Pese a jugar sin sus estrellas, Ravens eliminan a Steelers

Isaiah Buggs, tackle defensivo de los Steelers de Pittsburgh, se marcha del terreno tras la derrota ante los Ravens de Washington. FOTO LA HORA: AP/GAIL BURTON

BALTIMORE
AP

Bajo un inclemente aguacero, sin alinear a sus mejores jugadores y con muy poco que ganar o perder, los Ravens de Baltimore se basaron en una sólida actuación defensiva para derrotar ayer 28-10 a los Steelers de Pittsburgh, con lo que llegaron a 12 triunfos en fila.

“Esto le pone un signo de admiración a una excelente temporada”, recalcó el entrenador de Baltimore, John Harbaugh.

El primer touchdown de Baltimore siguió a un balón que soltó Devlin Hodges, quarterback novato de Pittsburgh, quien generó poco y nada al ataque durante un partido que revestía mucha mayor relevancia para Pittsburgh (8-8) que para los Ravens (14-2).

Baltimore anotó también gracias a sus equipos especiales, cuando el pateador de despeje de los Steelers, Jordan Berry, no pudo controlar el balón mojado. Jordan Richards recuperó el balón suelto para un touchdown.

Quince segundos después, los Ravens consiguieron un safety, debido a que los árbitros determinaron que Hodges no se había deshecho del balón de una forma reglamentaria en su propia zona de anotación.

Baltimore había asegurado ya el primer puesto de la Conferencia Americana para los playoffs, de modo que Harbaugh colocó a siete titulares en la lista de inactivos, incluido el quarterback Lamar Jackson, el corredor Mark Ingram _quien arrastra una lesión de pantorrilla_, el guard Marshal Yanda y el safety Earl Thomas.

Los siete ausentes, seis de los cuales fueron elegidos para el Pro Bowl, deben regresar a la actividad durante el fin de semana del 11 y 12 de enero, cuando Baltimore comience su postemporada tras descansar en la primera ronda.

Pittsburgh llegó al partido necesitado de ayuda para convertirse en el séptimo equipo en clasificarse a los playoffs tras un comienzo con foja de 0-3 desde 1970.

El camino más directo para que Pittsburgh avanzara consistía en vencer a Baltimore y en que Tennessee cayera ante Houston. Pero los Titans ganaron por 35-14 y se apoderaron del boleto de comodín en la Conferencia Americana.

“Obviamente, ésta no fue la actuación que queríamos hoy”, reconoció el entrenador Mike Tomlin. “Fue simplemente decepcionante, pero tuvimos muchas decepciones en esta temporada”.