N. Torres expresa indignación por el Caso de Goyito

Por Grecia Ortíz
gortiz@lahora.com.gt

La congresista estadounidense de origen guatemalteco, Norma Torres, externó hoy su indignación por la muerte de Carlos Gregorio “Goyito” Hernández, la cual cobró relevancia la semana pasada tras una investigación que dio a conocer ProPublica, en el que se evidenció que a pesar que se encontraba enfermo y con fiebres altas no recibió atención de sus custodios.

En ese sentido, Torres envió cartas a Bennie G. Thompson presidente del Comité de Seguridad Nacional, así como al presidente del subcomité de Seguridad Nacional de Asignaciones, Lucille Roybal-Allard, instando a la realización de audiencias de supervisión de estándares de atención a menores de edad en centros de detención de inmigrantes.

“El Congreso se apropia de los fondos para nuestras políticas de inmigración, y exijo mejores resultados para el dinero de los contribuyentes que los niños muertos”, dijo Torres.

La congresista recordó como el 19 de mayo, Goyito fue diagnosticado por influenza y fiebre alta, sin embargo, se ignoraron esas condiciones y fue encontrado muerto un día más tarde, por eso cree que falleció no simplemente bajo custodia de EE. UU., sino que fue “asesinado por negligencia flagrante”.

CARLOS BUSCABA UNA VIDA MEJOR

La investigación que presentó ProPublica, muestra a Goyito en condición de agonía por un largo período de tiempo, además, el mismo contradice las afirmaciones iniciales de CBP, de que fue un agente el que lo encontró durante un registro.

Torres en el comunicado difundido, pone en contexto la situación de Guatemala y las causas que motivan la migración de las personas, entre pobreza y violencia.

“Al igual que Carlos, vine a los Estados Unidos para una vida mejor, pero a diferencia de Carlos, llegué antes de que este presidente llegara al poder criminalizando a los inmigrantes. La diferencia en nuestras trayectorias de vida habla de cuánto este presidente y su retórica viciosa han corroído el tejido moral de esta nación”, refirió Torres.

Torres se une a una larga lista de congresistas estadounidenses y organizaciones de defensa de derechos migrantes que han manifestado su indignación por la tragedia de Goyito, y a su vez han exigido una investigación profunda de lo sucedido.