La PDH realizó una verificación de la situación en el Hospital General San Juan de Dios donde la cifra de pacientes con Covid-19 es alta. Foto La Hora/PDH

La Procuraduría de los Derechos Humanos (PDH), por medio de la defensora de la Salud, Zulma Calderón, realizó una supervisión en el área del Centro de Atención de Pacientes con Enfermedades Respiratorias (Capere) del Hospital General San Juan de Dios, en donde pudo constatar las carencias que enfrentan debido al aumento de pacientes con Covid-19.

Entre los hallazgos expuestos por la PDH destaca que la ocupación del Centro sobrepasa el 100 %.

La unidad Capere I tiene la capacidad de 20 camas, sin embargo, atiende a 60 pacientes en la actualidad.

El servicio funciona en parte de la infraestructura que corresponde en el área de emergencia, dividida con tablas de los pacientes que no tienen este padecimiento.



Los pacientes en dicha unidad son ingresados en sillas, camillas y bancas, señaló la PDH.

Todas las personas a las que se les brinda atención en la unidad de Capere I, se encuentran en condición delicada, 18 de estos están ventilados y el resto son dependientes de oxígeno.

TRES MÉDICOS DE TURNO A CARGA DE 20 PACIENTES CADA UNO

Según Calderón, la unidad cuenta con tres médicos de turno, quienes se encuentran a cargo de 20 pacientes cada uno. Solamente está asignado un terapista respiratorio para la atención de los 60 pacientes de intensivo.

El personal médico realiza turnos de 24 horas en este servicio.

La PDH describió las dificultades que están enfrentando los pacientes en ese hospital. Foto La Hora/PDH

SIN TOMAS DE OXÍGENO SUFICIENTES

La PDH además detectó que hacen falta tomas de ventiladores, monitores y tomas de infusión, asimismo, el personal de mantenimiento no ingresa a las áreas Covid-19 por lo que existen tomas de oxígeno que no están funcionando como corresponden.

MÉDICOS DEBEN DAR LA INFORMACIÓN DE PACIENTES

Por otro lado, debido a las deficiencias en el servicio, el personal de atención al usuario no ingresa al área de pacientes positivos para la enfermedad de coronavirus, por lo que se recarga a los doctores la tarea de trasladar información de la evolución de los pacientes a los familiares.



FAMILIARES DEBEN COMPRAR MEDICAMENTO

Asimismo, la PDH denunció falta de medicamento en la unidad, ya que están desabastecidos de Tocilizumab y el Remdesivir es limitado, por lo que se está escogiendo a los pacientes con mejor pronóstico para aplicarlo, ya que no se cuenta con suficiente en existencia.

No se cuenta con Propofol y Vencuronio. El abastecimiento de Fentanyl y midazolam no es sostenido, aseguró Calderón.

Además, el hospital cuenta con área de atención de hemodiálisis, sin embargo, solo tienen dos máquinas para realizarlas. UNAERC remite a todos los pacientes positivos a coronavirus a este centro asistencial y es en este servicio que se están realizando.

En este sentido se informó que son los familiares los que están comprando el medicamento denominado Tocilizumab y están gastando entre Q10 mil y Q14 mil por el tratamiento.

Por falta de reactivos no se están realizando laboratorios de Procalcitonina y Ferritina. Solamente en este servicio durante el 2021 han fallecido 442 pacientes de enero a la fecha.

Lourdes Arana
Periodista profesional, apasionada con transmitir la noticia de primera mano; enfocada en trasladar la información veraz, puntual y objetiva. Guatemalteca consciente de aplicar valores y principios que ayuden al progreso y desarrollo del país.
Artículo anteriorDurante el viernes se registraron 3,787 nuevos casos de Covid-19
Artículo siguiente¿Cuál plataforma prefiere?: Google Meet, Zoom o Microsoft Teams