EN MEDIO DE PRESIONES Y PROTESTAS SOCIALES

Pérez Molina insiste en que no dejará el cargo

POR MANUEL RODRÍGUEZ
mrodriguez@lahora.com.gt

Pese a las marchas pacíficas, plantones, pintas y oraciones en el último mes para exigir la renuncia del presidente Otto Pérez Molina, cuyo gobierno enfrenta una presión popular por el descubrimiento de mafias corruptas en el Estado, el mandatario de nuevo hoy, aseguró que no renunciará y la Presidencia será entregada el próximo 14 de enero de 2016, amparándose según el funcionario, en lo que establece la Constitución Política de la República.

“Ya lo he dicho. Hay un mandato constitucional y es una responsabilidad y una obligación entregar el cargo en enero de 2016. Hay también un proceso electoral que abre la oportunidad a los guatemaltecos de elegir a su candidato en las urnas. Sé que ha habido protestas y personas que piden que no hayan elecciones, pero los órganos jurisdiccionales deben cumplir con la Constitución y el Tribunal Supremo Electoral ya hizo la convocatoria y fijó fechas”, dijo Pérez Molina.

Asimismo, enfatizó en que lo que le corresponde a los guatemaltecos “es cumplir y hacer cumplir la Constitución”.

En caso de la dimisión del Presidente, el Artículo 189 de la Constitución indica que su sustituto deberá ser el Vicepresidente y para su cargo se repetirá el proceso señalado en el Artículo 192, que establece los lineamientos para la elección de un nuevo vicemandatario.

POLÍGRAFO EN SAT

En otro tema, Pérez Molina anunció que a solicitud del Gobierno, personal técnico calificado del Departamento de Estado de Estados Unidos, efectuará pruebas de polígrafo a los funcionarios de la Superintendencia de Administración Tributaria (SAT) para determinar su confiabilidad, luego que una investigación permitiera la desarticulación de la estructura de defraudación aduanera “La Línea”, en abril pasado.

Esto luego de participar en una reunión con el Embajador de los Estados Unidos en Guatemala, Todd Robinson; y el ministro de Finanzas, Dorval Carías; en la Casa Presidencial.

Cuando se le cuestionó al jefe del Ejecutivo si él estaría dispuesto a pasar por una de esas pruebas, respondió: “No tenemos nada que esconder, aquí estamos más que abiertos y sometidos a una serie de pruebas”.

Robinson señaló que el gobierno de su país ayudará a crear condiciones más transparentes contra la corrupción porque “es algo que demanda la población guatemalteca”.