Ministros de la Unión Europea sostuvieron conversaciones de emergencia enfocadas en energía. Foto la hora: Ap

Ministros de la Unión Europea sostuvieron hoy conversaciones de emergencia enfocadas en energía sin resultados inmediatos debido a profundas divergencias entre los 27 países miembro sobre cómo abordar una crisis que ha disparado los recibos de los consumidores este año.

La ola de aumento de precios no se reducirá hasta la próxima primavera y los ministros discutieron una serie de medidas a corto plazo presentadas por la Comisión Europea para ayudar a los consumidores y comercios a lidiar con el golpe.

La principal razón tras el fuerte aumento es la mayor demanda global de energía, y gas en particular. Los precios del gas en Europa han aumentado más de 170% en este año, según funcionarios de la UE.

Aunque la mayoría de los estados miembro están de acuerdo en que una reducción de impuestos, el apoyo estatal y otras medidas presentadas por la rama ejecutiva de la UE para ayudar a viviendas y comercios, son benéficas para un alivio inmediato, divergen en una estrategia a largo plazo.

Se creó una división entre los países que piden una reforma profunda y estructural del mercado energético del bloque, entre ellos Francia y España, y quienes creen que la crisis es temporal y no requiere cambios radicales en el mercado.

Nueve países de la Unión Europea, entre ellos Alemania, unieron fuerzas para decir que no apoyarán una reforma al mercado energético.

Luxemburgo, Austria, Alemania, Dinamarca, Estonia, Finlandia, Irlanda, Letonia y Holanda dijeron que los mercados transparentes y competitivos son la garantía para que los usuarios tengan mejores precios. Pidieron el uso de fuentes de energía renovable y «mayor interconexión».

Mientras tanto, España presiona para que se cambie la forma en que se calculan los precios de la electricidad al por mayor. Mientras que Francia, que deriva aproximadamente 70% de su electricidad de energía nuclear, ha pedido separar los precios de la electricidad y el gas. Los franceses argumentan que la influencia del gas en los precios de la electricidad al por mayor es desproporcionada.

«El actual funcionamiento del mercado eléctrico en Europa para los precios de venta al público ha llegado a su límite», dijo Emanuelle Wargon, delegada del ministerio francés de transición ecológica. «Es absolutamente esencial que los precios que reciben los últimos consumidores reflejen la combinación de energía».

España también ha propuesto establecer un programa conjunto para obtener reservas de gas, pero hasta el momento la idea no ha recibido mucho apoyo. Europa depende en gran parte del gas importado, principalmente de Rusia.

Agencia AP
Associated Press es una organización de noticias global independiente dedicada a la información fáctica, fundada en 1846 y ahora con presencia mundial.
Artículo anteriorFondo ABP desinvertirá de productores de combustible fósil
Artículo siguienteEcuador: Paro Nacional contra políticas del presidente Lasso