Padre que abogó por capturados, insiste en que no son narcotraficantes

22 elementos entre militares y agentes antinarcóticos que habían sido retenidos en aldea El Sompopero. Foto: PNC

POR ADRIÁN SOTO
asoto@lahora.com.gt

Este día, a través de una publicación en la red social Twitter, el Padre Edgar Aguirre, párroco de la Comunidad de Nueva Concepción escribió: “15 trabajadores de una finca azucarera fueron detenidos el 22 de diciembre ¿cuál fue su delito?”, además, tras ser consultado remarcó que cree en la inocencia de las personas señaladas.

El párroco a través de la publicación justificó: “acudir a ver una avioneta que cayó cerca de ellos. Curiosamente al momento del impacto ya había soldados y policías en el lugar. Cómo párroco de los detenidos exijo su liberación”, se lee en la publicación.

Además, dijo que “Es inhumano que personas humildes y trabajadoras estén lejos de sus familias injustamente. La práctica de los avionetazos en Reu debe ser investigada, ya que no es la primera vez que esto sucede”.

Puede leer: En algo inusual, la PNC reporta captura de 15 por avión con droga

ESTO DIJO A LA HORA

Ante ello, fue consultado por La Hora respecto a las personas que defiende en su publicación, a lo cual respondió que las personas detenidas no son narcotraficantes.

“Los capturados son gente de Nueva Concepción, en donde yo estoy. Yo conozco a uno de ellos, trabajó conmigo en la parroquia, lo conozco muy bien y sé que es una buena persona y él es operador de máquinas cortadoras de caña”, dijo.

Agregó que familiares de uno de los trabajadores lo buscaron, indicándoles que la persona estaba desaparecida y acudieron al ingenio para el que labora la persona referida y les indicaron que estaban detenidos, pero que contaban con una abogada para su defensa.

El padre señaló que según tuvo conocimiento, las personas trabajaban en el corte de caña cuando la avioneta cayó y ellos se dirigieron al lugar a ver qué ocurría, en donde fueron detenidos por las autoridades.

De acuerdo con el Padre Edgar, mañana serían escuchados por un Juez, aunque desconoce en qué tribunal y a qué hora está programada la audiencia. Además, añadió que es necesario escuchar la versión de las personas detenidas sobre lo ocurrido.

El Padre cuestionó el destino de la tripulación de la avioneta y señaló que el tema es confuso y hay muchos misterios con relación a lo ocurrido. En ese sentido, sostuvo que las personas llegaron por curiosidad al lugar e insistió en que no son narcotraficantes. “Yo creo en la inocencia de esas personas”, dijo.

LO OCURRIDO

El 22 de diciembre, autoridades reportaron el hallazgo de 510 kilos de cocaína que incautó la Policía Nacional Civil en un trabajo coordinado con el Ejército de Guatemala, luego de ser descubierta una narcoavioneta de bandera mexicana en uno de sus costados, que aterrizó en Manchón Guamuchal, Champerico, Retalhuleu, detectada por los radares del Ministerio de la Defensa Nacional.

La droga incautada fue trasladada al hangar del Comando Aéreo del Sur, donde Agentes del Comando de Operaciones Antinarcóticas de la Subdirección General de Análisis de Información Antinarcótica (SGAIA), realizaron prueba de campo con resultado presuntivo positivo para cocaína. Por tal motivo, el Ministerio Público embaló lo incautado, además, 16 teléfonos celulares y dos posibles bitácoras de la aeronave, mismas que serán analizadas para continuar con las investigaciones.

En el lugar se procedió a la aprehensión de 15 personas guatemaltecos quienes se encontraban custodiaban dicho cargamentos siendo identificados como: Erwin Amílcar Orellana Trujillo, 40 años; Elmer Adin Argueta Santiago, 44 años; Roilan Miguel Gómez González, 19 años; Julio Estuardo Palencia Ramírez, 42 años; Sergio Estuardo Mazariegos García, 32 años; Luis Fernando Chojon Guzmán, 22 años; Henry Emilio Carrera Hernández, 29 años; Edgar Eliseo Lara Cotero, 28 años; Miguel Ángel González Polanco, 45 años; Óscar Esaú Chinchilla Farfán, 36 años; Jordy Ronaldo González Ramírez, 22 años; Wester Macquiver Rodas Agustín, 28 años; Wilmar Wotzbeli de la Roca López, 24 años; Elmer Estrada Barco, 43 y Carlos Evaristo Caal León, de 22 años.