Míster frijoles 

Edith González

hedithgonzalezm@gmail.com

Nací a mediados del siglo XX en la capital, me gradué de maestra y licenciada en educación. He trabajado en la docencia y como promotora cultural, por influencia de mi esposo me gradué de periodista. Escribo desde los años ¨90 temas de la vida diaria. Tengo 2 hijos, me gusta conocer, el pepián, la marimba, y las tradiciones de mi país.

post author

Edith González

Frijoles Barrios sufre de amnesia de su pasado y seguramente también reniega de sus ancestros, porque no tenían el dinero del que ahora hace gala.  Como dice el Periódico “Acá en Retalhuleu se sabe que el exalcalde presionó a los Maldonado para que le dieran un canal a la municipalidad. Tenemos sospechas de que el equipo con el que hacen transmisiones fue adquirido con fondos municipales. Posteriormente Barrios se apropió del canal con el consentimiento de su jefe y desde entonces el patrimonio de ambos creció desproporcionadamente”.

Míster Frijoles llegó al Congreso, por el voto de los frijoleros que creyeron en  su promesa de mejorar su pueblo. Además de ser  respaldado por el partido Visión con  Valores  encabezado por Zury Ríos, quien   prometió honorabilidad y honradez.  Valores que como el respeto  olvidó evaluar en sus candidatos a diputados,  aunque parece que lo que si evaluó fue el costal, no de frijoles precisamente, para dejar que Míster Frijoles llegara al Congreso

Un  diputado al que en los registros del Congreso no le aparecen  estudios ni experiencia,  más que como cantante merenguero del grupo musical Raza Morena. Que “De acuerdo con un alcalde de la región, quien no acepte contratarlos corre el riesgo de ser difamado y calumniado”. Seguramente  en el medio de comunicación que  nadie sabe  cómo obtuvo pues recursos para pagarlo a la familia Maldonado, que también come frijoles,  o a la municipalidad de Retalhuleu en donde   laboró durante 12 años  como relacionista público del alcalde pues… ni con frijoles.

A qué  tanta prepotencia y falta de respeto que raya en el insulto a quienes pagan su salario y también los extras …. Quienes tendremos que pagar sus almuerzos de salmòn con ejotes al vapor, mientras  nosotros saldremos  a comprar  panito con frijoles.. Seguramente también su frase “No tenemos que agachar la cabeza, más que solamente nuestras rodillas inclinarlas ante Dios y delante de cualquier comelón de frijoles estaremos de pie todo el tiempo”, es producto de su crasa  ignorancia.

Con la que se reconoce que tampoco tiene  ni idea de Dios, y pretende sólo echarse chile. Y no    chiltepe, el que los guatemaltecos comemos con los frijoles rojos con carne de marrano, blancos con    espinazo o   negros en caldo con arroz,  volteados con tortillas calientes, colados  acompañados de crema, en chepes, rellenitos  y hasta en pizza.

Míster Frijoles, para su conocimiento  esa semilla de la que habla con desprecio es una planta nativa de Mesoamérica y uno de los alimentos más antiguos conocido del hombre.  Ha formado parte importante de la dieta humana,  aproximadamente hacia el año 7000 a. C.  Los primeros exploradores y comerciantes llevaron  las variedades de frijol americano a todo el mundo, y a principios del siglo XVII, los frijoles ya eran cultivos populares en Europa, África y Asia.

Los frijoles contienen carbohidratos de absorción lenta; tienen un alto contenido en ácido fólico, tiamina, riboflavina y niacina. Aportan magnesio, potasio, zinc, calcio y fósforo y son  gran fuente de fibra.

A mí me gustan todos. Soy chapina frijolera de corazón.