Anamaría Diéguez, representante del Frente Ciudadano Contra la Corrupción (FCCC), durante su intervención en el seminario de la CICIG. Foto La Hora

Por Redacción La Hora
[email protected]

La exviceministra de Relaciones Exteriores, Anamaría Diéguez, representante del Frente Ciudadano Contra la Corrupción (FCCC), señaló durante su intervención en la mesa de apertura del Seminario de dos días de la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG), que “los ciudadanos no claudicaremos en la lucha contra la corrupción”.

A pesar de haber sido interrumpida en su discurso por miembros de la agrupación Guatemala Inmortal, Diéguez fue enfática en afirmar que como miembros de la sociedad civil seguirán trabajando y que “los ciudadanos no claudicaremos”.

También recordó la conformación del FCCC, que compartía dos ideas, que la lucha contra la corrupción e impunidad continuara, “fue una expresión de lo que había sucedido en la Plaza en 2015, éramos ciudadanos de distintas ideologías, de distintos orígenes, autoridades indígenas, empresarios, estudiantes, sectores de la sociedad civil que queríamos un mejor país, continuar la lucha contra la corrupción y la impunidad”, señaló.

Diéguez dijo que cuando la situación se complicó en el país, como Frente han mostrado su apoyo a jueces, magistrados valientes y a fiscales de la FECI. “Ahora daremos seguimiento a la elección de las Cortes, porque es fundamental que haya una CSJ que represente esos valores y que tengamos una Corte de Apelaciones que tenga jueces probos”, añadió.

“El hecho que haya salido libre Juan Dios Rodríguez y la gente de IGSS-Pisa y los Q5 mil de multa de Anabella de León nos prueba que tenemos la razón” indicó, en medio de la ovación del público.

Diéguez señaló que se han unido a otras organizaciones de la sociedad civil trabajando por el mismo motivo de un mejor país, por lo que conformaron el Pacto Ciudadano.

En su discurso, la exfuncionaria recordó que el 27 de agosto de 2017 presentó su renuncia como viceministra de Relaciones Exteriores, el día que el presidente Jimmy Morales declaró non grato al comisionado Iván Velásquez. “Decidí presentar mi renuncia a 30 años de trabajo diplomático”, señaló.

Artículo anteriorJafeth Cabrera: “Al fin hay una luz al final del túnel”
Artículo siguienteFamiliares de retornados ven con desesperanza sus expectativas