La diputada Lucrecia Marroquín de Palomo integraría ahora la JD. Foto La Hora/Congreso

POR HEDY QUINO
hquino@lahora.com.gt

Tras la renuncia del ahora exdiputado Luis Rosales, por su elección como magistrado suplente de la Corte de Constitucionalidad, el bloque Valor designó a la diputada Lucrecia Marroquín de Palomo para que ocupe la segunda vicepresidencia de la Junta Directiva, que dejó vacante Rosales.

La Junta Directiva del Congreso ya recibió la propuesta de Valor, la cual tendrá que ser conocida por el pleno de diputados, sin embargo, esto no se ha podido realizar por falta de quórum, según anunció en la última sesión plenaria el jefe del Legislativo Allan Rodríguez.

La diputada confirmó su designación para ocupar la segunda vicepresidencia del Congreso, según dijo, toda la bancada Valor estuvo de acuerdo con esa decisión.

LEA: Congreso integraría a la CC con ocho de los diez magistrados electos

POLÉMICAS DECLARACIONES

La diputada Lucrecia de Palomo ha sido criticada por sus polémicas declaraciones y acciones en el Congreso.

Por ejemplo, el año pasado lideró la petición para que el Congreso destituyera al procurador de los Derechos Humanos, Jordán Rodas, la misma no prosperó.

Además, en una reciente reunión de la Comisión de Derechos Humanos, salió en defensa del exjuez y prófugo de la justicia Mynor Moto, al indicar que era un profesional respetable. Esto lo dijo mientras dicha sala conocía una petición de él para destituir al PDH.

También recibió críticas al publicar en su cuenta de Twitter: “Gracias a nuestra intermediación y fiscalización, los niños de la Escuela Leonor Ramos Pinzón de Siquinalá, Escuintla, recuperaron espacio físico y obtuvieron instrumentos musicales, computadoras y escritorios, los cuales se usaban en programas abandonados por años. #SOSEscuelas”, el texto estaba acompañado de fotografías en el que se observaba equipo de computación e instrumentos musicales en mal estado.

Artículo anteriorBiden promete 200 millones de vacunados en 100 días
Artículo siguienteTriángulo Norte: N. Torres va más allá y pide restringir financiamiento de EE. UU.