Stu Velasco

[email protected]

Comisario General (PNC) en buen uso de su retiro. Experto en seguridad ciudadana, servir a Guatemala es mi ¡mayor pasión! Criminólogo y Criminalista (UMG). Magíster Artium en Estudios Estratégicos por la Universidad Rafael Landívar. M.A. en Seguridad Pública por la Universidad Galileo. Consultor en análisis estratégico,  procesos de inteligencia, gerencia de crisis y administración de riesgos. Constructor de una mejor sociedad para nuestras futuras generaciones.

post author

Stu Velasco
[email protected]

En redes sociales circulan fragmentos y copia de una declaración de la Fiscalía Especial contra la Impunidad (FECI) del Ministerio Público (MP), que habría sido tomada en febrero de 2018, a Aneliese Mercedes Herrera Monterroso, quien fue la asistente personal del exministro de Comunicaciones, Alejandro Sinibaldi, en tiempos del gobierno del Partido Patriota (PP), en la cual hace una serie de delaciones relativas a hechos muy probablemente ilícitos, como de la vinculación y trato directo de conocidos actores nacionales del Sistema de Justicia, empresarial, político y de prensa.

Ha descrito la informante de una serie de reuniones que el señor Alejandro Jorge Sinibaldi Aparicio habría sostenido, refiriendo a la ex Fiscal General de la República, licenciada Thelma Esperanza Aldana, quien ya como Fiscal General habría asistido a reuniones acompañada de una persona conocida como el Gato Herrera, desconociendo qué tópicos trataban, dado que la reunión era a puerta cerrada por propias instrucciones del señor Sinibaldi Aparicio. Ha detallado “retiros” de los millones amasados por Q75 mil, el cual eran anotados para control de Sinibaldi bajo “CC o BOANERGES”.

También ha señalado en su senda declaración la compra en efectivo-cash del Partido Movimiento Reformador al empresario y político Jorge Briz Abularach, como una danza de millones para “comprar a diputados para que conformasen la bancada del referido partido. El alcance de la delación ha tocado también a comunicadores-periodistas, ha referido Aneliese Herrera que existía una cuota mensual de aproximadamente Q50 mil a Karina de Rottman de Vea Canal; Arnulfo Guzmán, de Sonora, a través de una plaza para un familiar en el Ministerio de Comunicaciones, y señala reuniones entre el señor José Rubén Zamora y Alejandro Sinibaldi.

Estas declaraciones han impactado en la sociedad y lo continuarán haciendo; primeramente colocan en un ángulo distante de análisis-valoración y escrutinio hasta en donde se había posicionado la señora Thelma Esperanza Aldana, quien ha manifestado tener aspiraciones presidenciables y que para un grupo representa la lucha contra la corrupción; sin embargo, hay que decirlo se construyen diversas hipótesis y la mayoría desfavorables respecto a las reuniones sostenidas y qué temas fueron tratados con ambos personajes que son conocidos por los sistemas de inteligencia y de investigación nacionales y extranjeros.

Dada la declaración que sacude y estremece a muchos, también es imperativo referir para aportar al análisis, que actualmente la Corte de Constitucionalidad está integrada por el magistrado titular 2016-2021 Bonerge Mejía Orellana, ente donde se encuentran los “altos togados de la Justicia” quienes defienden la Constitución Política de la República y velan por los derechos constitucionales de todo guatemalteco.

Es importante que todas las personas señaladas, salgan al paso y nos aclaren el porqué de sus reuniones o vinculaciones, o si bien éstas fueran falsas referirlo, y sobre todo quienes actualmente son funcionarios públicos que imparten justicia o aspiran a puestos políticos de elección popular; el silencio es mala elección, la sociedad tendrá como entendido el dicho popular “el que calla otorga”. Y esto no sumará a tener confianza en quien imparte justicia, como tampoco a quien aspira a dirigir los destinos de un país, que demanda sin excepciones cero corrupción.

También hay un punto que llama la atención el que una declaración que se supone es de un informante-testigo o colaboradora eficaz, en una investigación de alto riesgo para todos los involucrados, se haya “filtrado” y circule a los cuatro vientos, exige al propio Ministerio Público profesionalismo y mayor seguridad con la información. Y proseguir integralmente con la investigación.

Hoy el nivel de riesgo de Aneliese Mercedes Herrera Monterroso y su familia es muy alto, ¡deben garantizar su integridad!.

Artículo anteriorCarta a don Luis Arreaga, Embajador de Estados Unidos de América
Artículo siguientePor si lo de Monzón hubiera sido poco