En la imagen plasma recolectado por un técnico en un hospital de Bolivia. Foto La Hora/AFP

La Organización Mundial de la Salud (OMS) destacó que un panel de expertos refirió que el plasma convaleciente, que se trata de una transfusión de plasma sanguíneo de alguien que se ha recuperado del virus no se recomienda para pacientes con COVID-19.

En la justificación, mencionan que, a pesar de su promesa inicial, la evidencia actual muestra que no mejora la supervivencia ni reduce la necesidad de ventilación mecánica.

Además, refieren que su administración es costosa y requiere mucho tiempo, de ese modo, la OMS hace una fuerte recomendación contra el uso de plasma convaleciente en pacientes con enfermedad no grave y una recomendación contra su uso en pacientes con enfermedad grave y crítica, excepto en el contexto de un ensayo controlado aleatorio (ECA).

El plasma es donado por pacientes que se han recuperado del COVID-19. Foto La Hora/AFP

Las recomendaciones, a la vez se basan en la evidencia de 16 ensayos en los que participaron 16,236 pacientes con infección por COVID-19 no grave, grave y crítica.

Agregan que son parte de una guía viva, desarrollada por la OMS con el apoyo metodológico de MAGIC Evidence Ecosystem Foundation, para brindar una guía confiable sobre el manejo del COVID-19 y ayudar a los médicos a tomar mejores decisiones con sus pacientes.

Además, las pautas de vida son útiles en áreas de investigación de rápido movimiento como COVID-19 porque permiten a los investigadores actualizar resúmenes de evidencia previamente examinados y revisados por pares a medida que se dispone de nueva información.

 

EVALUARON BENEFICIOS Y DAÑOS RELATIVOS

Por esta razón, para hacer sus recomendaciones, el panel de expertos consideró una combinación de evidencia que evalúa los beneficios y daños relativos, los valores y las preferencias, y los problemas de viabilidad.

Es por ello que la fuerte recomendación para pacientes con enfermedades no graves refleja la opinión del panel de que el tratamiento farmacológico en pacientes con bajo riesgo de mortalidad y otros resultados clínicos importantes no está justificado.

HAY DESAFÍOS PRÁCTICOS

Y aunque el plasma convaleciente no debe usarse de forma rutinaria en ningún paciente, independientemente de la gravedad de su enfermedad, el panel reconoció que había suficiente incertidumbre en los pacientes con enfermedad grave y crítica para justificar la continuación de los ECA.

También señalaron varios desafíos prácticos, como la necesidad de identificar y evaluar a los donantes potenciales, así como de recolectar, almacenar y administrar plasma de donantes, lo que, según ellos, limita aún más su viabilidad y aplicabilidad.

Con ese propósito, después de revisar a fondo toda la información, el panel consideró que casi todos los pacientes bien informados elegirían no recibir plasma convaleciente.

Sin embargo, la guía de hoy se suma a las recomendaciones anteriores para el uso de bloqueadores del receptor de interleucina-6 y corticosteroides sistémicos para pacientes con COVID-19 grave o crítico; recomendaciones condicionales para el uso de anticuerpos monoclonales neutralizantes en pacientes seleccionados y contra el uso de ivermectina e hidroxicloroquina en pacientes con COVID-19 independientemente de la gravedad de la enfermedad.

Ana Lucía Leiva
Comunicadora y Publicista, siempre ampliando mis horizontes. Me interesan las personas y por eso me interesa el periodismo. Quiero una mejor Guatemala para todas las personas.
Artículo anteriorEl título de la F1 se define con un apasionante último acto
Artículo siguienteLocalizan fosa con posibles restos humanos en zona 18