Perú inicia exigencia de visa y pasaporte a venezolanos

Migrantes venezolanos caminan por la Carretera Panamericana frente a una oficina de inmigración en un intento de cruzar de Ecuador a Perú momentos después de que entraron en vigor los requisitos de entrada más estrictos, en Tumbes, Perú. Foto la hora: Martín Mejía/AP.

AGUAS VERDES, Perú
Agencia (AP)

Decenas de policías antimotines con cascos y escudos, así como autos policiales con sirenas sonando, comenzaron a resguardar estrictamente la frontera con Ecuador desde la madrugada de hoy, a fin de permitir únicamente el ingreso de migrantes venezolanos que posean pasaporte y visa humanitaria, en cumplimiento de una nueva ley.

Las autoridades migratorias también se mantenían alertas en sus 30 puestos de atención para cumplir la nueva norma rigurosa, pese a la llegada de decenas de autos y varios autobuses con venezolanos que habían partido de su país en una travesía de casi una semana, cruzando Colombia y Ecuador.

Minutos antes, la venezolana Stephanía Robles, de 30 años, cargando a su hijo de cinco, fueron algunos de los últimos migrantes en ingresar portando únicamente su cédula de identidad.

“(Vine a) buscar una mejor vida, mi esposo se encuentra en Perú, en la ciudad de Trujillo. Mis hermanas están en Lima. Me sentía un poco mal al no poder pasar, pero ahora que lo logré me siento más contenta”, dijo a The Associated Press al cruzar la frontera.

El presidente peruano, Martín Vizcarra, dijo el jueves que la nueva norma migratoria buscará “tener un mayor control” sobre los migrantes que ingresen a Perú.

Los venezolanos que intenten entrar desde ahora a Perú deben portar la visa humanitaria, la cual debe ser tramitada antes en los consulados peruanos en Venezuela, Colombia y Ecuador.

De acuerdo con las autoridades ecuatorianas, unos 7,000 venezolanos se dirigían por tierra el viernes hacia la frontera con Perú. Organizaciones humanitarias contrataron 16 autobuses que en cuanto se llenan salen con destino a la población ecuatoriana de Huaquillas, en la frontera con la ciudad peruana de Aguas Verdes.

Perú abrió sus puertas a los migrantes venezolanos desde 2016, durante la gestión del entonces presidente Pedro Pablo Kuczynski. La posición peruana se fue endureciendo conforme los venezolanos llegaban en cantidades cada vez mayores, sumado al cambio de gobierno en 2018, tras la renuncia de Kuczysnki por un escándalo político.

Amnistía Internacional ha calificado de “ineficientes” las nuevas reglas de ingreso porque es casi imposible conseguir pasaportes en Venezuela, mientras que la Iglesia Católica peruana pidió a Vizcarra que el país continúe “dando muestras de solidaridad”. En Lima, los venezolanos prefieren guardar silencio.

Después de Colombia, Perú es el segundo país que recibe más migrantes venezolanos. Alberga más de 820,000 venezolanos que han ingresado desde 2016, según datos de la agencia peruana de migraciones.