Optimismo, siempre, triunfalismo, ni cerca

Pedro Pablo Marroquín

pmarroquin@lahora.com.gt

Esposo, papá, abogado y periodista. ¡Si usted siempre ha querido un mejor país, este es su momento de actuar!

post author

Pedro Pablo Marroquín Pérez
pmarroquin@lahora.com.gt
@ppmp82

Si uno en la vida no tiene el optimismo que es necesario, cualquier adversidad que se enfrenta se siente como una montaña inalcanzable y peor aún si a lo que nos enfrentamos es a una pandemia que ha puesto de rodillas hasta los servicios de salud del primer mundo, ha fragmentado sociedades, golpeado economías y ha borrado, por ahora, la vida como la conocíamos.

Claro está que en algunos casos en esos países de primer mundo, se actuó con demasiada irresponsabilidad gubernamental y social, ya que la gente no le dio la importancia que ameritaba el tema y hoy se pagan las consecuencias.

Ayer, CNN publicó un reportaje respecto a la baja mortalidad en Alemania a pesar de la cantidad de casos que tienen. Se expresan una serie de alternativas (el aprendizaje está siendo en vivo, entonces hace falta más data) pero una de ellas es que han podido identificar a los asintomáticos a tiempo y eso les ha permitido tomar decisiones, además de la solidez de sus sistema de salud y una mejor atención al paciente por cada 1 mil habitantes.

El día martes expresé que al presidente Alejandro Giammattei le había tocado enfrentar la peor situación posible para un mandatario y que sin duda las decisiones que le tocan tomar no son sencillas.

Y tras escucharlo ayer en la conferencia en la que acertadamente informaron que iban a dar refacción escolar a los niños que no están asistiendo a la escuela, me quedó un enorme sentido de preocupación porque considero que a nuestro mandatario le está faltando un poco de tacto con la realidad.

Giammattei expresó de forma textual: “Yo le pido a Dios sinceramente, que sigamos así. Que estas medidas de contención que hemos dado, que estas medidas que nos han hecho cerrar escuelas, paralizar transporte, cerrar empresas sean para que podamos, junto con la bendición de Dios, detener esta enfermedad en este país.”.

“Mientras otros países vecinos nuestros, sus casos crecen por cientos todos los días, nosotros crecemos pero en gente aislada con un sistema que ha funcionado hasta la fecha muy bien. Al día de hoy tenemos más de 1,200 personas encuarentenadas, registradas a quienes les llevamos el récord diario y cada vez que estas personas, hoy nos dieron tres casos positivos, nosotros sabíamos dónde estaban, quienes eran, presentaron síntomas, les hicimos las muestras y las llevamos al hospital, no estuvieron en contacto con gente.”.

Nosotros solo crecemos en personas en cuarentena porque no tenemos la capacidad de hacer pruebas masivas, y por tanto no evaluamos a los asintomáticos (los que no tienen síntomas) y por eso es que, nuestro número se mantiene bajo y por eso es que hasta la Usac, la PDH y FUNDESA terminan pidiendo lo mismo, que es más pruebas para todos.

El Gobierno hizo bien en suspender colegios, transporte colectivo de personas (a pesar que algunos que ya viven el efecto del virus deseaban que se reactivara el mismo), lograr el cierre de algunas industrias y/o empresas, pero las medidas no son las recetas completas de lo que ha funcionado en el mundo para aplanar la curva.

Muchas personas se enfermarán y no requerirán de atención médica (pero necesitamos saber y por eso es que urgen las pruebas), pero habrá otras que lastimosamente sí necesitarán atención y otros en cuidados intensivos y es ahí donde se complica la cosa porque no estamos preparados para ello. Si 100 pacientes necesitan intensivo, estaremos en problemas.

Siga con optimismo Presidente, pero no sienta que ya ganamos la batalla porque los casos no crecen como en países en donde están haciendo más pruebas que nosotros (Costa Rica, hasta ayer a la 1.25 p.m. tenía 1,684 casos descartados porque han hecho pruebas y Panamá hacía hasta 108 diarias al 15 de marzo y usará los equipos de Huawei para masificar) debido a que aquí no estamos haciendo pruebas masivas.

Oiga el clamor por más pruebas y escuche a gente con conocimiento en salud que serían de gran ayuda para usted y el Ministro.

Diario La Hora
Visión: Realizar un trabajo periodístico que contribuya a la consolidación de la democracia en Guatemala, a partir del periodismo investigativo y de opinión.Misión: Ser un medio de comunicación imparcial, veraz y responsable, dirigido a líderes de opinión con incidencia en los círculos de pensamiento y en el ámbito político guatemalteco.
Artículo anterior“Despacio que tengo prisa”
Artículo siguienteComo que no quitan maña