Miles de guatemaltecos seguirán percibiendo los efectos colaterales de la pandemia en sus hogares e ingresos. Foto La Hora/Christian Gutiérrez

Por Grecia Ortíz
gortiz@lahora.com.gt

Mientras multimillonarios alrededor del mundo han recuperado el nivel de su fortuna que tenían previo a la pandemia en tan solo nueve meses, la recuperación para las personas en mayor situación de pobreza podría tardar más de una década, según explica Oxfam en su informe: “El virus de la desigualdad”.

En un comunicado, en el cual detallan los principales resultados del informe, citan estimaciones para Guatemala realizadas por el Instituto Centroamericano de Estudios Fiscales (ICEFI), en el cual explican que por el contexto del Covid-19, más de 1,236,000 de personas se sumarían a las 8.5 millones que vivían en condiciones de pobreza antes de la emergencia y cerca de 110,000 se desplazarían de condiciones de pobreza no extrema a pobreza extrema.

En ese orden, Oxfam menciona que en Guatemala la pandemia no sólo ha develado las graves limitaciones del sistema de salud, sino las condiciones que han hecho que la población sufra de forma desigual la pandemia, dependiendo del sexo, etnia, área geográfica e ingresos.

La pobreza impulsa a varias personas de distintas comunidades del país a migrar: La Hora/Christian Gutiérrez

A la vez, remarcan que mientras muchas empresas se han mantenido a su ritmo normal, sin interrumpir por las cuarentenas, los trabajadores del sector informal, así como las trabajadoras de cuidado han cargado con la peor parte de la crisis.

“En cuanto a la pérdida de vidas, el altamente privatizado sistema de salud y el precario acceso a servicios médicos para la mayoría, ha tenido como consecuencias que ni siquiera se ha logrado aumentar la mortalidad real producida por Covid-19”, mencionan.

Para lo anterior citan datos del Registro Nacional de las Personas (Renap), que reportó 12,575 defunciones, más de lo esperado para 2020, haciendo énfasis que en fallecimientos por Covid-19, en comparación a lo registrado por el sistema de salud, evidencia la existencia de víctimas no registradas.

NO DEJE DE LEER: Sires y Torres respaldan a Biden para abordar la migración en Centroamérica

EMPLEOS PERDIDOS, FORMALES COMO INFORMALES, LLEGARÍAN A MÁS DE 300 MIL

En cuanto a la pérdida de empleos, Oxfam estima que, si el mercado laboral se compone en un 70% del empleo informal, el total de empleos perdidos llegaría a ser de más de 300 mil, entre el sector formal e informal.

Lo anterior, a la vez tiene un efecto directo en el incremento de la pobreza.

Oxfam remarca que una proyección de pobreza y pobreza extrema tras el Covid-19, muestra que los niveles de pobreza oscilan de 80-100% en la Franja Transversal del Norte, y de pobreza extrema de 40-60% o hasta un 80% de la población.

“Cabe recordar que es el área del país con mayor porcentaje no solo de pobreza (extrema) sino también de población indígena. Estas alarmantes cifras sin tomar en cuenta el impacto social y económico tras el paso de las tormentas Eta e Iota”, destacaron.

Sea en la formalidad o informalidad, los empleos en Guatemala se vieron afectados por la pandemia. Foto La Hora/José Orozco

ASEGURAN QUE LOS SECTORES EXCLUIDOS HAN CARGADO CON LA CRISIS

En el caso de la desnutrición aguda, mencionan que se incrementó en 80% entre 2019 y 2020, dado que el Sistema de Información Nacional de Seguridad Alimentaria y Nutricional de Guatemala muestra que la DA creció de 15,395 niños y niñas en 2019 a 27,913 en 2020, aumentando así dramáticamente el grupo de niñez temprana que ni siquiera puede acceder a la alimentación básica.

En ese contexto, añaden que además de estos impactos se suman los del sector educativo que experimentó un rezago en la calidad y bajo rendimiento académico derivado de la emergencia provocada por el virus.

“En conclusión todos los sectores excluidos -mujeres, pueblos indígenas, población pobre -han cargado con la crisis, mientras las empresas grandes siguieron básicamente como siempre. Por tanto, la actual crisis ha puesto al descubierto nuestra fragilidad colectiva, así como la incapacidad de nuestra economía”, afirmaron.

LEA: ¿De qué depende el crecimiento económico en 2021? Presidente del Banguat explica

DESIGUALDAD NO ES INEVITABLE, SINO UNA ELECCIÓN POLÍTICA

Gabriela Bucher, directora ejecutiva de Oxfam Internacional, afirmó que la desigualdad no es inevitable, sino una mera elección política.

“Los Gobiernos de todo el mundo deben aprovechar esta oportunidad para construir economías más equitativas e inclusivas que sirvan para proteger al planeta y poner fin a la pobreza. Estas medidas no deben ser soluciones temporales que se aplican solo durante situaciones desesperadas, sino una nueva normalidad que nuestros modelos económicos están verdaderamente al servicio de todas las personas y no solo de una minoría privilegiada”, manifestó.

De acuerdo con Oxfam su informe “El virus de la desigualdad”, muestra cómo el sistema económico fallido permite que una élite súper rica continúe acumulando riqueza en medio de la mayor crisis económica desde la Gran depresión, mientras millones de personas se enfrentan a grandes dificultades para salir adelante.

Foto ilustrativa: Según la entidad, la pobreza en Guatemala aumentará a causa de los efectos colaterales del Covid-19. Foto La Hora