden justicia por víctimas del Diario Militar

Por Denis Aguilar
daguilar@lahora.com.gt

Familiares de víctimas del Diario Militar pidieron hoy al Estado guatemalteco justicia por los casos de secuestros y desapariciones forzadas que fueron registrados en ese documento, a 20 años de su aparición.

Kate Doyle, investigadora del National Security Archive de Estados Unidos, quien dio a conocer la existencia del Diario Militar, indicó que dicho documento es una crónica de las desapariciones forzadas durante el Ggobierno de Óscar Humberto Mejía Víctores (1983-1986).

“Es un documento, una prueba, una crónica de operativos de inteligencia militar. Era una evidencia de una política del Estado del uso de la desaparición forzada como un instrumento de represión”, aseguró la experta, agregando que Estados Unidos tenía conocimiento de dicha política en ese entonces.

Doyle añadió que este tipo de documentos son importantes para la reparación, la justicia y los Derechos Humanos.

El abogado guatemalteco Edgar Pérez, del Bufete Jurídico de Derechos Humanos, indicó que el caso de la aparición del Diario Militar es de conocimiento del Ministerio Público desde 1999.

Pérez expresó que con la creación de la Fiscalía de Derechos Humanos se inició una investigación exhaustiva; actualmente el caso está bajo reserva y no se conocen quienes son los acusados en este caso.

Pérez añadió que 40 personas que aparecen en el Diario Militar sobrevivieron a los atentados en su contra; posteriormente, familiares indicaron que 19 murieron tras la aparición del documento.

Asimismo, Pérez dijo que el caso está judicializado, que hay un juez contralor, además de una exhaustiva investigación, pero el caso aún está bajo reserva. Sin embargo, dijo que han existido acciones judiciales que han retrasado el caso.

El Diario Militar da fe de las desapariciones que sufrieron víctimas del Conflicto Armado Interno, aseguraron familiares en un comunicado, detallando que se trata de casos de hace 35 años. Indicaron que esto es una evidencia de la política represiva del Estado en aquel entonces.

“El clamor de los familiares de las víctimas no ha cesado en ningún momento a lo largo de 35 años que llevamos buscando y exigiendo justicia; la historia reciente de Guatemala ha sido testigo de nuestras peticiones, nuestros gritos de justicia y los llantos desesperados de madres al no tener respuesta del paradero de sus hijos”, señalaron.

Ante esa situación, los familiares de las víctimas pidieron al Estado que se concluya la investigación por este caso y que se lleve a los tribunales a los responsables, así como la búsqueda de los restos de sus familiares. También le exigieron al Estado abstenerse de conocer o impulsar leyes que otorguen amnistías por violaciones a los derechos humanos.