Edith González

hedithgonzalezm@gmail.com

Nací a mediados del siglo XX en la capital, me gradué de maestra y licenciada en educación. He trabajado en la docencia y como promotora cultural, por influencia de mi esposo me gradué de periodista. Escribo desde los años ¨90 temas de la vida diaria. Tengo 2 hijos, me gusta conocer, el pepián, la marimba, y las tradiciones de mi país.

post author

Edith González

El comercio de  personas  ha sido una práctica  desde épocas antiguas. Hombres y mujeres  fueron vendidos  como esclavos  en época de Jesucristo. En la Europa Medieval y durante  el  sojuzgamiento de los pueblos indígenas en América las mujeres fueron violadas,  obligadas a servir en familias pudientes y  a prostituirse como aberrante práctica, que  las dejaba   indefensas y reducidas a objetos. De lo que difícilmente lograban recuperarse.

El 2 de diciembre de 1949 la Asamblea General de la ONU  decretó    Día Internacional para la Abolición de la Esclavitud para concientizar sobre la problemática persistente a nivel mundial. Conmemorando el aniversario del Convenio para la represión de la trata de personas y de la explotación de la prostitución ajena. Delito que destruye en vida a quienes caen en sus garras, especialmente   mujeres y niñas que  se ven  perjudicadas  de manera desproporcionada por el trabajo forzoso, representando en 99 por ciento de las víctimas en la industria del sexo comercial y el 58 por  ciento en otros sectores. Ocasionado daño imborrable en sus vidas aún y cuando sean rescatadas de sus traficantes.

La Organización Mundial del Trabajo  dice:  40 millones de personas en todo el mundo son víctimas de la esclavitud moderna en sus distintas expresiones, como  trata de personas,  explotación sexual, las peores formas de trabajo infantil,  matrimonio forzado y  reclutamiento forzoso de niños para su uso en conflictos armados.

La esclavitud moderna utiliza  engañosamente la  contratación,  transporte, transferencia, alojamiento, recepción de personas, con el recurso de la fuerza y otras formas de coacción, por:  rapto, fraude, abuso de autoridad o de una situación de vulnerabilidad, o por la oferta o la aceptación de pagos o ventajas para obtener el consentimiento de una persona que tiene autoridad sobre otra a efectos de explotación”.

Se trata de la violación de los derechos humanos y de la dignidad humana apegados generalmente a una necesidad  que vulnera la vida de la persona.  Que utilizando el  engaño es reclutada  para determinado trabajo, pero es coaccionada para realizar otro que brinda beneficios sólo al traficante y deja en  completo estado de indefensión a su víctima a quien  retiene con golpes, gritos, abuso físico y verbal, generalmente  en espacios reducidos y bajo amenaza de mayores daños a ella o a su familia. Hay 5.4 víctimas de la esclavitud moderna por cada mil personas en el mundo.

Es inconcebible que  en pleno siglo XXI se sigan  violentando  los derechos humanos al permitir y no combatir con mayor fuerza, firmeza y dedicación de parte de los gobiernos, la esclavitud moderna.

Los padres deben  vigilar las redes sociales de sus hijos, donde los traficantes esconden su identidad, para solicitar fotos  que luego utilizarán en  su  contra  manteniéndolo en esclavitud. Especialmente porque una de cada 4 víctimas de la esclavitud moderna son niños.

Los docentes deben  hacer reflexionar a los alumnos sobre estas formas de esclavitud  que inicialmente ofrece  todo   fácil,  una vida  suave, con mucha paga y especialmente  en otra ciudad o país, pero podríamos estar ante un   desalmado traficante de esclavitud moderna. Y lo peor de todo muchas veces en complicidad con las autoridades con poder que buscan fuentes de riqueza, sin importarles a quien dañan.

Edith González
Nací a mediados del siglo XX en la capital, me gradué de maestra y licenciada en educación. He trabajado en la docencia y como promotora cultural, por influencia de mi esposo me gradué de periodista. Escribo desde los años ¨90 temas de la vida diaria. Tengo 2 hijos, me gusta conocer, el pepián, la marimba, y las tradiciones de mi país.
Artículo anteriorMisioneros de la palabra
Artículo siguiente¿Libre emisión del pensamiento en Guatemala?