El nuevo Museo Nacional de Arte de Guatemala tendrá ingreso gratuito este mes. Foto: La Hora

Un domingo de octubre un grupo de personas hace fila en las afueras del Palacio de los Capitanes en La Antigua Guatemala. Buscan conocer el nuevo Museo Nacional de Arte de Guatemala (Munag) que durante este mes tiene ingreso gratuito.

El edificio colonial, también llamado Real Palacio, se presta como un espacio adecuado para albergar la nueva colección de arte. Durante muchos años este inmueble estuvo cerrado; pero luego de un largo proceso de restauración abrió sus puertas al público.

En el patio central y a lo largo de siete salas, el Munag alberga una selección de más de 90 piezas del periodo prehispánico, colonial y republicano. Una síntesis de obras de cada época, acompañada de una curaduría que ilustra al visitante de los momentos más importantes a lo largo de tres mil años de historia de Guatemala, tal como resalta el Ministerio de Cultura y Deportes (MCD). Esta es una primera fase de este proyecto, con planes de inaugurar una segunda fase posteriormente, contemplando diez salas de exhibición adicionales.

Luego de casi tres semanas sin responder las preguntas enviadas por Diario La Hora, el viceministro de Patrimonio Cultural y Natural, Mario Roberto Maldonado, aporta algunos detalles sobre el montaje de este museo.

Busto de Justo Rufino Barrios. Foto La Hora

 

En principio, considera que el criterio para inaugurar un nuevo museo surgió de la necesidad de darle un uso adecuado y digno al Centro Cultural Real Palacio de los Capitanes. Segundo, porque pone en valor muchas de las obras que están en proceso de restauración. “Tenemos varios museos, cada uno con temática específica. Munag tiene un enfoque al arte y los tesoros prehispánicos, y a la vez, se busca darle valor al inmueble por su ubicación turística”, expone.

PROCEDENCIA DE LAS PIEZAS

Parte de los cuestionamientos es la procedencia de las piezas que integran la colección. Explica que algunas se tomaron de varios museos nacionales que estaban en proceso de restauración o abandonadas en bodegas.

Por ejemplo, entre las obras en restauración se encuentra la pintura Ecce Homo del artista Thomás de Merlo. Esta se encontraba en la bodega del Museo de Arte Colonial. Lo mismo sucede con la escultura de San Miguel Arcángel que data del Siglo XVIII.

Entre las obras recuperadas también está la Cena Eucarística, de Cristóbal de Villalpando, que estaba resguardada en la Iglesia de San Francisco; así como el Cristo de Los Ángeles de Juan José Rosales que pertenece a la Catedral Metropolitana. Piezas que fueron prestadas por ambas iglesias para su restauración y exhibición.

Cronología periodo colonial. Foto La Hora

 

Maldonado explica que el MCD dispone de convenios de movimiento temporal de las piezas con el Museo Nacional de Historia, el Museo Nacional de Arqueología y Etnología, y el Museo de Arte Colonial para la exposición de las piezas.

Dentro de la exposición, destaca también el Dintel II del Templo III de Tikal, que estuvo en la bodega del Centro de Restauración de Bienes Muebles (CEREBIEM) en el Instituto de Antropología e Historia (IDAEH), al igual que la Ofrenda de las Muñecas de Tak’alik Ab’aj, que estaban resguardadas en el parque Tak’alik Ab’aj en Retalhuleu.

CUENTA CON SISTEMAS DE SEGURIDAD, PERO LAS OBRAS NO ESTÁN ASEGURADAS

El edificio cuenta con estrictas medidas de seguridad, entre ellas, una sala de control con monitoreo permanente; más de 30 cámaras en las diferentes salas y áreas comunes y accesos, además de una red de cámaras externas vinculada con la Municipalidad de Antigua Guatemala.

Complementan agentes de seguridad privada que están 24 horas y personal permanente en cada una de las salas dando información. Hay sensores de movimiento, alarmas y diversos controles a través de implementos que impide a los visitantes tocar las obras.

Platería colonial. Foto La Hora

 

Por el momento, ninguno de los museos nacionales a cargo del MCD cuenta con pólizas de seguro por el valor de sus obras. Se analizan las condiciones para brindar mejores garantías de seguridad en estos recintos y se valida con diferentes empresas el poder asignar una póliza de seguro para las obras que resguarda el Munag.

FINANCIAMIENTO

El funcionamiento del Munag está contemplado como parte de los costos del Centro Cultural Real Palacio de los Capitanes Generales, que forma parte de la Dirección Técnica de Museos del Viceministerio de Patrimonio Cultural y Natural.

La administradora es Mirella Mendoza, con el apoyo del arquitecto José Miguel Chávez. Para los gastos de funcionamiento anual, entre planilla, mantenimiento, seguridad, gasto de agua y otros servicios, se tiene contemplado un aproximado de Q567 mil.

Maldonado explica que como Ministerio cubren la parte de infraestructura y mantenimiento del inmueble. “Una parte del montaje se financió con fondos públicos y otra fue sufragada a través de donaciones de diversas empresas. Como el proceso no ha terminado, aún no podemos entregar el listado de donación y de gastos completos de este proyecto”, explicó, además de asegurar que entregará la información completa cuando esté concluida la segunda fase.

Cristóbal de Villalpando. Foto La Hora

 

CONTROL AMBIENTE Y TEMPERATURA

Debido a que las paredes coloniales tienden a ser anchas y húmedas, cada sala del museo cuenta con módulos de aire para garantizar el control de la temperatura, ventilación e iluminación de cada ambiente. Además, se han colocado puertas de vidrio que controlan el ingreso de personas a cada sala y al mismo tiempo, evitan el paso de agentes contaminantes que de alguna manera puedan dañar las obras.

“En el caso de la sala del Dintel II del Templo III de Tikal, el mueble está diseñado para contener un producto que ayude a mitigar el impacto de humedad”, explica Maldonado.

Dintel 2 Tikal. Foto La Hora

¿Y LOS DEMÁS MUSEOS?

Al cuestionársele a Maldonado acerca de la razón de considerar invertir en un nuevo museo, en lugar de aportar con más presupuesto en los museos ya existentes en el país, asegura que ese es un trabajo que se realiza a través de la Dirección Técnica Museos y Centros Culturales en forma constante.

Por su parte el diputado Alberto Sánchez, del Movimiento Semilla y miembro de la Comisión de Cultura del Congreso, considera que es una propuesta interesante y a su parecer, no hay impedimento para la movilización interna de las piezas. Sin embargo, así como el actual ministro Felipe Aguilar tiene una apuesta por lo nuevo, también debería apostar por lo que ya existente y lo institucionalizado, para no poner en riesgo cada una de las piezas en exhibición.

Andrea Pineda, vicepresidenta de la Asociación de Museos de Guatemala es más crítica del proyecto. “No lo puedo aplaudir cuando los demás museos del país están en el abandono, los techos cayéndose, las obras sin restaurar y sin un plan de mejoras al futuro”, expone.

Ana Lucía González
Periodista guatemalteca apasionada por contar historias de la realidad nacional. En ser voz de los que no tienen voz. Afanada en un aprendizaje constante. Me debo a los lectores y a mis valores y principios.
Artículo anteriorEducación: Liderazgo en la formación de docentes
Artículo siguientePfizer-BioNTech pide a la UE autorizar su vacuna para niños